Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La década dorada de los rodajes internacionales en Mallorca

La misma semana que Adam Sandler remata en Palma las últimas escenas de ‘Hustle’ se cumplen dos lustros del arranque de la grabación en la isla de la cinta de las hermanas Wachowski

Tom Hanks y Halle Berry, en la presentación de ‘Cloud Atlas’, rodada en Mallorca en 2011.

Mallorca ha experimentado en los últimos diez años un crecimiento exponencial de los rodajes internacionales. Películas como Cloud Atlas, Un hombre llamado Ove o Hustle y series como The Mallorca Files, The Night Manager y White Lines dejan claro que la isla se ha convertido en uno de los lugares más buscados por las grandes productoras.

El director de la Mallorca Film Commission, Pedro Barbadillo, explica que en los últimos años ha habido un aumento global en la producción audiovisual porque las plataformas como Netflix están aumentando enormemente el volumen de inversión. Para entender este auge hay que hablar de incentivos fiscales y ayudas a los rodajes. Barbadillo cuenta que hace 10 años no existían en España: «Durante mucho tiempo los países del entorno han ofrecido incentivos cuando aquí no había nada. Si es un 25%, un productor que se gasta un millón de euros acaba recuperando 250.000». Por ello, las productoras no tenían ningún motivo para venir a la isla. Argumenta que, como mucho, venían si existía algún vinculo o buscaban una localización concreta. En 2015 todo cambió. Empezaron a ofrecerse incentivos del 15% y, a día de hoy, llegan al 30. «El crecimiento en la producción audiovisual en España está directamente ligado al aumento del porcentaje de incentivos. Canarias está en el 50%, lo que supone una gran competencia porque son 20 puntos porcentuales más», confiesa.

Adam Sandler, rodando una escena de ‘Hustle’, la semana pasada, en Pollença. / G. BOSCH

Las razones principales por las que las productoras vienen a rodar a Mallorca son tres: las localizaciones exteriores, porque la isla ofrece costa y zonas de interior en muy pocos kilómetros; la conexión aérea con los principales centros de decisión europeos como París, Berlín o Londres, y la base profesional que se ha construido en Mallorca gracias a empresas como Palma Pictures: «Si los productores tienen una buena experiencia aquí, es muy probable que se lo cuenten a sus compañeros de profesión y también quieran venir».

No existen datos oficiales que expliquen cuál ha sido el gasto de las producciones en la isla porque las empresas son reacias a compartir estas informaciones ya que no tiene obligación legal de hacerlo. Según las estimaciones de la Mallorca Film Comission, en los últimos años las producciones han gastado unos 100 millones de euros anuales en la isla. El estado de alarma, por otro lado, supuso unas pérdidas de 30 millones.

Germán Traver, directivo de Palma Pictures, admite que han aumentado exponencialmente los rodajes en Mallorca porque se ha convertido en un destino muy favorable para las productoras gracias a los incentivos fiscales y la gran formación de los técnicos mallorquines. «En cuanto a localizaciones y clima existen pocos sitios como este», añade. Además, la demanda de trabajo sigue subiendo cada año a pesar del parón obligatorio por la covid. Cree que cuando se puedan hacer desplazamientos de forma sencilla y la situación esté normalizada, Mallorca seguirá creciendo: «España está en una posición puntera actualmente». Destaca la posibilidad de filmar localizaciones muy diferentes sin tener que desplazarse lejos, ya que la en la isla todo está cerca. «Mallorca puede ofrecer mucho más de lo que se cree, y un ejemplo claro es Hustle. Grabar aquí compensa», apunta Traver. Precisamente la cinta de Adam Sandler termina de rodarse en la isla mañana, la misma semana en que hace diez años desembarcó el equipo de Cloud Atlas en Mallorca.

Largas colas para presentarse al ‘casting’ de ‘White Lines’ en 2019. / DM

Mar Clar, fundadora de Mar Casting, afirma que desde que Netflix tiene sede en España los rodajes han aumentado mucho, aunque suelen tener unas cláusulas muy estrictas y contratos fijos sobre temas como horarios o tarifas. Eso provoca que las negociaciones sean más complicadas. Recuerda que siempre les sale más caro venir a Mallorca que ir a Madrid o Barcelona, pero los paisajes de la isla marcan la diferencia: «Las productoras de aquí trabajan muy bien y eso proyecta una buena imagen hacia el exterior».

Las empresas mallorquinas llevan años apostando por adquirir material audiovisual de calidad y formar a profesionales cualificados, lo que está ayudando a construir una industria más competitiva: «De esta forma podremos arrebatar proyectos a Madrid y Barcelona».

‘Cloud Atlas’, un proyecto agridulce

Mallorca lleva años luchando contra viento y marea para hacerse un hueco como espacio favorable para los grandes rodajes, pero algunos errores en la gestión pública lastraron el crecimiento y generaron cierta desconfianza. La noticia más sonada fue el impago, por parte del Consell de Mallorca, de las subvenciones comprometidas a las productoras de la película Cloud Atlas. Fue, desde el primer momento, una de las exigencias para venir a rodar a la isla. Algunas estimaciones de aquella época cuantificaban en 2,85 millones de euros los ingresos directos del rodaje y la subvención ascendía hasta los 150.000. El pago se retrasó hasta 2015, tres años después de finalizar el rodaje.

Compartir el artículo

stats