Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Comunicación | El diseño de medios de información
Artur Galocha Diseñador gráfico de ‘The Washington Post’

Artur Galocha: “El diseño y la infografía ya forman parte del periodismo”

El diseñador gráfico gallego Artur Galocha. | | CEDIDA

Forma parte de la plantilla de diseñadores gráficos de The Washington Post.Ha estado en El País, El Mundo, Público,Corriere dello Sport, Líbero, Cambio 16, Tentaciones y Retina.

Usted hizo la carrera de Periodismo pero enseguida tuvo claro que lo suyo no era escribir, sino diseñar. A estas alturas, para ser un buen diseñador de prensa, ¿hay que ser periodista o, al menos, tener conocimientos de periodismo o no es necesario?

Ser un buen diseñador gráfico, al igual que ser un buen periodista, es algo que vas aprendiendo con el tiempo, pero yo considero el diseño de prensa como parte del periodismo: en él todo depende de cómo coloques las cosas, de a qué le des más importancia o de cómo estructures la narración… es decir, de la manera en que quieres contar una historia. Eso también es periodismo y, sin embargo, en determinados medios de comunicación españoles, aún se considera que el diseño está ahí, pero no se le da la importancia que verdaderamente tiene. Felizmente, ahora en las facultades de periodismo ya no solo se empieza a enseñar a escribir, sino que también se dan nociones de diseño.

«El deporte se rige por emociones, y eso hace que esa información derive a lo meramente emocional»

decoration

Le confieso que sé de buena tinta que en mayoría de los periódicos españoles tenemos nuestros tiras y aflojas entre redactores y diseñadores. Nosotros (los redactores) queremos escribir más y ellos (los diseñadores) que luzca más el diseño. ¿Quién cree usted que ganará esta batalla?

Quien tiene que ganar la batalla es el lector y, para eso, es necesario que la que gane sea la historia que se cuenta. Yo he vivido la situación que me citas: los redactores suelen querer escribir más pero, a veces, no se dan cuenta de que el lector pierde el hilo de lo que se le está contando. Te digo esto como también te reconozco que, en ocasiones, hay diseñadores que pecan de apostar porque «quede bonito» y, para ello, reducen el texto, con lo cual la historia se queda floja. Lo razonable es que haya un equilibrio y que ambos, redactor y diseñador, deben llegar a un acuerdo para que, en cualquier caso, gane la historia, y eso significa, reitero, que ambos debemos pensar siempre en el lector. Para mí, por ejemplo, lo de menos es que el diseño quede bonito; lo importante es que la estructura tenga sentido para que la historia crezca.

Hay muchos periodistas que elegimos esta carrera porque nos gustaba escribir. ¿Somos a estas alturas una especie en extinción?

No, no. Para nada. Ocurre que, ahora mismo, estamos en un momento en que hay muchas maneras de contar una historia, y todas ellas son igual de válidas. En el periodismo actual, a veces lo mismo se tiende a publicar textos pequeños que a publicar páginas en las que todo es texto. Todo tiene que ver con la manera en que tú didispones el texto en página para que no se haga pesado ni difícil de leer. A mí me encantan las historias largas de solo texto y, además, considero que el texto continúa siendo la base de un periódico.

«Creo en la supervivencia del papel. Su lectura es más sosegada, reflexiva y profunda»

decoration

¿Qué es más importante para que un lector se anime a leer una noticia: un buen titular o un buen diseño?

Depende mucho. Hoy en día, casi el 80 por ciento de la gente lee las cosas solo en móvil, y ahí lo que más funciona es un buen titular. Pero lo mejor de todo, insisto, es que sea una buena historia. En este sentido, creo que, afortunadamente, ya hemos salido de la etapa de los titulares tramposos cuyo único objetivo era obtener un ‘clic’, y estamos volviendo al periodismo de antes, que es el de procurar contar la historia ya en el titular. Después, en que sigas leyendo o no, ahí sí que tiene mucho que ver el diseño. Ahora bien, siendo lo que soy, es decir, diseñador, yo pienso que el diseño, cuanto menos se note, mejor.

A veces parece que el diseño de los periódicos en papel tiende a copiar tendencias de la información audiovisual, es decir, que vale más una imagen (la imagen) que mil palabras. ¿Esto es bueno o malo?

No se puede generalizar pero, en cualquier caso, lo que no puedes hacer es trasladar el modelo digital a papel porque son cosas absolutamente distintas, como diferentes son las maneras de leer un medio digital a través de un móvil que un periódico de papel. Hay diseñadores que, como tú dices, caen en eso pero, por ejemplo, en Estados Unidos, periódicos como The New York Times tienen blocazos de texto en papel que parecen interminables. Pero eso es porque lo que quieren sus lectores es leer y, a ser posible, que se lea bien: buena caligrafía, buen interlineado, espacios… en fin, como ocurre con los libros.

Una de sus especialidades es la infografía. ¿Se puede contar una pandemia como la que estamos padeciendo a base de infografías -y aquí nos metemos en el campo del big data- y que el lector esté perfectamente informado?

Me da la impresión de que sí, de que la información visual engancha muy bien con el lector medio. A mí me gusta probar mis infografías con todo tipo de personas para cerciorarme de si se entienden bien, y la verdad es que estoy bastante satisfecho. Porque, a fin de cuentas, los infografistas trabajamos con códigos que ya están en la sociedad y las infografías funcionan muy bien para explicar ciertos procesos y datos. De hecho, en esta pandemia hemos visto cómo han ido a más las infografías porque hay cosas que se explican muchísimo mejor así, de igual manera que hay otras cosas que se explican mejor con fotos o textos. Lo fundamental es hacerlas entendibles, que la información llegue, vaya.

«A través de las infografías puede explicarse perfectamente qué es lo que ocurre»

decoration

Los periódicos deportivos españoles apuestan por una línea relacionada con lo que antes decíamos: imitar al digital, reducción drástica de textos, proliferación del despiece... ¿Esto es pertinente para estar mejor informado sobre deportes?

El del deporte es un tema delicado porque se rige por emociones, y por eso muchas veces la información deriva a lo meramente emocional. Pero es que el deporte es así, casi el asunto más pasional que se me ocurre, y que conste que los medios deportivos cuentan con grandísimos columnistas y analistas . A mí me cuesta mucho hablar de los periódicos deportivos diarios porque me parece muy difícil llenarlos. Si yo hiciese un periódico deportivo trataría de contar historias más sosegadas, más pensadas, con más infografías… esto es, racionalizar un poco la información, pero soy consciente de que lo tendría muy difícil.

Lleva unos meses trabajando en The Washington Post, pero supongo que ya habrá tenido tiempo para conocer las líneas básicas del diseño en los grandes periódicos de EEUU, que son las que, más temprano que tarde llegarán a Europa, a España, a Canarias.

Sí, es evidente que ellos son los que marcan la tendencia. Yo soy lector de The Washington Post y de The New York Times desde que estaba en la Facultad y, por lo tanto, ya tenía más o menos controlado cómo funciona el diseño en la prensa americana y, en ese aspecto, no me he sorprendido mucho. Lo que sí me ha sorprendido es cómo trabajan y los medios de que disponen. La edición, por ejemplo, no tiene absolutamente nada que ver con las cosas que se hacen aquí. Y te pongo un ejemplo: si en El País, contaba con dos personas para editar una infografía, aquí cuento con 8 o 10. También admiro el proceso y el rigor que tienen antes de publicar algo.

«Quien tiene que ganar todas las batallas en el periodismo es el lector, no quienes lo ejercen»

decoration

Hay futuro para la prensa que se publica en papel. Y si lo hay ¿cómo será?

Llevamos más de veinte años «matando» al papel y aunque es cierto que últimamente no hay tan desmesurada diferencia entre la publicidad que iba al papel y la que iba a la edición digital, yo creo en la supervivencia del papel en tanto en cuanto su lectura es más sosegada, más reflexiva, más profunda incluso. Y, por otra parte, está bien claro que en esta «batalla» tienen mejores perspectivas los periódicos locales y regionales que los nacionales. En cuanto a estos últimos, tengo la impresión de que, al mismo tiempo que bajarán los contenidos y las páginas de lunes a viernes, por el contrario se fortalecerán las ediciones de fin de semana, con historias largas, con tratamientos más profundos de la información, con un mayor perfil cultural y con intenciones de contarte y explicarte bien qué es lo que ha sucedido a lo largo de la semana.

Pero eso también acarrea un riesgo: que la prensa en papel se convierta en minoritaria, solo apta para ciertos círculos sociales.

The Washington Post solo se vende en papel en Washington y en Maryland, y en cambio nuestra edición digital tiene millones de lectores en todo el mundo pero ¡ojo! Seguro que eso no le ocurre a ningún medio local/regional como LA PROVINCIA, donde lógicamente la edición en papel tiene no solo presente, sino también futuro, porque estoy seguro de que vivirá muchos más años que la de los periódicos de ámbito nacional.

Compartir el artículo

stats