Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Artes escénicas

Absorbente aproximación al drama

La obra ‘Clara y el abismo’ fusiona teatro, cine y musical de forma brillante | Los espectadores interactúan con su director en la primera sesión de Ensayo y Error

Absorbente aproximación al drama | ANDRÉS CRUZ

Absorbente aproximación al drama | ANDRÉS CRUZ

El teatro Pérez Galdós acogió la primera de las sesiones del experimento Ensayo y Error antes del estreno oficial de la obra ‘Clara y el abismo’ de Gabriel Calderón. Concebida como parte del proyecto del Laboratorio Galdós, los espectadores pudieron interactuar con el director, Mario Vega, tras la representación que tuvo lugar el pasado martes. La mezcla entre teatro, música y cine es uno de los aciertos del montaje.

Tras el drama exhibido por la protagonista de Clara y el abismo, durante la representación de la obra del dramaturgo uruguayo Gabriel Calderón en el escenario del teatro Pérez Galdós el pasado martes 7 de septiembre, resultaron llamativas las opiniones de los pocos espectadores que pudieron intercambiar opiniones al finalizar la representación con su director, Mario Vega, con motivo de la experiencia Laboratorio Galdós y la iniciativa Ensayo y Error. Estos asistentes disertaron sobre qué cosas les habían disgustado para que el director luego a su criterio pudiera cambiarlas en las próximas funciones, y se centraron, en su mayoría, en objetar cómo algunos efectos audiovisuales les había impedido concentrarse bien.

Sin embargo, quizás sean esos momentos audiovisuales los que conviertan a esta obra en una experiencia singular y recomendable para incluso los espectadores que nunca hayan acudido a ver un espectáculo teatral. Clara está enferma de cáncer terminal y la trama transcurre con ella interactuando con la familia en el hospital, en la casa o incluso en el entierro. Es un texto duro porque existe un fondo de rencores e intereses creados en muchos de sus allegados. En esta ocasión, destacó la brillante y acertada música de Coque Malla y una compleja labor de la actriz Marta Viera que tiene que cantar, bailar y declamar en un texto especialmente denso y complejo que la someten a un auténtica montaña rusa de emociones. Todo acompañada por una también destacada labor de Ruth Sánchez transformada en varios personajes y haciendo de músico.

Marta Viera realiza una interpretación compleja que pasa por una montaña rusa de emociones

decoration

Pero hay que destacar sobre todo la valentía con la que la compañía de Vega, Una Hora Menos, haya elegido a un autor de las características de Calderón que, aunque él mismo lo niegue, saca al teatro del hermetismo en el que está atrapado. Precisamente, fueron las incorporaciones de imágenes en el fondo del escenario lo que la convirtieron en una experiencia teatral acorde con el siglo XXI. El mundo audiovisual lo está acaparando todo, nos guste o no, y una manera de atraer a nuevos público al teatro es con proyectos de este tipo en donde las imágenes descarguen la tensión que, producto de la concentración absoluta que tiene que tener el asistente para seguir los diálogos de los actores y no perder nunca el hilo del argumento, suele producirse.

Absorbente aproximación al drama

Calderón, gracias a esas imágenes, además divide a la obra en pequeños pasajes que aligeran esas rigidez y provoca un disfrute mayor en el público, con unas escenas capturadas con especial inteligencia y que, en muchas ocasiones son escenarios reales, pero en otras metáforas de lo que acontece en la propia historia, como esa enorme lona roja que aparece justo cuando Clara cuenta angustiada cómo la diagnosticaron la enfermedad, en esta exhibición de tres artes en uno, en definitiva.

Gabriel Calderón saca nuevamente al teatro del ilógico hermetismo en el que está metido

decoration

El teatro, el cine y el musical perfectamente ensamblados, sin que uno sobresalga por encima de otro. Y puede que en este punto algunos puristas vayan a objetar que así se desvirtúa la esencia de sus códigos, pero la realidad es que esta fusión con lo audiovisual está contagiando a las demás artes. Aún quedan pendientes otras tres experiencias de Ensayo y Error este mes de septiembre. Las personas interesas pueden inscribirse a través del formulario de la web laboratoriogaldos.es.

Compartir el artículo

stats