Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Solidaridad

La OFGC ofrece su concierto solidario navideño para tratar la anorexia y bulimia

La Orquesta Filarmónica, junto a la Fundación Disa, apoyan a la Asociación Gull Lasègue

La OFGC actúa en el Auditorio Alfredo Kraus bajo la batuta de Chichon. | | LP/DLP

«La reivindicación de Gull es que la Sanidad pública se haga cargo de esta enfermedad mental de los TCA, pero ellos alegan que es muy costoso, son enfermedades muy largas y carecen de recursos suficientes. Con el dinero que nos dan no nos llega porque cada vez hay más casos que se han acentuado tras la pandemia. Tenemos lista de espera y solo 14 personas trabajando» señaló ayer Julia Castellano, trabajadora de la Asociación Gull Lasègue, sin ánimo de lucro, que lleva 22 años con el Estudio y Tratamiento de la Anorexia y la Bulimia en Canarias, a raíz de que el Cabildo de Gran Canaria se haya unido a la Fundación Disa por noveno año consecutivo (con la recaudación de unos 200.000 euros) mediante el Concierto solidario de Navidad de la Orquesta Filarmónica que, en esta ocasión, irá a beneficio Gull Lasègue y que tendrá lugar el 16 y 17 de diciembre en el Auditorio Alfredo Kraus.

La directora tinerfeña Gloria Isabel Ramos y los ocho jóvenes solistas canarios que incluyen a los clarinetistas Saulo Guerra, Marta Pío, Inés García-Casillas, y Alberto Blanco, además del tenor Manuel García, el guitarrita Airam de Vera y el tuba Óscar Santiso, compartirán escenario con la OFGC. Las entradas cuestan 18 euros, pero también se puede colaborar comprando entrada en la fila 0. El aforo del coliseo será del 50%.

El programa incluye fragmentos de gran belleza melódica de obras como el Concierto para Clarinete de Mozart o La fantasía para un gentilhombre de Rodrigo, además del Concierto para Clarinete nº2 de Weber, la Introducción y rondó para clarinete de Widor, el Concierto para Clarinete nº2 de Crusell, el Concierto para tuba de Broughton y el aria Una furtiva lágrima de Donizetti, a lo que se añade el hilo conductor de momentos brillantes de ballets de Chaikovski, tales como El lago de los cisnes y el Cascanueces.

La Asociación Gull Lasègue nació en 1999 constituida por progenitores de personas afectadas por TCA con el objetivo de atenderlas y apoyar a sus familiares. Castellano apuntó que «solemos hacer varios eventos benéficos y con la pandemia no hemos podido poner en marcha ninguno, con lo que este nos viene muy bien». Josefina Sánchez, la fundadora de Gull, tuvo que salir con su hija de Canarias a la Península porque se moría. Luego se hizo un llamamiento a padres con la misma problemática para unirse. «Yo, como madre de afectada llevo más de 20 años luchando con la enfermedad. Entré en la asociación para encontrar gente que me entendiera porque estas situaciones son muy complicadas para la familia que acaba destruyéndose. La Sanidad pública carece de los recursos para atender los TCA, por lo que hemos obtenido nosotros subvenciones para el tratamiento. Contamos con más de 122 pacientes en total».

Compartir el artículo

stats