Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Olga Cerpa | cantante
Olga Cerpa Cantante

«De pensamiento y de palabra, cada día hay que defender la libertad»

Olga Cerpa. | | MARCOS CABRERA

Con Mestisay, sus compañeros musicales de toda la vida, la cantante Olga cerpa presenta su nuevo disco, Palosanto, en la sala sinfónica del Auditorio Alfredo Kraus de Las Palmas de Gran Canaria el próximo sábado, día 23 de octubre. No pasan los años por esta privilegiada voz del canto popular de Canarias, que sigue asumiendo retos artísticos cada vez más emocionantes.

Es admirable que, a pesar de cómo ha cambiado la industria de la música, ustedes sigan un camino sin ataduras…

Hay que ser ortodoxo sólo para hacer ejercicio y cuidarse mental y físicamente. En lo demás, hay que procurar ser lo más libre posible, incluso de tus miedos. Los estilos están para pervertirlos, para usarlos en bien de tu capacidad y condiciones de interpretar. Eso es lo que produce ser feliz en este trabajo: no tener ataduras estéticas, cantar lo que te apetezca.

En estos tiempos de frases cortas en redes sociales, ¿es posible hablar de pensamiento?

Se hace complicado. Todos queremos que nos quieran, y parece que si no conseguimos sintetizar en unos pocos caracteres el mensaje que llegue, no funciona. Sinceramente creo que no nos beneficia, ni como individuos ni como sociedad esa súper-reducción de las cosas. ¡¡Debe ser que los años están acrecentando mi rebeldía… jaaaaajaaja!!

Eso será porque vivimos en un mundo de mucho postureo... En los medios, en la política, en las redes sociales, pero usted tiene fama de franca…

Yo tuve la suerte de ser bien educada por unos padres muy humildes, pero muy dignos. Y me enseñaron que uno, siempre con la educación por delante, tiene el deber, y por supuesto el derecho, de decir su verdad. Pero esta sociedad ha llevado al colmo la banalización en las relaciones entre las personas. Cada vez manda más la hipocresía y la mentira… ¡Con lo bonita y limpia que es la verdad!

¿Ha cambiado en algo su vida de forma sustancial por la pandemia?

Pues mirando esos meses con un poco de perspectiva, quizás me obligó a replantearme las cosas que merecen la pena: en qué poner el esfuerzo y la pasión; a reafirmar mis compromisos, tanto personales como sociales, con un mundo más justo, con una defensa más clara y comprometida de nuestro entorno natural en las Islas, tan hermoso y tan frágil…. Y sobre todo me ha hecho valorar algo que dimos por sentado, pero que hay que volver a defender con uñas y dientes: la Libertad. De pensamiento y de palabra.

¿Ha sido Palosanto consecuencia de esa mirada interior?

Pues lo cierto es que sí. En mitad de lo peor del confinamiento, decidimos hacer un disco orgánico, basado en el diálogo eterno entre la guitarra y la voz, pero lleno de colores de guitarras diferentes. Fue como abrir una enorme ventana en nuestro mundo que, en aquellos meses, estaba cerrado a cal y canto.

¿Cómo afronta esta vuelta al Auditorio Alfredo Kraus?

Pues con sentimientos encontrados, pero con la misma ilusión de siempre. Por una parte, hace ahora nueve años que no actuamos en ese recinto. Desde que estrenamos En busca de Valentina en el año 2012. Y son muchos, probablemente demasiados años, sin estar en ese espacio de nuestra ciudad. Si a esto le sumamos que volvemos a un gran auditorio después de lo vivido en la pandemia, pues la emoción por nuestra parte es mucha y muy sincera.

¿Por qué tanto tiempo ausentes de ese escenario?

Créame que no lo sé a ciencia cierta. Por alguna razón que se me escapa, los gestores de ese espacio no han considerado que fuéramos merecedores de ser contratados en ninguna de sus programaciones y tanto entonces, con Valentina como ahora, iremos arriesgando en taquilla. Pero no pasa nada. Afortunadamente mantenemos una maravillosa relación con un público que nos sigue y que nos quiere, y eso es lo más saludable del mundo. La música, una vez más, nos eleva sobre las adversidades.

De alguna manera suena a un disco y un espectáculo atemporal, raro en los tiempos que corren para la música, cada vez más objeto de consumo…

Siempre habrá grandes minorías que buscan deleitarse con una canción, bebérsela a sorbos. Y después está ese escaparate de las radios fórmulas y de los programas de televisión que tienen más de show y espectáculo banal que de programas musicales… Nosotros nos movemos en otra realidad y nuestro público también, por fortuna.

Y ahora que hay más puertas y ventanas que se abren, ¿qué proyectos le esperan?

Muchos. Muchos y muy hermosos. Y casi todos tienen que ver con viajar, con llevar nuestra música lejos. Estaremos el próximo año una larga temporada en México. Y llevaremos nuestro Palosanto a varios países, mientras lo compaginamos con otros proyectos que estamos empezando a dibujar.

Deme una buena razón para ir a su concierto el sábado.

El repertorio es magnífico. La puesta en escena estará muy cuidada. La colección de fotos del palmero Emilio Barrionuevo que conforman la escenografía es impresionante. Estaré arropada por cuatro grandes músicos (Manuel González, Pancho Delgado, Hirahi Afonso y Marco Valero). Y yo… le cantaré a usted con toda mi alma.

Compartir el artículo

stats