Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Teatro

En la piel de Eleno de Céspedes

Profetas de Mueble Bar estrena la obra ‘Anansi, una historia real’ en el marco del 25º Temudas

En la piel de Eleno de Céspedes

El deseo, la experiencia y el derecho a vivir la identidad propia es inmanente a la existencia y, sin embargo, esta reivindicación permanece en filas en pleno siglo XXI contra los molinos del odio y la intolerancia. «Qué tiempos serán los que vivimos, que tenemos que defender lo obvio», expuso Bertolt Bretch y, precisamente, en consonancia con el teatro político y social militante, la compañía Profetas de Mueble Bar sitúa su nuevo montaje teatral en el corazón de la lucha más humana y milenaria de todas: la lucha por ser.

En la piel de Eleno de Céspedes

Los pasos que siguen en esta nueva aventura se retrotraen al siglo XVI y a las huellas de Eleno de Céspedes, un médico transexual y exesclavo, hijo de una esclava negra y su propietario, nacido en Granada en 1545 bajo el nombre de Elena. Este fascinante personaje histórico vivió múltiples vidas: desde que enviudase de su primer marido, se vistió de hombre y luchó como soldado en la Guerra de los Moriscos de Granada, y a su regreso se examinó y ejerció como cirujano, se casó con una mujer, María del Caño, y fue acusado y sometido a juicio por la Inquisición, que le condenó «por desprecio al Matrimonio y tener pacto con el Demonio».

La directora, guionista y actriz Alicia Cifredo firma el texto de esta revisión teatral de la trayectoria de Eleno de Céspedes, a quien interpreta la actriz cubana Yanara Moreno, junto con la actriz Saray Castro en el papel de María del Caño y el actor Carmelo Alcántara como Francisco del Caño. Bajo el título Anansi, una historia real, el montaje vive su estreno absoluto el próximo miércoles 8 de septiembre en el Teatro Guiniguada, en el marco de la 25ª edición del Festival Temudas.

«La historia de Elena o Eleno de Céspedes nos pareció muy interesante porque, lamentablemente» no se cuentan muchas historias sobre personajes transexuales masculinos o femeninos», explica Juan Ramón Pérez, uno de los tres mosqueteros de Profetas, junto con Fernando Navas y el citado Alcántara. «En pleno siglo XXI, nos faltan relatos alternativos a la perspectiva heteronormativa cisgénero en el teatro, el cine y la literatura, que nos muestren la realidad de protagonistas de género fluido o transgénero», añade.

Cuando la historia de Eleno de Céspedes se cruzó en el camino de Profetas, estos últimos reconstruyeron su trayectoria a partir del texto de Cifredo para trasladarla a escena y la bautizaron bajo el nombre de «Anansi», leyenda mitológica del África occidental, que significa «el Dios de todas las formas». Su referencia documental se basa en los más de 300 folios de su proceso inquisitorial, que registra sus diferentes trabajos, amoríos, denuncias, persecusiones y castigos, toda vez que certifica que se erigió en «la primera mujer cirujana de España», pero que se definía como hombre y vivió siempre según ese deseo.

7

Ensayo de 'Anansi, una historia real', de Profetas de Mueble Bar Andrés Cruz

«Luchó por vivir su identidad y logró ser quien quería ser», apunta Pérez. «Además, era muy bueno en todo, a pesar de que lo tenía todo en contra». Sin embargo, Profetas ha querido narrar su historia desde el prisma de la esperanza y, por eso, ha inscrito la trama en el género de la comedia clásica. «Nuestro planteamiento es el de la comedia en el sentido clásico del género, porque no se encamina hacia un destino trágico sino hacia un final de esperanza y de que las cosas se pueden lograr. En la acepción clásica del término, la comedia es la esperanza de un mundo mejor», señala.

Por otra parte, una de las fortalezas de esta historia real estriba en un mensaje que resignifica en el contexto global del auge de la ultraderecha, los fanatismos y las corrientes del odio y la intransigencia. En este sentido, el equipo pone en pie una obra absolutamente contemporánea. «La historia transcurre en el siglo XVI, pero nos habla de este tiempo», afirma Pérez. «Hoy vivimos en un mundo que no nos deja ser y cualquier persona se puede sentir identificada con Anansi porque te habla de ser lo que tú quieres ser».

Sus expectativas con respecto a este montaje, que esperan que itinere más adelante por distintas salas del circuito insular, es generar preguntas, que es el sustrato del hecho teatral. «En el arte del teatro hay una catarsis compartida que, sea comedia o tragedia, te lleva a la discusión y a la reflexión. Te enfrenta a ti mismo, a tus pensamientos, a tus miedos y a tus sueños. En definitiva, a tu vida. Por tanto, el trasfondo real de lo que hacemos en esta pieza, y en general, es una reflexión estética sobre la vida y lo que somos», concluye.

Compartir el artículo

stats