Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Teatro

Andrés Lima: «El neoliberalismo utiliza la violencia para sus negocios»

El director teatral, Premio Nacional de Teatro 2019, presentó ayer en el Cuyás sus piezas ‘Shock I’ y ‘Shock II’, que se representan hoy y mañana en el recinto

El director teatral Andrés Lima, ayer, en el Teatro Cuyás, durante la presentación de sus obras ‘Shock I’ y ‘Shock II’. | | EFE/ÁNGEL MEDINA

El director teatral Andrés Lima, confundador de la compañía Animalario y Premio Nacional de Teatro 2019, aterrizó ayer en Las Palmas de Gran Canaria para presentar dos platos fuertes de la temporada del Cuyás en este 2022: Shock I (El cóndor y el puma), que se representa hoy, y Shock II (La tormenta y la guerra), mañana, ambas a las 19.30 horas.

Ambos montajes han agotado todas las entradas en el recinto capitalino, que ha exhibido numerosos títulos memorables de Lima, como Antígona, Desde Berlín (Tributo a Lou Reed), Los Mácbez o Moby Dick, pero que, en esta ocasión, presenta una doble apuesta de «teatro-documento» que reflexiona sobre dos acontecimientos históricos a partir de la «doctrina del shock», acuñada por la periodista y activista canadiense Naomi Klein: el golpe de estado de Pinochet contra Allende en el Chile de los 70; y la revolución conservadora capitaneada por Margaret Thatcher y Ronald Reagan en los 80, que culmina en la guerra de Irak, «primer gran shock del siglo XXI», según los creadores.

En la dramaturgia, Lima ha contado con la colaboración de referentes escénicos como Albert Boronat, Juan Cavestany o Juan Mayorga para llevar a escena diálogos que fueron celosamente guardados en secreto durante décadas. Estos testimonios han salido a la luz a lo largo del tiempo mediante declaraciones de testigos o expedientes confidenciales de agencias de información desclasificados con el paso de los años, de modo que Shock I y II enfrentan al público «a verdades a menudo sabidas, pero casi siempre voluntariamente ignoradas», apuntó el director teatral.

En esta línea, Lima se refirió a realidades como que «el neoliberalismo utiliza la violencia para sus negocios». «La apisonadora del capital y del liberalismo, en definitiva, el dinero y el poder, se han impuesto», sigue, «pero se ampara en supuestas causas humanitarias», como en el caso de la guerra de Irak que, en realidad, buscaba «repartirse el botín del petróleo de aquel país, aunque se justificara acusando a su gobierno de terrorismo y abusos».

No obstante, ha aclarado que todas estas cuestiones se abordan en Shock, «no para hacer propaganda política de un partido o de una ideología, sino para denunciar la violación de los Derechos Humanos» que, legitimada con engañosos discursos de salvaguarda de nobles valores, han llegado a promover diferentes gobernantes o poderes económicos.

En consonancia con el bagaje teatral de Lima, Shock busca, en última instancia, mover al espectador a la reflexión, en este caso, sobre «el grado de implicación y de responsabilidad que tenemos cada uno de nosotros a la hora de perpetuar el sistema». Y es que, a juicio de Lima, «el teatro no ha de ser solo un arte que busque entretener, sino también remover conciencias, sin renunciar a inmiscuirse en la política». Pero las dos obras también cuidan el diseño del espacio escénico para preservar su carácter de espectáculo, jugando con el trabajo de los actores, el apoyo de pantallas, proyecciones y otros elementos técnicos que recreen mejor los escenarios de su trama, con un formato «casi de revista o de cabaré».

En cuanto al elenco de los dos montajes, Shock I cuenta con Antonio Durán ‘Morris’, Natalia Hernández, Esteban Meloni, María Morales, Paco Ochoa, Guillermo Toledo y Juan Vinuesa, a quienes se une Alba Flores en la obra del día siguiente.

Compartir el artículo

stats