Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Buika Cantante

«Soy un monstruo fruto de las conquistas, un bicho multiforme capaz de mutar»

La cantante actuará en el próximo 6 de noviembre en el Festival Jazz Otoño en el Teatro Cuyás | Apodada ‘La voz de la libertad’, enamoró con su nuevo álbum con Santana

La cantante Buika, que participará en el Festival Jazz Otoño.

María Concepción Balboa Buika va a cantar con su voz lánguida y sensual en el Teatro Cuyás por el Festival Jazz Otoño. Apodada ‘La voz de la libertad’, enamoró con su nuevo álbum con Santana.

Mallorquina de nacimiento, de padres ecuatoguineanos de la tribu Bubi, su carrera es un modelo de multiculturalismo. ¿Se siente igualmente atraída por los muchos estilos que interpreta?

Me siento atraída por todos los estilos musicales porque representan nuestros sentires.

Como guineanos, sus padres han sido hispanohablantes. ¿Se siente vinculada a esta cultura?

Claro, la cultura guineana está en mi sangre, en mi piel, en mi pelo y en recuerdos de mi infancia de tradiciones que nos trasladaban nuestros padres. Soy un bicho multiforme con capacidad mutante.

Su nombre real, Concha Balboa, suena muy español, y el profesional, Buika, muy exótico. ¿Qué contiene en términos étnicos?

En realidad, no he empleado nombre artístico. He utilizado el mismo porque me llamo María Concepción Balboa Buika.

Su voz se define de «sensual y lánguida, dulce e imperiosa al mismo tiempo». ¿Es este el secreto de su versatilidad?

Mi único secreto es que no tengo ninguno ni para mí ni para nadie porque si me guardo las cosas luego se me olvidan. Prefiero que sepa todo el mundo todo y así luego puedo preguntar por mí y me saben responder.

"La cultura guineana está en mi sangre, en mi piel, en mi pelo y en recuerdos de mi infancia»

decoration

Ha trabajado en siete idiomas con casi todas las estrellas de estos tiempos, de Manzanero a Chavela y de Bebo Valdés a Chick Corea, entre muchos otros. ¿Influyeron en su gusto por la diversidad?

Ya venía conmigo. No hizo falta que influyeran mucho, pero sí encontré que, simplemente, me era fácil trabajar con diferentes artistas de distintos estilos y lo estoy gozando.

En 2008 fue ganadora del Grammy Latino al mejor álbum tropical tradicional, y ha sido nominada para el mismo premio en otras cinco ediciones, la última, por ahora, este año. ¿Necesita algo más para su consagración internacional?

Estoy nominada este año con Santana. Siempre me he sentido muy respetada y querida por todos los países en que he viajado, por todas las culturas en que he estado. Con mi música siempre me he encontrado muy querida. No aspiro a mucho más. Reconozco que me gusta todo lo que he conseguido y estoy consiguiendo. Estoy muy en paz con mi carrera, sinceramente.

Su voz está en la banda sonora de una película de Almodóvar, La piel que habito. ¿Ha colaborado con otros cineastas o tiene el proyecto de hacerlo?

Sí, pero es algo que no está bajo mi control porque no soy quien hace las películas. Estoy abierta a todo, no me cierro a nada. Soy una gran entertainer, no solo cantante o músico. Me gusta ver a la gente feliz y soy capaz de hacer lo que sea para conseguirlo, hacer la payasa incluido.

"Me gusta ver a la gente feliz y soy capaz de hacer lo que sea para lograrlo, incluso la payasa»

decoration

De la rica variedad de influencias musicales recibidas desde su niñez, ¿cuáles siguen más dentro de usted?

Son siete notas, sostenidos, bemoles y sus misterios. Todas las influencias siguen dentro de mí.

Su procedencia étnica, ¿ha influido en la elección de su repertorio, que incluye temas hasta en armenio y hebreo?

Siempre digo que soy un monstruo fruto de las conquistas. No tengo procedencia étnica. Mis padres son africanos, pero yo tampoco encontré que la nacionalidad se encontrara en la identidad. Llevo sin identidad 50 años. No creo que a estas alturas vaya a por ella.

¿Qué va a interpretar en el Festival de Jazz de Otoño?

No tengo ni idea porque no acostumbro a prepararme los conciertos, pero vamos a gozar todos mucho. Llevo mucho tiempo sin estar en Canarias, pero los isleños y mallorquines estamos hermanados por el abandono que uno siente siempre cuando crece en isla al sentirse muy lejos de todo y, en el fondo, no es verdad. Mi mensaje para canarios y mallorquines es que no estamos solos.

Compartir el artículo

stats