Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cómic

Mi joven vida

El noveno arte logra certificar su idoneidad para la autobiografía, habitual en la oferta editorial

Pie desdsdsdfoto.  | | FIRMA FOTÓGRAFO

A finales del siglo XX, la autobiografía encontró en el cómic un espacio y un lenguaje en el que se movía con comodidad. El dibujo aporta a la narración un juego simbólico que lo convierte en una herramienta precisa para conectar con el lector y provocar una descarga de empatía inaudita, consiguiendo un medio perfecto para el camino abierto por pioneros como Robert Crumb, Justin Green o Carlos Giménez. Esa naturaleza fronteriza de la autobiografía que indicaba Lejeune es modulada por la fuerza del trazo: la identificación entre autor, narrador y personaje que requiere el texto puede tomar forma literal precisamente a través del estilo gráfico del autor, que matiza y localiza cada función. Autores y autoras como Art Spiegelman, David B, Marjane Satrapi, Zeina Abirached o Paco Roca, por solo citar algunos, han conseguido certificar la idoneidad del noveno arte para un género que ya forma parte habitual de la oferta editorial. Precisamente llegan esta semana a las librerías dos obras que coinciden tanto en ser obras de género autobiográfico como en estar firmadas por autoras excepcionalmente jóvenes.

Portadas de ‘Acabé hecha un trapo huyendo de la realidad’ y ‘El fuego nunca se apaga’.  | | LA PROVINCIA/DLP

Portadas de ‘Acabé hecha un trapo huyendo de la realidad’ y ‘El fuego nunca se apaga’. | | LA PROVINCIA/DLP Álvaro Pons

El fuego nunca se acaba, de Noelle Stevenson (Astiberri, traducción de Gonzalo Quesada) narra el rutilante ascenso de una autora que con apenas 24 años ya ganaba un premio Eisner por obras como Nimona (reeditada también por la editorial vasca), abriendo un camino de éxitos continuados que le llevaba por obras de referencia como Leñadoras (editada en España por Fandogamia), a dar el salto a la producción de series de animación que se han convertido en auténticos fenómenos como She-Ra y las princesas del poder o trabajar para los cómics de la editorial Marvel. Sin embargo, la brillante y fulgurante trayectoria profesional contrastaba con las dificultades de su vida personal. Como ella misma reconoce, profesión y maduración personal circularon a diferentes velocidades: los miedos y las inseguridades se confundieron, mientras asomaba la necesidad de sentirse plena con su identidad sexual. Un torbellino de sentimientos que Stevenson mostraba al lector cronológicamente en su página web, compartiendo ese proceso de crecimiento personal desde con la honestidad desbordante que le permitía su dibujo y que ahora toma forma de un libro muy recomendable.

No son pocas las relaciones que se pueden entablar entre la obra de la americana y la de la japonesa Kabi Nagata. Sus mangas Mi experiencia lesbiana con la soledad y Diario de un intercambio (conmigo misma) volcaban una sinceridad brutal en su mirada hacia sí misma, haciendo que sus problemas de identidad sexual o su enfermedad psiquiátrica fueran tratados desde una intención catártica que ansiaba entender la raíz de las dificultades que poblaban su vida. La paradoja del éxito a partir de estas obras es la base de Acabé hecha un trapo huyendo de la realidad (traducción de Luis Alís), su último cómic, editado como es habitual por la editorial valenciana Fandogamia. El estrés del trabajo lleva a la joven mangaka a un alcoholismo exagerado que se traduce en el ingreso en un hospital, punto de partida de un relato que hábilmente une la descripción minuciosa del tratamiento con la reflexión de cómo llegó ahí. El estilo visceral, casi rabioso, de Nagata presenta una franqueza tan natural como espontánea que engancha, a sabiendas que esos sentimientos que se muestran sin filtro, a grito dibujado, son reales y vividos, generando un torrente de empatía y comprensión durante la lectura. Lo que la autora define como un «manga de ensayo» es una obra que reconoce sin tapujos el alcoholismo y la depresión, con un discurso muy alejado del didactismo que transmite sin ambages la realidad de estos problemas. Una trilogía de obras necesaria.

Compartir el artículo

stats