Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cultura

Casandra González reivindica el papel cultural de Nanino Díaz Cutillas

La investigadora dice que el periodista "forma parte de nuestro patrimonio material e inmaterial"

Casandra González.

Casandra González.

Casandra González, miembro del equipo de Tertulia y Arte, un espacio digital que tiene como objetivo dar a conocer el hacer artístico y literario que se realiza en Canarias, asegura que Nanino Díaz Cutillas dejó una huella de la que poco se habla y quizá sea por ser menos o nada conocida: su legado poético. Primeras y tempranas flores de un rosal, el poemario adolescente de Cutillas editado en 1954, inspira la conferencia que la graduada en Lengua Española y Literaturas Hispánicas y Master en Cultura Audiovisual y Literaria, impartió este miércoles, en el marco del VIII Campus de Etnografía y Folclore que se desarrolla con motivo de la XXVI edición del Festival Internacional de Folclore de Ingenio.

Para la investigadora cuyos estudios versan sobre la improvisación oral en verso y la décima espinela, asegura que la obra poética del popular periodista, "a pesar de su aparente sencillez, su poesía destila el mundo interior que latía en Nanino. Su poemario lo publicó en el año 1954, cuando contaba con diecisiete años, si bien los poemas fueron escritos hasta cuatro años antes con apenas trece años. Los símbolos e imágenes recurrentes abarcan la mayoría de sus poemas. Estas últimas son muy sensitivas y visuales y es maravilloso el juego que realiza con el lenguaje a pesar de sus años de juventud”, señala González, que ha colaborado en diversos eventos organizados por la Asociación de Verseadores Canarios Ochosílabas y por la Fundación Canaria Nanino Díaz Cutillas.

“Siempre se destaca la figura de Nanino por su faceta periodística en los diferentes medios de comunicación y por su trayectoria en el programa Tenderete, pero él era y es mucho más. Cuanto más creemos saber sobre algo o alguien, más lo desconocemos en realidad”, agrega quien ha indagado en el mundo poético de Díaz Cutillas y es de la opinión de que su producción literaria merecería una compilación para su edición, “ya que constituye una fuente rica de saberes. Forma parte de su legado y de nuestro patrimonio material e inmaterial. No se debería permitir que se perdiera ni que cayera en el olvido”, detalla.

El recordado y querido presentador “sigue siendo un personaje popular y emblemático (y espero que continúe siendo así en las futuras generaciones) debido a lo que significó para la cultura popular canaria. Supo resaltar con humildad y naturalidad la identidad insular y se preocupó de ahondar y rescatar las raíces de un pueblo que se desconocía (y que continúa desconociéndose). Además, permitió que se conocieran el rico folclore y las tradiciones que latían en cada una de las islas y a quienes les daban vida y voz. Nunca buscó ser el protagonista. Él sabía muy bien a quién le correspondía este papel: al pueblo. Además, no establecía preferencias ni prioridades en cuanto a los invitados que participaban en el programa Tenderete. Tenían en él cabida tanto Jorge Cafrune o María Isabel Torón como Antoñita La Cubana o Valentina Hernández la de Sabinosa, por ejemplo”.

La producción literaria y poética de Díaz Cutillas no es extensa. “De hecho, hoy en día se cuenta con una corta bibliografía, además del repertorio periodístico, de Nanino Díaz Cutillas que, además, se encuentra expuesta en la Fundación que gestiona el Cabildo grancanario. Aquí, como curiosidad, se expone también y se conserva un libro de recetas escrito por Nanino. En cuanto a divulgación y conocimiento, destacan Cantos de la isla, I Jornadas de Estudios. Canarias-América, Cuba y Canarias: relaciones musicales, Rancho de Pascua de Teguise y Biografía de don José María Gil: poemas, sorondongos y narraciones; y en cuanto temática literaria, Primeras y tempranas flores de un rosal, su primera y única obra literaria.

Casandra González trabaja actualmente junto al profesor de la ULPGC, Yeray Rodríguez, en un estudio en torno a la tradición verseadora. La investigadora estima que las nuevas generaciones tienen interés en profundizar en la figura de Cutillas. “Lo he podido comprobar en primera persona en la propia juventud que ha participado en la Fundación de forma activa a raíz de los conciertos que se han desarrollado en su seno. Nanino Díaz Cutillas sigue presente en la memoria colectiva. Recalco las palabras que una vez dijera Juan Antonio Martínez, amigo de Nanino y exrealizador del programa Tenderete: “Me gustaría que Nanino fuera el recuerdo del futuro”. Y creo que esto se ha conseguido, aunque todavía queda camino por recorrer para que su nombre y su legado sigan latiendo y sigan siendo conocidos por las futuras generaciones. Uno no muere definitivamente mientras haya quien mantenga vivo el recuerdo”, concluye.

Compartir el artículo

stats