Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Artes escénicas
Marisol García Directora del Festival de Teatro, Música y Danza ‘Temudas’

“Temudas ha tenido este año el formato de un festival europeo”

La directora del festival Temudas, Marisol García, el pasado viernes, en el escenario del parque Santa Catalina. | | JOSÉ CARLOS GUERRA

La directora del festival Temudas, Marisol García, el pasado viernes, en el escenario del parque Santa Catalina. | | JOSÉ CARLOS GUERRA

La 25ª edición del Festival Temudas concluyó ayer con el concierto de la Orquesta Filarmónica de Gran Canaria en el parque Santa Catalina. Su directora, Marisol García, recuerda los cambios que se han producido y su deseo por continuar con el nuevo formato que se ha introducido en esta edición.

El festival Temudas ha cumplido 25 años en esta edición, ¿cómo analizaría su evolución desde que comenzara en 1996?

El festival nació como el Festival de Otoño de Teatro, Música y Danza que se celebraba en septiembre en el teatro Pérez Galdós, y cuando no había una programación estable. Allí se mantuvo hasta el 2001 que se cierra el Galdós y nos planteamos ir al parque Santa Catalina que era cuando montábamos aquel escenario maravilloso, grande, con toda su caja escénica y las gradas y empezamos a sacar también alguna compañía de calle. Pero en vez de en otoño celebramos esa edición en verano, el mes de julio, ya como Festival de Teatro Música y Danza porque era cuando se cerraban los teatros y la ciudad se quedaba sin programación. En el 2012 pasa a llamarse Temudas. Y así se ha mantenido hasta el año pasado que se celebró en octubre porque era el primer año de la pandemia.

En esta edición, sin embargo, se ha celebrado en septiembre.

Este año fuimos a septiembre porque decían que a partir de ese mes estaría vacunada el 70 % de la población y yo pensé que íbamos a garantizar una programación nacional e internacional ya que el año pasado fue un programa enteramente canaria y tuve que renunciar a todas las compañías que tenía previstas. Elegimos septiembre un poco para garantizarnos la presencia de esas compañías internacionales que al final no pudieron venir, y para que tuviéramos el mayor número de público que pudiera ir a las plazas.

«Estaba previsto que Trans Express acudiera a esta edición y la reducción del aforo lo impidió»

decoration

¿Con qué compañías contactaron y que no pudieron venir finalmente?

Para este año yo tenía una supercompañía muy bonita, pero era una producción muy costosa. Yo pensaba que podríamos ir a 5.000 personas y, cuando he visto la reducción al aforo que teníamos en Santa Catalina, que es de 850, llamé a la compañía y ellos lo entendieron perfectamente. Era la Trans Express, que venía con el espectáculo Crystal Palace que era una lámpara de araña manejada por una grúa y en cada brazo había un músico y todo acababa en una gran fiesta en la que invitaban al público a subirse al escenario y estar con los actores. Al final no vinieron porque ni ellos querían actuar ante mil personas ni nosotros pagarle una producción tan costosa para que no lo disfrutara más gente. Pero podemos traerlos el año que viene si ya no hay tantas restricciones como las actuales ya que este año hemos reducido el aforo y por política de covid te tienes inscribir por internet si quieres acudir a ver una obra.

¿Qué momentos destacaría de estos 25 años?

Destacaría cuando con PanOptikum, en 2015, el Temudas se mete por primera vez en un proyecto europeo, ya que ellos nos propusieron, como festival, participar en una cooperación a gran escala donde se quería trabajar con la gente joven. Eran diez festivales europeos y cada uno debía aportar tres músicos canarios que iban a Friburgo y ahí se formaban para ir a los distintos festivales. Tuvimos que hacer un curso de hip hop abriendo la convocatoria. Fuimos la ciudad en la que hubo más participantes. O cuando la compañía Titanick representó el hundimiento del barco en la Plaza de Canarias. También la compañía holandesa Close-Act, la francesa Trans Express con coreografías aéreas y con orquestas o Plasticiens Volant con sus globos y marionetas gigantes. Esas compañías grandísimas venían cuando no había tantas limitaciones de seguridad como hay ahora. Titanick hiczo una carrera de coches locos por Triana y he visto cómo esta ciudad se transformaba durante unos días porque lo bonito es ver cómo las compañías modifican los espacios. Este año vino Les Commandos Percu con fuegos artificiales y hemos traído mucha danza vertical con proyección.

Este año el festival también ha adoptado un nuevo formato.

Este festival ha cambiado el formato ya que lo que teníamos antes era una programación festiva porque un festival nunca dura un mes o un mes y medio. Este año, cuando me planteé el 25 aniversario, le dije a la concejal Encarna Galván, que me gustaría plantear este nuevo formato y todo el equipo estuvo encantado y el público aún más. Ahora puedes traer formatos distintos y llevar a una compañía de teatro de objetos al Paper Club porque es increíble ver cómo, sólo con los dedos y un poquito de barro, los actores dan vida a personajes fantásticos. Por tanto no solo lo grande es lo mejor del festival ya que hay bomboncitos que merecen la pena. Y este formato me da esa posibilidad.

«Con PanOptikum el festival se metió por primera vez en un proyecto europeo de gran envergadura»

decoration

Pero la diferencia también está en los días de programación y en el número de obras.

Antes programábamos jueves, viernes, sábado y domingo donde, cada día, sólo actuaba una o dos compañías, una en el parque Santa Catalina y otra en Santa Ana y no coincidían en el horario. Pero siempre repetían otro día ya que si haces el esfuerzo de traerlos, por un poco más que les pagues de caché ellos hacen doble función. Ahora hay representaciones desde el 3 de septiembre hasta el 18 y casi todos los días ha habido entre seis u ocho funciones. Por eso digo que estamos en el formato de festival a nivel europeo porque vas y te encuentras una propuesta en Santa Ana, otra en la plaza de Stagno, otra en el Paper, otra en Santa Catalina, etc. Pero lo he hecho de tal manera que cada compañía tenga dos pases para qe la gente pueda verla un día u otro.

Nunca ha habido tantos escenarios en el festival.

Normalmente eran tres escenarios y alguna vez también cogíamos el parque Doramas. Pero este año hemos incorporado espacios como la plaza de Canarias con el toldo que hace un efecto espejo y las compañías se reflejaban arriba. Tienes la amplitud del mar por lo que me propuse programar ahí la danza y el hip hop. El escenario era limpio, sólo tenías el foco y veías a las compañías actuar en medio de la inmensidad. Y el público en esas gradas de cemento, con un aforo de 168 personas.

«Lo más bonito es poder ver cómo estas compañías transforman durante unos días la ciudad»

decoration

El festival concluyó ayer con la Filarmónica ejecutando la Novena sinfonía de Beethoven.

Es lo que seguimos llamando el concierto entre contenedores, pero desde la pandemia no podemos irnos al Muelle de la Luz. El año pasado lo hicimos en el Santa Catalina y colocamos un par de contenedores para que la gente lo identificara. Este año, como tenemos el coro y la orquesta, por falta de espacio, no pudimos repetirlo.

Compartir el artículo

stats