Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Música Silvia Saavedra Cantante de ópera

“Nuestras producciones son muy gamberras y frescas”

La cantante de ópera grancanaria Silvia Saavedra. Juan Carlos Castro.

La cantante Silvia Saavedra lleva al Hotel Santa Catalina este jueves la ópera cómica ‘L’impresario delle canarie’ que se enmarca en el proyecto ‘Ópera en burbujas’, con un formato pequeño, espontáneo y divertido, que trae y viaja las obras de un sitio a otro y persigue atraer a un público joven.


Cuénteme el origen de la Ópera en burbujas

Hace 15 años, mi marido Peter Edelmann, cantante de ópera, profesor en la universidad de Viena de canto y director del Festival de Mörbisch y yo, formamos una asociación sin ánimo de lucro para ayudar a la gente joven, cantante, a facilitarle el acceso al trabajo, al mundo laboral. Creamos talleres, un concurso y hace seis años una plataforma en la que hacemos ópera en formato muy humilde, sin grandes medios de decorado ni vestuario sino enfocada a que la gente se desarrolle musicalmente y en escena y para que el día de mañana tengan la experiencia de haber cantado un rol porque a los jóvenes se les pide que acumulen experiencia.

¿Cómo se desarrolló el proyecto?

Por otro lado, también queremos acercar a un público que, normalmente, no va a una ópera porque lo considera un espectáculo de lujo. No solemos vender entradas, sino que todo es a base de donaciones privadas. Hace un año encontré L’impresario delle canarie, un intermezzo napolitano, una pequeña ópera que se ejecutaba en el entreacto de una ópera seria, habitualmente, de carácter cómico. Este, concretamente, me pareció muy divertido porque se trata de un empresario en Canarias en el siglo XVIII que va a Europa a buscar una diva. Se trata de una obra del Barroco que estaba olvidada, por lo que se hizo una revisión hace unos pocos años. El autor es Domenico Sarri y el del libreto más famoso de esa época, Pietro Metastasio.

Y, en concreto, ¿qué ocurrió?

Ahora hemos creado un formato llamado Ópera en burbujas con la idea de traer mis otras obras también, llevarlas por las Islas y por donde sea y empezamos el jueves en el Hotel Santa Catalina con L’impresario delle canarie, que es el más adecuado por el título y el formato. El hotel, aquí, nos ayuda poniendo la sala, la Orquesta Filarmónica nos presta el clavicémbalo y ensayamos allí. Con la ayuda, un poco, de todos, sacamos las cosas adelante. Nuestra filosofía de Plus Ópera, que es mi compañía, se basa en hacer realidad que se cree música y ópera, incluso, no teniendo un gran presupuesto y que la gente joven acceda al mundo laboral porque, por supuesto, hay muchos más músicos y cantantes que posibilidades de hacerlo en escena. Por pequeño que sea que tengan una plataforma donde se puedan presentar y adquirir una experiencia profesional. Por otro lado, nuestras producciones son muy gamberras y muy frescas. No contamos con nada y lo estructuramos con lo que los actores y cantantes tienen a mano e inventamos cosas.

Lo de las burbujas, ¿por qué?

Se trata de pequeñas burbujas. Por el formato pequeño, espontáneo y divertido, trae y viaja la ópera de un sitio a otro. Queremos resaltar ese carácter fresco y festivo de la burbuja del champán, del refresco o la soda. Esta Ópera burbuja es un formato creado por Candelaria Afonso para traer óperas de mi Compañía, Plus Ópera, con la que llevo años haciendo musicales y operetas y llevarlas a donde nos contraten o nos permitan traerlas. Ya tenemos 13 títulos completos que han sido subidos a un escenario.

"Hacemos ópera en formato humilde, sin grandes medios, donde la gente evolucione en el canto"

decoration

¿Cómo funciona en vivo ante los públicos juveniles?

Es para todos los públicos, pero muy fresca y gamberra, por lo que al público joven le encanta. Hace alusiones a temas muy juveniles, por lo que hay que verlo. Está fuera de lo que normalmente se escenifica en la ópera tradicional. Queremos que la gente se lo pase bien y los títulos son muy divertidos. No hacemos ópera romántica del siglo XIX, sino más bien un tema divertido en que el público vaya a disfrutar y a reír. En Viena, en el pequeño teatro que tenemos para 100 personas, nos gusta recibir a todo el que venga a cambio de un pequeño donativo. En nuestras obras siempre hay adolescentes participando. Se cantan cositas sueltas. En este caso, en Las Palmas, no, porque aparecen solo dos cantantes en una ópera muy chica, pero sí he hecho obras mucho más grandes donde figuran niños y jóvenes y de ahí han salido cantantes que están estudiando ahora en la universidad.

¿Con qué criterios reducen la duración de las óperas para que sigan siendo tramas comprensibles?

Normalmente, no las reducimos. Hasta ahora solo lo hemos hecho con Cosi fan tutte. Habitualmente, solo tiene dos arias cada personaje y no hemos cortado nada.

¿Se ofrece a los públicos una narrativa que resuma el argumento y el texto de las arias, dúos y conjuntos?

Como no reduzco las óperas se ve un argumento claro y especificado. Si es un idioma, como el italiano, que en Viena no se entiende, suelo poner subtítulos. Aquí no puedo porque es una sala de hotel en que no hay dónde proyectar. Para esta obra, L’impresario delle canarie, yo explicaré el argumento y la función tendrá una duración de 45 minutos.

¿Utilizan decorados, vestuario y algún elemento escenográfico o se limita la experiencia a la parte musical de las obras?

En Viena el elemento escénico está reducido a luces y muebles que tengamos o que recolectemos y aquí el hotel nos presta una mesa, una silla, un sofá y una lámpara. Nos adaptamos según los préstamos. El vestuario lo ponemos entre nosotros, lo que tengamos, lo que tengan los cantantes y con nuestra fantasía. El director de escena nos da una línea de lo que quiere y nosotros ayudamos, con lo que dispongamos, a crear el vestuario.

Los elencos vocales ¿son profesionales, estudiantes, o un mixto de ambos?

Son estudiantes que han acabado sus estudios y están dando el paso para ser contratados a una ópera. O estudiantes en los últimos años, pero ya con un nivel, salvo en el caso de los jóvenes y niños a los que tampoco damos roles completos, solo frasecitas en coro o como solistas o para hablar como actores en una opereta.  

¿Cómo resuelven las partes orquestales?

Hacemos reducciones a piano. En este caso el empresario es un cuarteto de cuerda y un clavicémbalo desde el que dirige y toca el director. 

Compartir el artículo

stats