Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

XXV edición Premios Dial | La vuelta al directo

El regreso más sonoro

El 25º aniversario de los galardones reúne a más de una treintena de artistas para apoyar a La Palma con una canción

La cantante tinerfeña Ana Guerra, quien presentó la gala. Delia Padrón

Desde que en el año 2007 Cadena Dial eligiera Tenerife para celebrar su gala de entrega de premios, la ciudad se ha convertido una vez al año en el epicentro de la música en español. Tras el parón provocado por la pandemia, el Recinto Ferial volvió ayer a llenarse de los acordes más felices.

La música en español cantó ayer para enviar todo su apoyo a la población palmera. La gala de entrega de los Premios Dial fue el lugar elegido por la emisora de radio para estrenar la canción Virgen de las Nieves, de Melendi, quien no obstante no pudo actuar para estrenar esta canción puesto que dio positivo por Covid ese mismo día. Aún así, en el Recinto Ferial de Santa Cruz de Tenerife sonaron los acordes de este tema que tan solo en el primer día desde su lanzamiento logró casi 200.000 visitas en Youtube. Llorando está La Palma con lágrimas de fuego, bailando con el alma de la incertidumbre y vestida de miedo se oye en la canción cuya recaudación se destinará íntegramente a los damnificados por el volcán de La Palma, que recibirán la ayuda a través de la Fundación Canaria Taburiente Especial (Funcataes). Sentimientos de dolor, pero también de esperanza, se dan cita en el tema que sonó por primera vez en Tenerife donde se celebró el 25º aniversario de los Premios Dial.

En estas imágenes, algunos momentos de la alfombra verde. Arriba, la canaria Ana Guerra, y el cantante Álvaro Soler, quien abrió la gala. Debajo, Dvicio y Antonio José. | maría pisaca

La maestra de ceremonias, la tinerfeña Ana Guerra, fue la encargada de inaugurar las actuaciones de la noche con un popurrí con las canciones más icónicas de los artistas invitados. Mi gran noche fue el primer tema que sonó en honor a Raphael, quien anoche recibió el Premio a la trayectoria, junto a Rosario. La Magia de Álvaro Soler fue el preludio de una noche de reencuentros en el Recinto Ferial de Santa Cruz de Tenerife, en una gala que arrancó pasadas las ocho y media de la tarde.

Antonio Orozco Delia Padrón

Canarias acoge estos premios desde el año 2007 y ayer más de una treintena de artistas se dieron cita para celebrar la fiesta de la música en español «en el paraíso», tal y como afirmó Larrodera al comienzo de la velada solidaria, puesto que parte de la recaudación de las entradas se destinará ahora a los proyectos del IPNA-CSIC, centro del CSIC ubicado en Tenerife y referente a nivel mundial de desarrollo sostenible en islas oceánicas.

Dvicio Delia Padrón

Antonio Orozco, quien ayer celebró su cumpleaños, fue el primero en recibir su Premio Dial. «Quiero dedicar este premio a las más de las siete mil personas evacuadas y que han perdido sus viviendas en La Palma. Va por Canarias y hoy la música es el bálsamo de todos», afirmó el cantante en mitad de un estruendo de aplausos del público. A continuación, fue el turno de Vanesa Martín quien afirmó que «la música debe ser empática y nos debe llenar de vuelo y de horizontes» antes de cantar Y vuelo.

Ana Guerra en la alfombra roja. Delia Padrón

Manuel Martos fue el encargado de entregar el Premio a la trayectoria a su padre, Raphael. El cantante jienense puso de pie a todo el público del Recinto Ferial y recibió una larga ovación. «Querido público, gracias, y ya van 60 años, por hacerme feliz dedicándome a esta profesión que me llena tanto como lo hacen ustedes», agradeció el cantante antes de interpretar Me olvidé de vivir, uno de sus últimos lanzamientos. Ana Guerra se atrevió entonces a compartir escenario con el artista, junto a quien interpretó algunas estrofas de Digan lo que digan.

Álvaro Soler Delia Padrón

El colombiano Carlos Vives recibió, desde la lejanía, su Premio Dial y agradeció a través de un vídeo este reconocimiento puesto que tenía otros compromisos profesionales: «Espero poder verlos pronto, mi gente de Canarias». Los hermanos Muñoz, o lo que es lo mismo, Estopa, fueron los siguientes en subirse al escenario para interpretar El último renglón y entregarle su Premio Dial a la albaceteña Rozalén, quien interpretó El paso del tiempo.

Antonio José Delia Padrón

David DeMaría fue otro de los músicos que ayer recibió un Premio Dial, justo el año en el que cumple en el mundo de la música un cuarto de siglo, igual que estos galardones. Por el contrario, Sergio Dalma no recibió ayer ningún reconocimiento porque, como afirmó la organización, ya ha recibido todos los premios posibles a lo largo de su dilatada carrera, y ha estado presente en prácticamente cada una de las 25 ediciones de los Premios Dial. Acudió ayer a celebrar «el regreso de la música en directo» y a devolverle al público todo el cariño que ha recibido durante lo más duro del confinamiento. Luis Fonsi también fue otro de los invitados a la gala y destacó su cariño por Canarias, el territorio que lo descubrió hace años y que le permitió dar el salto a la Península y al resto de Europa. «No es mi primera vez en Canarias y seguro que no será la última», aventuró el puertorriqueño, quien celebró poder compartir escenario con auténticos amigos como David Bisbal, quien también recibió un Premio Dial durante la velada musical.

Muchos fueron los artistas que en marzo de 2020 tuvieron que quedarse en tierra en la Península antes de viajar hasta Canarias para asistir a la gala de los Premios Dial. Por eso, la de ayer fue una cita doblemente especial para muchos, no solo porque esta se ha convertido en la fiesta de la música en español sino porque además parece que con la velada de anoche se recupera un poco más la normalidad tras lo más crudo de la crisis sanitaria. «Después de un año y ocho meses, ya hacía falta volver a vernos», comentaron los jóvenes de Dvicio antes de subirse al escenario para interpretar uno de sus temas más conocidos.

Compartir el artículo

stats