Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Letras
Juan Francisco Bosch Ingeniero aeronáutico y escritor

Juan Francisco Bosch: "La vida es corta porque no existe interés científico en prolongarla"

Juan Francisco Bosch

Juan Francisco Bosch acaba de publicar su segunda novela ‘Amores en do sostenido menor’ en la que relata cómo el miembro de una de las familias más adineradas de Madrid acaba en la ruina más absoluta en Gran Canaria. Bosch, que también es autor de otra obra de carácter más científica titulada ‘Inmortalidad’, incluye en este trabajo alusiones a elementos de la capital como su caos arquitectónico y urbanístico.

¿De qué trata su nueva novela Amores en do sostenido menor?

Trata sobre un amigo de cuando yo estudiaba ingeniería aeronáutica en Madrid que pertenecía a una familia muy rica de España. Su padre fue un político importante durante la República, representaba a la Democracia Cristiana , fue presidente del consejo de Ministros y llegó a ceder parte de su patrimonio a sus empleados. Este amigo conducía un Lambordini que en la época franquista era imposible de conseguir, y ahora vive completamente perdido, arruinado, con una pensión de 500 euros al mes, medio ciego, cojo y diabético, Mezclo la realidad con la ficción, pero es la triste historia de un individuo que lo tuvo todo y se quedó sin nada debido a su falta de sentido común.

¿Cómo llegó a cambiar tan radicalmente su situación?

Porque era un ricachón que solo jugaba al tenis y al golf. Se casó, tuvo una fortuna, se arruinó y de ahí la hecatombe. La gente rica no piensa mucho y cuando lo tienes todo resuelto te conviertes en un inútil. Mis padres tenían dinero, pero yo tenía que estudiar, buscarme un futuro. A él el futuro le importaba un pimiento.

En el libro también incluye referencias a Gran Canaria.

Expongo la teoría del urbanismo en Canarias desde el punto de vista de un arquitecto que dice que lo que han hecho en Gran Canaria es el caos y Las Palmas de Gran Canaria el disparate más grande de toda España. Me baso en mis conocimientos y en el de dos arquitectos como son mi hija, Elena Bosch, y un profesor amigo mío llamado Eugenio Rodríguez.

¿Cree que el Ayuntamiento no ha invertido lo suficiente en mejorar esos aspectos?

Que el Ayuntamiento de la capital acabe sus cuentas de 2021 con deuda cero y 50 millones y medio de superávit es una vergüenza. Un ayuntamiento no puede tener superávit en una ciudad, solo puede terminar el año con deudas y más si las carreteras y la seguridad social están en un estado penoso. Pero que haga alarde de que le sobra dinero es vergonzoso. Todos los ayuntamientos de España terminan con una deuda que luego financia el estado. Me pregunto cómo el grupo político actual, el cuatripartito, puede presumir de superávit si falta dinero para un montón de cosas.

«Es vergonzoso que el Ayuntamiento de Las Palmas acabe sus cuentas con déficit cero y superávit»

decoration

¿Por ejemplo?

En parques y zonas verdes. El barranco de Guiniguada podrían convertirlo en una zona verde con aparcamiento subterráneo que costara un euro al día y sirva de esparcimiento. Pero la actuación política es ponerte el tráfico difícil en vez de que puedas dejar el coche en un sitio cercano a la ciudad y luego usar el transporte público.

¿Y qué opina de la metroguagua y los carriles bici?

Dicen que es para hacer una ciudad más sostenible, pero un tren al sur, que está aprobado por el Ayuntamiento, resolvería la polución. Ahora ponen una metroguagua que la gente no necesita y tampoco ves a nadie en los carriles bici. El problemas son los políticos de este país. En los países escandinavos un político tiene el sueldo base y tiene que quedarse en apartamentos baratos. Pero aquí ganan el triple y van con chófer.

Su anterior novela, Inmortalidad, era de tipo más científica.

Es un ensayo hasta cierto punto porque empiezo a dar información científica y luego paso a la ficción. En base a informes reales, que yo pongo y explico, demuestro que la vida de las personas es demasiado corta porque no se ha puesto suficiente interés científico en prolongarla. Pongo citas de científicos que afirman que podríamos vivir más de 200 años con toda facilidad. Pero al capitalismo no le interesa una vida larga porque la distribución de riqueza sería mucho más complicada.

¿Y cuáles serían las claves para llegar a esa edad?

Es una cuestión de abordar ciertos problemas, un proceso médico para prevenir las enfermedades. Incluso se pueden hacer tratamientos fetales evitando que en el futuro se desarrollen los cánceres. En la novela creo un personaje de más de 200 años al que se le aparece un tipo al que le cuenta que acaba de cumplir 289 años.

Pero tampoco ayuda la precariedad de la sanidad actual.

Yo estoy vivo de milagro. Sufrí una neumonía hace cuatro meses, con una fiebre enorme, pero el neumólogo no me podía ver hasta un mes después de pedir la cita. Mi hija tuvo que sacarme del hospital y llevarme a una clínica privada donde el doctor me dice «pero si tiene una neumonía como un animal». Y me preguntaron, «¿esto no se lo han detectado?» Y les digo «estaba esperando la cita con el neumólogo». Un mes después me llegó la cita. En otra ocasión también tuve que salir de la seguridad social para curarme un tumor que tenía en el pierna y que cada vez iba a peor y que en la privada me dijeron que había que operarlo. Y eso que tenemos a un político que es médico, que es Román Rodríguez, pero que no hace nada. Porque el problema de la seguridad social es que no hay presupuesto.

¿Tiene previsto publicar una nueva obra en breve?

Tengo pendiente una autobiografía que tratará sobre lo que fue mi vida de estudiante, por lo que un 20 % transcurrirá en Madrid y un 80 % en Inglaterra donde me hice ingeniero aeronáutico. Me fui tras aprobar la parte de España, que era un desastre. Era la época de la dictadura, en la que no había industria y todos los ingenieros estudiaban con numerus clausus, por lo que en España te podías pegar diez años para terminarla.

Compartir el artículo

stats