Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Yanet Acosta Periodista y escritora

Yanet Acosta: «El hambre no está en África, te la encuentras en nuestras calles»

Yanet Acosta. | | ARI ACOSTA

Se ha «acostumbrado» a ver Canarias desde la distancia, pero sin olvidar los recuerdos anteriores a sus años de formación en Madrid o Nueva York. Yanet Acosta (Garachico, 1975), profesora de Historia del Periodismo y Fotoperiodismo en la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid, nos acompaña en un viaje literario y periodístico que está repleto de sabores.  

¿Siempre tuvo claro que tenía que hacer las maletas para buscarse la vida lejos de casa?

Una de mis obsesiones de niña era ser periodista; tenía claro que quería escribir. No fue fácil hacer las maletas. Sobre todo, porque la gente que hemos crecido lejos de la capital notamos mucho los contrastes. Tenemos un sólido espíritu de supervivencia o resistencia que se transmite de generación en generación. No, no fue tan sencillo como parece.

¿Entonces, lo suyo no fue como esos peces que aclimatas en una palangana minutos antes de soltarlos en una pecera?

Ja, ja, ja... No, a mí me soltaron directamente en medio del océano. No hubo margen para la aclimatación. Para bien o para mal, aquella decisión ha condicionado todo lo que soy en estos momentos.

Periodista, escritora de novela negra, amante confesa de la gastronomía...

...y profesora (ríe). Todo está ligado. Esa es la diversidad de las personas que escribimos y estamos en contacto con la realidad social. En mi caso, yo siempre la he contado a través de lo que comemos.

¿Recuerda cómo empezó todo esto?

Sí, eso nunca se olvida. Yo estaba en el instituto cuando logré publicar una noticia sobre la creación de la Denominación de Origen Ycoden-Daute-Isora. Sin quererlo me metí dentro de una espiral que me llamó mucho la atención.

¿Y ahora qué?

La novela negra no la he dejado, pero sí que la tengo aparcada. Ahora mi día a día gira en torno a la docencia. A este punto llegué cuando me di cuenta de que ya tenía cosas que compartir y sentía que podía ser una inspiración para otras personas.

¿Y qué le comenta a sus alumnos sobre la realidad que vive el periodismo actual?

Cuando dije que quería ser periodista me advirtieron de que este oficio no tenía salida, pero soy una persona optimista por naturaleza. Eso es un tópico que te vas a encontrar en cualquier carrera que elijas. Las salidas laborales no están, hay que buscarlas. Nadie te regala nada. Los sueños se persiguen. Sobre todo, cuando existe algo de pasión de por medio. Nadie sabe lo que puede suceder mañana, pero tengo claro que este oficio necesita más que nunca a periodistas honestos.

«En los ochenta y noventa los turistas que nos visitaban no se comían un potaje, o un cacho de queso»

decoration

¿Sigue creyendo en el periodismo?

Creo en la capacidad de contar, de divulgar, de analizar y, sobre todo, de interpretar. Eso es lo que nos hace fuertes, poder ver más allá de donde otras personas no ven.

El jurado que le otorgó el premio nacional ‘Álvaro Cunqueiro’ destacó de su obra que exalta la escasez, ¿podría matizar esas estrecheces?

Cuando se habla de gastronomía en lo primero que pensamos es en la abundancia: nos imaginamos un puchero en el que no echamos en falta nada (carne, papas, garbanzos, zanahorias, col, etc...). Yo entiendo el proceso de cocinar como un todo en el que el ganadero, el pescadero, el agricultor o el mariscador es una pieza más. En mi obra divulgo –a través la revista especializada The Foodie Studies Magazine– cómo hemos sido capaces de abordar la escasez... Poder comer es un elemento de dominación política y en España tenemos muchos ejemplos de esto durante la Guerra Civil. Numerosas de esas situaciones se dieron en Canarias...

Nuestras bisabuelas, abuelas y madres hacían «magia» con cuatro papas y un calabacín, ¿no?

Sí que lo hacían... El hambre no está en África, te lo encuentras en nuestras calles. La crisis sanitaria y el confinamiento nos ha mostrado esa realidad. La justicia empieza a la hora de comer y en España hemos visto lo que sucede en torno a los bancos de alimentos o los comedores sociales.

La gastronomía canaria parece que empieza a estar mejor valorada fuera de las Islas.

No sé si es más valorada o conocida... Todo esto es el resultado de un proceso muy complejo y largo. En los años ochenta y noventa los turistas que nos visitaban no se comían en los hoteles un potaje, un cacho de queso o un puchero... La gastronomía es autenticidad y la mejor baza para ser auténtico es tener un buen producto... Tampoco podemos obviar todo lo que se ha avanzado en el campo de la formación. Cuando un sabor es capaz de conquistar el cerebro se queda ahí para siempre y nuestra gastronomía tiene elementos de sobra para que eso ocurra. Cuando vuelves a casa tras un viaje uno de los mejores recuerdos es aquel plato tan rico que te comiste en tal sitio, ¿no?

Escribir y hablar se le da bien, pero vayamos al lío... ¿Cómo se defiende entre los fogones?

Practico todo lo que puedo, pero sin llegar al nivel de un profesional (sonríe). Me gusta ir al mercado, sentir de cerca los productos, imaginar lo que puedo hacer con ellos... Cocinar para ganarte a una persona o en una ocasión especial es mucho más sencillo que enfrentarte al día a día. Cuando lo haces por obligación y de una forma más doméstica es cuando aparecen los problemas serios porque corres el riesgo de perder la ilusión. Sin eso no tienes nada que hacer.

Compartir el artículo

stats