Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Estreno de cine

"Maurizio Gucci no murió por quién era, sino por lo que poseía"

Sara Gay Forden escribió en el año 2000 un libro que ha sido la base de 'La casa Gucci', la película de Ridley Scott. El Periódico de Catalunya ha hablado con la escritora sobre la génesis del libro y los misterios aún no resueltos del gran culebrón de Patrizia Reggiani y su esposo

Lady Gaga, como Patrizia Reggiani, en un fotograma de ’La casa Gucci’.

En 1998, un año después de que la policía italiana arrestara a Patrizia Reggiani por encargar el asesinato de su exesposo Maurizio Gucci -heredero de la célebre casa de moda italiana-, una joven escritora estadounidense nacida en Fráncfort y afincada en Milán inició una investigación que duraría 18 meses. En ese tiempo, Sara Gay Forden entrevistó a más de un centenar de personas que habían sido amigos, familiares y testigos de la historia de Reggiani y Gucci, como su secretaria Liliana, su chófer Luigi, sus primos Roberto y Giorgio, y el policía Giancarlo Togliatti, encargado del caso. "En aquel entonces era la jefa de la oficina de Milán de [la revista de moda estadounidense] 'Women’s Wear Daily' y tuve que pedir una excedencia para dedicarme al proyecto", cuenta Gay Forden.

Portada del libro 'House of Gucci: A Sensational Story of Murder, Madness, Glamour, and Greed' y su autora, Sara Gay Forden. EPC

Una decisión, se revelaría, más que acertada. Fruto de aquello fue el libro ‘The Gucci Saga-From Luxury to Murder, From Creation to Stock Market War', que tuvo una primera edición en 2000, una segunda en 2001 y que, en octubre pasado, se reeditó con una actualización sobre las últimas décadas de ‘la viuda negra de la moda’, como la opinión pública italiana llamó a Reggiani, liberada en 2013 después de 16 años en prisión. Aunque la razón de esto se deba más a que el libro acabó siendo la base de 'La casa Gucci', la película de Ridley Scott que llega este viernes a los cines con Lady Gaga (Reggiani), Adam Driver (Maurizio Gucci), Jared Leto, Jeremy Irons, Salma Hayek (casada con el actual jefe de Gucci, François-Henri Pinault) y Al Pacino.

Mauricio Gucci y Patrizia Reggiani. EPC

"Siempre creí en el potencial del libro para convertirse en una obra cinematográfica, pero cuando me enteré de que se trataba de una producción de este calibre, salté de la silla", afirma Gay Forden, en entrevista con este diario y al explicar que también participó en la cinta como asesora para la reconstrucción de los hechos que llevaron Reggiani a encargar a unos criminales el homicidio de su exesposo, asesinado en marzo de 1995 a los 46 años, poco después de que los dos excónyuges pusieran fin al matrimonio que habían contraído en 1972. En efecto, la historia en sí de la película ha sido algo atormentada. "La idea nació hace 12 años pero, por diversos motivos, el proyecto no salió adelante de inmediato", cuenta Gay Forden sobre esta cinta que, desde el comienzo, fue criticada por la familia Gucci -quienes incluso amenazaron con acciones legales-, y cuya selección del director y del reparto fue un largo proceso en el que se barajaron diferentes nombres.

El interés que aún genera Maurizio Gucci se debe a que "la suya no es solo una historia del mundo de la moda, sino la historia de una familia y la de una empresa con todas sus grandes intrigas y luchas financieras. Lo dijo bien el juez [Renato Samek, quien leyó la sentencia de culpabilidad de Reggiani en 1998]: ‘Maurizio Gucci no murió por quién era, sino por lo que poseía”, dice Gay Forden, quien describe a Reggiani como una mujer que asesinó a su exesposo cegada por el rencor. "Es un mundo que aún existe hoy", agrega.

Lady Gaga y Adam Driver, en 'La casa Gucci'. EPC

"Considero reduccionista describirla solo como una mujer mala, hay mucho más, le diagnosticaron un trastorno narcisista de la personalidad", observa la periodista sobre Reggiani, una mujer nacida pobre y que nunca encajó completamente con la elegante familia fundadora de la marca de lujo Gucci. "Fue una mujer realmente muy compleja, que amó a su esposo y luego transformó ese amor en obsesión y odio, por el dinero y tal vez también a causa de sus miedos de madre", añade Gay Forden, quien también intercambió cartas con la homicida cuando se encontraba en una cárcel de Milán.

La novia desconocida

Es posible que no todos los misterios en torno a la historia estén ya resueltos. Prueba es, dice Gay Forden, que en la cinta de Scott no aparece la exmodelo Sheree McLaughin, que Maurizio Gucci conoció cuando aún estaba casado con Reggiani -la relación duró hasta 1990- y quien fue su primera novia después de la ruptura con la italiana en 1985. "McLaughin no aparece en la película pues, cuando trabajaba en el libro, lamentablemente no respondió a mis correos y llamadas", explica la periodista, que solo en estos últimos días ha logrado publicar una entrevista con la exmodelo en la que se cuenta que la pareja se conoció en 1984 y solo un año después McLaughin se divorció de su marido a la vez de que Gucci le alquilaba un piso en Nueva York.

El hecho es que McLaughin "se convirtió en pareja sentimental y confidente de Maurizio Gucci en los años en que él luchaba con su familia por su empresa [el empresario perdió el control de su compañía en 1993, forzado por un fondo de Bahréin al que otros familiares habían cedido sus cuotas]". "Él decidió separarse de Reggiani después de entablar una relación con McLaughin, cuya presencia fue un catalizador de aquella decisión, y eso lo condujo a la muerte", dice Gay Forden. Y añade: "podría ser esta la continuación [de la película de Scott]".

Compartir el artículo

stats