Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Letras
Lidia Falcón Presidenta del Partido Feminista de España

«Aceptamos que no hay alternativa a todas las injusticias y desigualdades»

Lidia Falcón con un ejemplar de su libro ‘La filosofía del engaño’.

Lidia Falcón, presidenta del Partido Feminista de España, presenta hoy en la Biblioteca Pública del Estado, en la capital grancanaria, su libro ‘La filosofía del engaño’. A través de esta obra, la autora retrata su visión sobre el capitalismo, y refleja un sistema que esconde detrás de expresiones como libertad, democracia o sentido común, toda una serie de engaños que enmascaran las injusticias y desigualdades del mundo actual.

¿Qué es y cómo se gestó ‘La filosofía del engaño’?

Durante bastante tiempo estuve preparando este libro a raíz de ir leyendo y siguiendo las declaraciones, los discursos, entrevistas y tertulias de los grandes filósofos de nuestro país, políticos y periodistas explicándonos como es el mundo en el que vivimos, el sistema capitalista que tenemos. Se trata de engañarnos para decirnos que el sistema capitalista es el mejor del mundo, que en realidad es el único que se puede aceptar, y que todo lo que hemos organizado en nuestro país está muy bien, tanto la democracia que tenemos, como la economía, la sanidad o la educación. Están organizados por los poderes que nos dominan para nuestra felicidad, confort, y si no lo vemos así es que somos tontos o malos. Yo soy mala porque me puse a analizar sus discursos y a compararlos con la realidad.

¿Y cuál es esa realidad que desvela a través del libro?

El libro analiza todos esos discursos sobre la ideología que nos están transmitiendo los poderes dominantes, para decirnos que este es el mejor de los mundos posibles. Y así aceptamos toda una serie de injusticias y desigualdades que tenemos que sufrir, pero con la idea de que no hay alternativa. Naturalmente, una vez que el mundo socialista se hundió y se llenó además de calumnias y de mentiras, nadie puede desearlo. Ahora, la desigualdad económica avanza, tenemos a esa España vaciada donde no llega ni la conexión a internet, tenemos amontonamiento de chabolas donde no hay conexión eléctrica como es el caso de La Cañada Real cerca de Madrid. A partir de aquí fui analizando los diversos discursos, el de la democracia, la libertad o la política del sentido común que ahora se repite tanto, así como el discurso del rey porque parece que la monarquía nos ha salvado la vida y la libertad. Con este guión fui recopilando toda una serie de declaraciones y de leyes que nos han impuesto, con las cuales quieren ocultar una realidad de desigualdad, de explotación, de miseria, de persecución de las clases oprimidas y de las mujeres.

«Hoy se considera la ideología como algo malo, no hay lucha de clases, se ha logrado lo que no pudo Franco»

decoration

¿Qué alternativas propone?

No hay más alternativa que el socialismo, aunque ahora no lo podamos construir, porque debemos repartir la riqueza de una manera equitativa, según la máxima de dar a cada cual según sus necesidades y tomar de cada cual según sus capacidades. Esa es la verdadera justicia, la verdadera equidad. Lo que estamos viviendo es un mundo injusto, donde el 10% de los individuos posee la mitad de la riqueza del país, y eso son datos que están publicados.

¿Cuáles son las mentiras más sangrantes que se esconden, a su juicio, detrás de expresiones como libertad, democracia o bien común?

Para empezar hoy se considera la ideología como algo malo, tu no actúas por ideología, sino porque eres un ser humano. Unos son buenos, otros son malos, no hay clases sociales, ya no hay lucha de clases, simplemente unos somos más altos, otros más bajos, unos más ricos y otros más pobres. Cuando el franquismo se implantó en el poder, quiso abolir la lucha de clases, y eso que Franco no pudo conseguir porque hubo muchas sublevaciones, se está consiguiendo ahora en la democracia. La ideología estorba, y se dice que se actúa por conseguir el bien común. Esta frase de la filosofía escolástica de Santo Tomás de Aquino se ha puesto ahora de moda otra vez, el bien común lo escriben los periodistas, los políticos, los profesores… Es como un mantra que van repitiendo. Luego está el discurso de la democracia, y explico en el libro el sistema electoral que tenemos aquí, como está organizado para que ganen siempre los mismos. Que no se engañen, cuando se reparte el poder entre el PP y el PSOE se está repartiendo entre dos tendencias de la derecha, y nada más.

¿Y qué opina del discurso de la libertad, muy extendido en Madrid?

Es un discurso muy apreciable. En mi libro comienzo ese capítulo con unas frases de Don Quijote, donde dice que por la libertad se debe arriesgar la vida si es necesario. Pero de qué libertad hablamos hoy, si resulta que lo aplican para la libertad de prostituirse, de fabricar niños en barrigas de pobres mujeres a las que se les paga algo para luego quedarse con el niño. Y ahora la libertad es escoger el sexo, ya no somos hombres y mujeres, cada cual puede ser lo que quiera y todo depende de nuestra fantasía. Aquí entramos en lo que dicen que es la política del sentido común, un capítulo que ha divertido mucho porque los políticos dicen que actúan desde el sentido común, sin ideología en el proyecto futuro. Y hago un relato de los momentos en el que el sentido común dispone disparates. En definitiva, el engaño consiste en ir repitiendo conceptos, frases y discursos, que son todos iguales además, donde los que nos mandan nos prometen ocuparse de nuestros problemas y desgracias a través de unas elucubraciones, fantasías como la del sentido común, de que la ideología no existe, y ahora la democracia nos lo resuelve todo. Y luego hablo de la monarquía, de la Unión Europea que es tan importante para nuestro presente y nuestro futuro y desde luego el discurso del género con el que termino, a través del cual vamos al transhumanismo.

«El movimiento feminista está congelado en las acciones de calle, no hemos avanzado nada»

decoration

¿Qué momento atraviesa el movimiento feminista, cada vez más fragmentado?

El movimiento feminista se ha quedado congelado en las acciones de calle, las manifestaciones, los encuentros, pero de aquí a tener influencia política, a cambiar realmente el mundo, hay una distancia enorme y no hemos avanzado nada en muchos años. La pobreza avanza y la feminización de la pobreza se ha enquistado, se ha cronificado, las mujeres son las que ganan menos, las que viven en condiciones peores, la violencia contra la mujer es terrible, son asesinadas, violadas, explotadas sexualmente, y el movimiento feminista está paralizado desde hace 43 años, saliendo a la calle de cuando en cuando con una pancarta, y luego se va a casa. La propuesta del Partido Feminista es la de tener influencia política, que podamos influir en lo que se apruebe legislativamente, en la actuación ejecutiva, en la elección de los miembros del poder judicial. Ahora somos irrelevantes, únicamente tenemos el derecho de protestar, y parece que con eso ya se han conformado.

Compartir el artículo

stats