Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Música | X Concierto Popular de Año Nuevo

Rubén Sánchez Araña: «En Año Nuevo la Sinfónica une al gran público con la orquesta»

El concertino y presidente de la Orquesta Sinfónica de Las Palmas, Rubén Sánchez Araña. | | LP/DLP

¿Qué destacaría del programa de este año del concierto Popular de Año Nuevo?

Sin duda, en este y otras ediciones del Concierto Popular de Año Nuevo destacaría del programa su apertura, que es ecléctica y puedes encontrar desde una obertura de ópera hasta una fantasía basada en nuestro folklore o un popurrí de mambos. La idea es intentar romper esa barrera que muchas veces existe entre el público y la orquesta y para ello el programa juega un papel fundamental. Siempre nos gusta hacer o traer algo diferente. Por ejemplo, este año tenemos la suerte de contar con Abraham Cupeiro, con el que ya hemos tenido la suerte de tocar en otra ocasión, y con sus instrumentos prehistóricos o fabricados por el mismo logra transportarte a otras épocas y lugares. Además, como buen gallego, tiene una facilidad innata para explicar lo que hace que casi me atrevería a decir que forma parte de su música.

¿Es más complejo elaborar una programación de este tipo?

La verdad es que si. Le damos muchas vueltas porque además no nos gusta repetir nada y en estas diez ediciones muy pocas cosas se han repetido a excepción de los famosos bises como la Marcha Radezsky. Encontrar un equilibrio, intentar sorprender, variar de estilos, buscar solistas, las obras con coro, es una especie de gran puzle que comenzamos a resolver con mucho tiempo de antelación. Casi que terminando una ya estamos pensando en el siguiente. De hecho, varias veces ha ocurrido que tocando el presente concierto ya estamos hablando de posibles obras para el siguiente año.

¿Cómo ha evolucionado esta cita desde su inicio en 2011?

Ha evolucionado muchísimo. La idea de este concierto es acercar la música sinfónica al gran público y que incluso pierda el miedo de acercarse a un auditorio o teatro a escuchar a una orquesta. En la primera edición hicimos una función y nuestro objetivo era superar el 70% del aforo. Nuestra sorpresa fue que se agotó por completo y una semana y media antes del concierto. A partir de ahí la idea de hacer un coro participativo en la tercera edición hace que nos veamos obligados a programar dos funciones debido a la gran demanda. Ese mismo año los propios participantes del coro nos plantean la idea de formar un coro estable y nos tiramos a la piscina con un resultado fantástico. En la quinta y sexta edición se lograron hacer tres funciones y se agotaron todas las localidades y a partir de la séptima edición siempre hemos hecho cuatro funciones, incluso las dos últimas marcadas claramente por la pandemia. El público ha hecho el concierto suyo y se ha convertido para muchos en una tradición familiar que esperan cada año con mucho cariño.

¿Cómo se mezclan piezas navideñas con otras populares?

No es del todo sencillo porque es difícil buscar un buen equilibrio. Aunque es cierto que a nosotros nos gusta movernos en diferentes estilos y explorar fusiones donde

nos sentimos muy cómodos. Prueba de ello son los diferentes espectáculos o discos que hemos lanzado como México Sinfónico, un recorrido por algunas de las muchas canciones del folklore mexicano, o el proyecto SinfónicAs que hemos estrenado este año con temas de Aretha Franklin, Nina Simone o Celia Cruz.

¿Qué solistas destacaría?

Los dos solistas que tenemos este año son fantásticos y la verdad es que lo podría decir de cada una de las diez ediciones que hemos hecho. Abraham Cupeiro es un músico único, con instrumentos que solo él es capaz de hacer sonar u otros que sabemos que son muy difíciles y el lo hace todo muy sencillo, pero es que además los fabrica. Un tipo excepcional que lo mismo está grabando la banda sonora de la serie Hierro que está grabando con el todopoderoso Hans Zimmer o tocando con una orquesta en Suiza. Javier Franco es uno de los barítonos españoles más internacionales, cantando ópera y zarzuela por los mejores teatros del mundo y trabajando con directores, orquestas y cantantes de primer nivel. Interpretó en este concierto dos de las arias más famosas para barítono, una de ópera y otra de zarzuela.

¿Cuál es la media de edad de los músicos?

Creo que estamos en un momento muy bueno porque los que empezamos hace más de 20 años ya estamos por los 40 y tenemos mucha más experiencia. Pero uno de los objetivos principales de la Orquesta Sinfónica de Las Palmas es apoyar a los jóvenes talentos canarios y servir de primeras experiencias profesionales por lo que la media, es cierto que ha subido en los últimos años, pero se mantiene alrededor de los 30.

¿Qué proyectos más inmediatos tiene la Orquesta Sinfónica de Las Palmas?

Pues tenemos la fortuna de realizar una gira por las islas dentro del Festival de Música de Canarias con el propio Abraham Cupeiro y la sección de cuerda de la OSLP. El espectáculo se llama Los Sonidos Olvidados y es un viaje en el tiempo. Es una búsqueda de las fuentes originales para fundirlas con lo contemporáneo y crear un discurso nuevo y sorprendente.

En este proyecto, se mezclan instrumentos de épocas pretéritas con una orquesta moderna, sacándolos del contexto para el que fueron concebidos.

Ya en marzo retomaremos el espectáculo SinfónicAs que haremos en Teatro Leal de La Laguna, Maspalomas y Espacio Miller en Las Palmas de G .C.

Compartir el artículo

stats