Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Letras Sergio Aguiar Escritor

«González Sosa fue exigente y pulió su poesía en la madurez»

Sergio Aguiar.

El escritor Sergio Aguiar expone en su nuevo libro ‘Manuel González Sosa. El poeta secreto de Guía de Gran Canaria. Datos para una biografía’ la vida y obra de hondo lirismo del autor isleño que destacaba por su bondad y humildad, gran sentido del humor, cordialidad y carácter abierto.

El subtítulo de su libro califica a González Sosa de poeta secreto, pero el texto refleja a un creador de gran presencia cultural en sus islas y en la proyección exterior…

González Sosa durante, prácticamente toda su vida, fue un hombre que veló para que su obra fuera poco conocida. De hecho, muchas de sus obras eran ediciones particulares, que él mismo costeaba y no se vendían ni se conseguían en las librerías. Apostó por eso, pero es un poco contradictorio porque hizo una gran labor cultural a lo largo de toda su trayectoria, por lo que inevitablemente tenía que ser conocido, por ejemplo, a través de la revista o página especial que creó en el Diario de Las Palmas, Cartel, a partir del año 63, colaborando también mucho con LA PROVINCIA, que dio pie a poner en valor a muchos de los poetas de las Islas a partir de ese momento. Luchó por pasar de puntillas por toda esa actividad general que desarrolló, pero sus propios colegas poetas le decían que no entendían esa necesidad de pasar desapercibido, algo muy complicado, puesto que efectuaba todas esas iniciativas culturales.  

El libro aparece subtitulado como Datos para una biografía, pero son tantos y tan diversos que, en sí mismos, parecen agotar el material biográfico…

Hay muchísimos datos todavía pendientes. Sobre todo, he resaltado su relación con el municipio de Guía, con su ciudad natal, que denominaba la insigne aldea y de la que demostró, conocer muy bien su historia a lo largo de su vida, pero habría mucho que investigar como, por ejemplo, su correspondencia, que es un filón que habría que ver y en la que los críticos literarios especialistas en la materia podrían indagar. En realidad, hice Datos para una biografía porque, sobre todo, a través de la prensa editada en Gran Canaria, fui extrayendo datos de todas aquellas actividades donde él participaba, bien por propia iniciativa o porque le invitaban.

Sergio Aguiar, con un ejemplar de su libro 'Manuel González Sosa'.

¿Qué fuentes ha tenido que reunir para dar una imagen tan viva del poeta?

Entre las fuentes documentales, en primer lugar, su propio archivo y biblioteca que se conservan por donación de la familia a partir del año 2012 en el archivo de la Biblioteca Municipal de Guía. También tuve la suerte de conocerlo y, hasta 2001 conté con un contacto muy fluido. Especialmente le gustaba mucho saber y recordar temas de Guía. Como era de la vieja escuela y no se entendía muy bien con la informática me enviaba cartas manuscritas o a máquina de escribir. Me pedía cosas, yo le preguntaba y así durante diez años. Entonces me contaba muchos aspectos de su infancia o juventud en el municipio. Por supuesto, también he tenido la ayuda de su familia, especialmente de su hermano, Pedro González Sosa, que siempre atendió mis llamadas y cuestiones. Debo destacar, asimismo, al profesor Antonio Henríquez, quien nos ayudó para la exposición fotográfica, gracias al que se han conservado muchas imágenes de González Sosa a lo largo de su historia. En la parte ya más profesional, puesto que trabajó gran parte de su vida o finales de los años 40 hasta su jubilación en el Banco Bilbao Vizcaya Argentaria, en el archivo de la entidad también me ayudaron y, por supuesto, LA PROVINCIA, Diario de Las Palmas y otros periódicos de las Islas han sido fundamentales a través del programa Jable de la ULPGC, que están digitalizados y que se pueden consultar. Por eso he citado muchos de esos artículos que publicaba en Diario de Las Palmas y LA PROVINCIA, principalmente. 

Por lo que leo, su obra poética no es copiosa sino muy selecta y de una factura perfecta. ¿Cuántos poemarios dejó editados?

Fue un poeta muy exigente consigo mismo, que a lo largo de su vida fue revisando toda su poesía. No valoraba la de juventud porque no apostaba realmente por ella. Con la madurez la fue puliendo y publicando en ediciones no generales y para los amigos. La idea de querer pasar en secreto y no destacar le hizo publicar muchísima de su obra o, incluso, textos de crítica literaria con seudónimo. 

"Aglutinó y apostó por mucha gente; se echa de menos a esa figura que reúna a los poetas"

decoration

Quienes le conocieron hablan de una persona extremadamente sociable, cordial, sin vanidades y muy generoso con sus colegas…

Era una persona muy generosa, preocupada, que apostó por jóvenes poetas, por actividades culturales en Las Palmas, sobre todo, relacionadas con poetas canarios. Estudió a Tomás Morales, Alonso Quesada o Domingo Rivero. A lo largo de su vida, no solamente hizo crítica literaria sobre ellos, sino que también apoyó la creación de exposiciones y todo tipo de actividades relacionadas con dar a conocer a estos autores. Destacaría que, de manera silenciosa, como casi todo lo que hacía, apoyaba económicamente determinadas ediciones de poetas y de narrativa canaria. Manuel Padorno, otro gran escritor, decía que uno de los sonetos de González Sosa, muy desgarrador porque es la visión del nieto buscando a su abuelo, lo situaba dentro de los cinco o seis grandes poemas de la literatura canaria. 

En la filiación de los textos de González Sosa, o sobre él, LA PROVINCIA, Diario de Las Palmas y el Club Prensa Canaria son constantemente citados, como se ha mencionado. No es extraño, porque dirigió o escribió mucho para los suplementos culturales de esta casa, pero, ¿fue fácil o complicada para usted esa recopilación?

En las páginas de la ULPGC está todo digitalizado. Lo único difícil es después transcribir y seleccionar, porque es imposible poner todos los artículos. Por eso destaqué los relacionados con Guía y con Domingo Rivero que vivió toda su niñez y juventud también en el municipio. 

De Manolo González Sosa, dicen quienes fueron sus amigos que tenía un gran sentido del humor y reía abiertamente con facilidad. En suma, un carácter abierto que nunca tuvo enemigos.

Me reía mucho con él porque tenía el humor canario, socarrón, fino e irónico. Era un hombre que llegaba a la gente y muy servicial.  

Su relación con todos los escritores y artistas coetáneos de las Islas refleja una o dos generaciones con grandes nombres de creadores y allegados. En suma, una intensa vida cultural y un sentido de colectividad que ahora no se ve. ¿Faltan figuras como él?

De cara a lo que era su pueblo natal, sobre todo, publicó en varias ocasiones en la prensa artículos donde solicitaba al Ayuntamiento de Guía que tomara nota de esas actividades culturales que había en Las Palmas y que las llevara al municipio. Fue un hombre que aglutinó y apostó por mucha gente, mientras que actualmente ocurre todo lo contrario, hay muchos egos y se echa de menos a esa figura que reúna a los poetas, a los creadores. 

¿No sería justo dedicar ahora su nombre a una calle de Las Palmas, como acordó el Ayuntamiento capitalino hace bastantes años (siendo Isabel García Bolta concejal de Cultura) y nunca llegó a hacerse?

Sí, hay un acuerdo de una comisión de cultura del Ayuntamiento de Las Palmas que aprobó la denominación de una calle del municipio en base a su gran labor en la capital, pero nunca se llevó a cabo, pese a estar citados en la prensa local. No estaría de más puesto que se lo merece mucho. 

Compartir el artículo

stats