Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cine | Acontecimiento en la cartelera

Estreno de ‘El amor en su lugar’

La comedia musical producida por Adrián Guerra y dirigida por Rodrigo Cortés se sumerge en la Varsovia de 1942 y toma como referencia una obra de Jurandot

Estreno de ‘El amor en su lugar’

La nueva película de Rodrigo Cortés, El amor en su lugar, es la producción número 23 del productor grancanario Adrián Guerra (Las Palmas de Gran Canaria, 1984). Hoy se estrena en 86 salas de cine de toda España. En Las Palmas puede verse en los Yelmo Las Arenas. La película, que impactó al público en su pase en el Festival de Cine Europeo de Sevilla, donde participó en sección oficial fuera de concurso, es la gran olvidada de los 36 Premios Goya, que se entregarán el próximo 12 de febrero en el Palau Reina Sofía de Valencia. Solo dos candidaturas, mejor dirección de producción y mejor diseño de vestuario, para una película que merecería, en justica, al menos siete candidaturas más, entre ellas, las de película, dirección, guion adaptado, montaje y música. Los Premios Feroz de los informadores y críticos de cine han sido más generosos, nominándola para las categorías principales de mejor dirección, guion adaptado y música.

El amor en su lugar es la cuarta colaboración entre Rodrigo Cortés y Nostromo Pictures, la empresa productora de Adrián Guerra y Nuria Valls, quienes desde su puesto de mando en Barcelona conforman una de las parejas de cine (y espectáculos teatrales) más fructíferas de la última década en España. Fue precisamente la aclamada Buried (Enterrado, 2010), ópera prima de Cortés, protagonizada por Ryan Reynolds, gran sorpresa en el festival de cine independiente de Sundance, la película que dio pie a la creación de la productora.

Comienzo con ‘Buried’

Con Buried, su primera película, el productor de Escaleritas logró, a sus 26 años, nada menos que diez nominaciones a los Premios Goya, entre ellos mejor película. Ganó tres, guion original, montaje y sonido. Luces rojas (2014), con interpretaciones de Robert de Niro y Sigourney Weaver, fue la segunda apuesta de Nostromo Pictures con Cortés. Y la película de terror gótico Blackwood (2017), la tercera. Esta película se rodó parcialmente en Gran Canaria, destacando la filmación en salones del Gabinete Literario. Fue especial porque trajo a Canarias a la estrella de Hollywood Uma Thurman. Junto con la protagonista de las dos películas de Kill Bill (Quentin Tarantino, 2003-2004), vino a la Isla un elenco de estrellas de cine emergentes encabezado por AnnaSophia Robb e Isabelle Fuhrman.

El papel como productor Adrián Guerra Armas en el nuevo filme de Cortés es muy relevante. El guion original, del alemán David Safier, le llegó a él y fue el grancanario quien lo puso en manos de Cortés. A sus 37 años, Guerra, productor autodidacta, devorador desde muy joven de revistas especializadas y, literalmente, todo el catálogo del videoclub de su barrio de Mesa y López, donde también vivió, lleva producidas con El amor en su lugar un total de 23 producciones, entre largometrajes y series. Actualmente cuenta con otras cuatro más en rodaje o finalización, la nueva película de Oriol Paulo Los renglones torcidos de Dios; la película basada en el bestseller de la red social Wattpad A través de mi ventana, para Netflix; la serie Santo, del creador Carlos López, también para Netflix; y el spin-of español de la película post-apocalíptica de suspense y terror de Netflix Bird Box, dirigida por los hermanos David y Àlex Pastor.

Si bien en sus primeros años tanteó el cine de autor minoritario, produciéndole a José Luis Guerín el documental Guest, Adrián Guerra se enfocó pronto hacia películas de públicos amplios. Los espléndidos resultados comerciales de Buried, 20 millones de euros de recaudación, lo espolearon a empresas más ambiciosas. Entre sus hitos, tiene en su haber una selección en sección oficial en el festival de cine de Venecia con La Red Avispa (Olivier Assayas, 2019). Este filme, rodado parcialmente en Gran Canaria, fue el seleccionado por el festival de San Sebastián para entregar el Premio Donostia a Penélope Cruz en una sesión especial de su sección oficial fuera de concurso.

Más taquillera

Otro hito fue el éxito de público de Palmeras en la nieve (Fernando González Molina, 2015), tanto en salas de cine como en Netflix, pues fue la segunda película española más taquillera de 2016, un mérito especial si tenemos en cuenta sus dos horas y 45 minutos de duración. La película, apoyada en los potentes incentivos fiscales al cine canarios, le tocaba muy de cerca, pues parte de su familia había vivido la experiencia de la descolonización española de Guinea Ecuatorial que narra el filme. Palmeras en la nieve, basada en la novela de Luz Gabás, protagonizada por Mario Casas, Berta Vázquez y Adriana Ugarte, marcó un hito en el cine rodado en Canarias por ser la película española de mayor presupuesto filmada en las Islas, 10 millones de euros. En Gran Canaria se rodó durante 10 semanas, principalmente en unos decorados construidos en la finca de Ossorio, en Teror.

Otro de sus hitos como productor es llamada trilogía del Baztán (Fernando González Molina, 2017-2020), formada por El guardián invisible, Legado en los huesos y Ofrenda a la tormenta, de suspense y terror. Están basadas en las novelas de la Premio Planeta Dolores Redondo y con ellas el canario aprovechó las ventajas fiscales navarras. De su película Contratiempo (Oriol Paulo, 2018), destaca que gozó de una espectacular acogida en China: se exhibió en 7.000 pantallas del país y es el filme español más visto en China. Recaudó 26 millones de dólares.

Además, Adrián Guerra ha inaugurado en dos ocasiones el festival de cine fantástico de Sitges, con Grand Piano (Eugenio Mira, 2013), con interiores rodados parcialmente en Gran Canaria, e Inside (Miguel Ángel Vivas, 2016), basada en la película gore de culto À l´intérieur. Con Paradise Hills (Alice Waddington, 2019), compitió en sección oficial en Sitges y Sundance. Adrián Guerra también fue el primer español en estrenar película durante la pandemia, Hogar (David Pastor y Álex Pastor, 2020), directamente en Netflix, en pleno confinamiento domiciliario, y es productor de la miniserie de la misma plataforma audiovisual Los favoritos de Midas (2020), la primera que anunció la multinacional estadounidense después de que inaugurara sede en España en abril de 2019. Es una serie con notable ascendente grancanario, pues su director es el teldense Mateo Gil.

Pero además Guerra es socio fundador de Macaronesia Films, constituida en 2016 y hoy una de las más importantes empresas audiovisuales de Canarias. También es propietario de Orca Studios para el desarrollo de efectos visuales y producción virtual con oficinas en Gran Canaria, Madrid y Barcelona. Guerra es, además, presidente de la asociación Profilm, que representa a las empresas de producción que desarrollan proyectos audiovisuales con terceros países en España. Finalmente, como productor de teatro musical, desde 2017 ha producido, con importante éxito de crítica y publico, los musicales Casi normales, La jaula de las locas, La tienda de los horrores y Cantando bajo la lluvia.

Amor en el gueto

El amor en su lugar es la consagración como director del orensano radicado en Barcelona Rodrigo Cortés. Su acción se desarrolla en el gueto judío de Varsovia. La película toma como base la obra teatral Love Gets a Room, de Patryk Jurandot, que se estrenó en el Teatro Fémina del gueto el 16 de enero de 1942. Allí se representó durante cuatro semanas. Cinco meses después comenzarían las deportaciones a los campos de concentración. De aquellos 400.00 judíos sobrevivieron solo 50.000. La película, pues, se desarrolla en un marco extremo que es todo un desafío para una comedia musical de amores cruzados y eventual evasión.

El amor en su lugar se estrenó el 12 de noviembre en sección oficial fuera de concurso en el Festival de Cine Europeo de Sevilla, donde impactó a la audiencia. El virtuosismo del trabajo de Cortés, que también se encarga del montaje, es tal que eclipsa las valiosísimas propuestas de otros miembros de la troupe, como son la música de Víctor Reyes, la dirección de arte de Laia Colet, el vestuario de Alberto Valcárcel y todas las interpretaciones, entre ellas la de la protagonista Stefcia, interpretada por la cantante y actriz danesa Clara Rugaard.

El filme sumerge al espectador en una historia que dura lo mismo que la película, 91 minutos. Comedia evasiva y angustiante drama, es un homenaje a los teatreros -y cómicos en general- y una reflexión sobre el amor verdadero.

Compartir el artículo

stats