Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Tomás Morales, centenario 1921/2021 | Una voz con horizonte

Y cien años después resuena la voz de Morales

Desde la Casa-Museo se está apostando por la consolidación de la Casa de la Poesía y por la creación de una biblioteca virtual; todo ello reforzado con un archivo de imágenes, como se pudo ver en ‘Rostros y Rastros’

Dibujos de Tomás Morales en uno de sus cuadernos. | CASA-MUSEO TOMÁS MORALES

En 1971, con motivo de los actos de conmemoración del cincuentenario de Tomás Morales, el Cabildo de Gran Canaria decidió emprender la labor de salvaguardar la memoria de nuestro poeta con la adquisición y reforma de su casa natal en la Villa de Moya. Al año siguiente, de la mano de Santiago Santana, se inician las obras de reforma (con Salón de Actos y Biblioteca) que finalizarán en 1976, inaugurándose la casa un 25 de octubre. Ahora cuando, cincuenta años después, andamos metidos en los actos del Centenario es cuando podemos ver la importancia de aquellas piedras puestas en el pasado y que hoy son fundamentales en la consolidación de uno de nuestros poetas más emblemáticos, en la consolidación de un periodo modernista, con sus compañeros generacionales y, especialmente, con el desarrollo de un espacio en el que la poesía se ha convertido en su referente más destacado. Hoy la Casa-Museo Tomás Morales no es solo un espacio dedicado a la vida y la obra del poeta atlántico, es además un espacio dedicado al modernismo canario, a Néstor, Alonso Quesada, Saulo Torón, Hurtado de Mendoza, Manolo Reyes, Colacho Massieu, Tomás Gómez Bosch…, y, también, es la Casa de la Poesía Canaria y de la Poesía Canaria Contemporánea en especial. Ese es el espacio cultural que ocupa en estos momentos la Casa-Museo, en el que se está desarrollando el proyecto que se apuntó desde su origen (la idea más novedosa siempre tiene algo de antigua). Hoy, con la mirada puesta en el pasado, reflexionamos sobre la importancia de las apuestas a largo plazo, de la elaboración de estrategias culturales cuya trascendencia y significación se advierten tiempo después. Afortunadamente, esa labor inicial de tener un espacio físico en homenaje al escritor ha venido acompañado de acciones culturales que han hecho que el nombre y la poesía de Tomás Morales tengan una presencia destacada en nuestro entorno. Durante estos años se ha ido rescatando su obra en distintos formatos: edición crítica, ediciones en inglés y francés, edición de difusión nacional, la revista Moralia, publicación de su obra teatral y de una antología para estudiantes de Secundaria, ediciones facsímiles de sus obras, materiales didácticos…, se han desarrollado constantes exposiciones, charlas, coloquios y seminarios que han tenido en Morales y su contexto el objeto de disertación y el año 2011 el Día de las Letras Canarias lo tuvo como protagonista. La labor de esta Casa-Museo durante estos años ha sido un continuo homenaje a la exaltación de la obra y la memoria de Morales y en gran medida ha permitido mantener viva la llama de su conocimiento general.

Llegados a este momento en el que celebramos el centenario de su fallecimiento, un 15 de agosto de 1921, debemos hacer cierto balance de lo acontecido hasta la fecha y ser capaces de trazar un plan de futuro que consolide el trabajo hecho y que potencie el trabajo que ha de venir. Y es aquí donde debemos proyectar, como proyectaron tiempo atrás al comprar la casa natal, con idea de futuro, no con resultados inmediatos de fácil satisfacción como los likes recibidos en las redes sociales, debemos consolidar proyectos que acaso adquieran sentido en el transcurrir del tiempo, proyectos que busquen ser y no un simple estar pasajero. Y en esas batallitas andamos, intentando ser centro cultural desde la lejanía urbanita en la periférica Villa de Moya, desarrollando proyectos que permanezcan en el tiempo y no se diluyan fácilmente. De este modo, desde la Casa-Museo se está apostando por la consolidación de la Casa de la Poesía, en la creación de una biblioteca especializada que llegue a constituirse como un símbolo literario, en formatos tradicionales y en digitalizaciones, que nos llevan a otro de los grandes retos: la biblioteca virtual, en la que se viene trabajando y que se convertirá en una de nuestras grandes apuestas. Todo ello reforzado con archivos de imágenes, que iniciamos el año pasado con la exposición Rostros y Rastros (y que esperamos seguir continuando); con la creación y actualización de una base de datos de poetas canarios; con la elaboración de materiales audiovisuales que sean testimonio en el presente y en el futuro, y que sirvan como materiales didácticos para aquellos profesores que lo crean de interés para sus alumnos. Tomás Morales debe mejorar en su presencia digital y en eso estamos trabajando y, fundamentalmente, el poeta debe estar presente de forma constante en los centros educativos, ese es el verdadero reto, apostar por un proyecto didáctico, si somos capaces de que en los jóvenes resuene la voz de Morales, si somos capaces de adentrarnos en las almas de esos jóvenes con los versos de nuestros escritores, podremos decir que Tomás Morales, nuestra poesía y nuestra literatura están vivos, y será entonces, y sólo entonces, cuando nuestra labor, como ente cultural y social, habrá tenido en verdad sentido.

* Director de la Casa-Museo Tomás Morales

Compartir el artículo

stats