Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Música
Música Carolina de Juan, Nina Cantante de Morgan

Nina, cantante de la banda Morgan: «’The River’ intenta hacer un equilibrio entre la oscuridad y la luz»

El grupo madrileño toca hoy sábado en el Auditorio Alfredo Kraus a las 20.30 horas dentro del cartel del SunBeat LPA 2022

La banda de música Morgan, de izq. a dcha. sus integrantes David Schulthess, Nina de Juan, Ekain Elorza y Paco López.

Nina está al otro lado del teléfono. Dice risueña que está feliz por volver en estos tiempos a la carretera. Necesita ver cómo se respira el tercer disco de Morgan entre los aplausos. A la espera del pulso, volverá hoy sábado al Auditorio Alfredo Kraus a las 20.30 horas. La calima contrasta con los tonos metálicos del folk y rock alternativo que traen al cartel del SunBeat LPA 2022 y resuenan en The River and The Stone. La madrileña está considerada una de las mejores voces de esta generación de intérpretes que experimentan con cada cuerda vocal las letras de su repertorio, ahora, vuelven a la isla. Una espera que ha valido la pena.

Más de 300 conciertos a sus espaldas en dos giras, ¿en esta reducen fechas por que ya priman la calma o es la Covid-19?

Había que ir con cautela en esta primera gira de presentación en teatros y auditorios, más con todas las restricciones habidas. Hemos dado los pasos que hemos podido con cautela, siempre pensando que en el futuro se podrá completar la gira. Pero, ahora, lo que nos da la vida es tocar, a pesar de enfrentar los conciertos con incertidumbre, ya que queremos llegar sanos a cada fin de semana. ¡Espero el escenario de Las Palmas con muchas ganas!, lo hemos disfrutado siempre y nos habéis acogido como si estuviéramos en casa. Estamos deseando ver cómo respiran las canciones. 

The River and The Stone es el título del tercer disco de Morgan, donde juegan con esa metáfora entre la energía y la quietud. ¿Cómo fue su elaboración?

Cuando acabamos la gira anterior hablamos de muchas cosas. Fueron un poquito más de seis meses conviviendo juntos, nos dio para pensar, conversar y hacer la música que nos apetecía en ese momento. La canción The River juega con esa metáfora que nos ayuda a poner nombre al proceso que habíamos vivido, intentando hacer un equilibrio entre la oscuridad y la luz, de estar a tope y luego no tanto. Inevitablemente, está impregnado de las cosas que hemos vivido en el último año. 

"Disfrutamos del camino sin ponernos objetivos grandiosos"

En una entrevista a El País dijo que había una canción que no soportabas. 

[Risas]. A día de hoy me he reconciliado con ella. Es una anécdota graciosa, no dejamos de tener cada uno a sus favoritos. 

Claro, pero la cantante suele tener el papel protagonista

De puertas para afuera lo puede parecer, un poco al estilo de front women, pero para nada, de puertas para adentro es todo muy horizontal. Los cuatro tenemos el mismo porcentaje de voz y voto, así que en ese sentido es todo muy democrático. 

Alejandro Ovejero ya no está, ¿cómo es no verlo al otro lado? ¿Afecta a la esencia del grupo?

Fue difícil al principio y ha sido un cambio drástico. Pero, al fin y al cabo, lo entendemos y nos quedamos con la alegría de lo que hemos vivido. Cuando nos comentó que quería dejar la banda, al montar los nuevos temas pensamos y llevamos en directo a Alejandro Climent con el bajo y Gabi Planas a la percusión, acústica y teclados. Tanto unos como otros estamos muy felices cada uno por su lado. En cuanto a la esencia, depende de cada banda. Nosotros la mantenemos y hemos decidido seguir, tienes que intentarlo. 

Este tercer disco viene a confirmar el éxito de la banda. ¿Cuál es el nivel de expectación?

Siempre hemos mantenido un nivel de casi cero. Nuestro objetivo no está en que se nos escuche muchísimo, sino atraer a la gente que le apetezca. Si sucede, bienvenido sea, pero seguimos disfrutando del camino sin ponernos objetivos grandiosos. Aparte, en sí, volver a tocar es un milagro. No podemos pedir más. 

"Mi vida es completamente distinta a como creí que iba a ser"

Air, North, The River and the stone, la atmósfera fría y melancólica del norte impregna el repertorio. ¿Para cuándo unas latitudes más al sur?

Están dentro, sin nombrarlas especialmente. Siempre he veraneado en el sur y suelo ir para componer, pero luego como banda empezamos en el norte, esa luz, esas nubes que están en las canciones de alguna forma, que ayudan, más que estar al sol con unas cañas y unos amigos. Llegará el momento más brillante, happy, eso espero, ¡por mi bien mental! No cerramos las puertas a nada. 

El grupo cumple este año una década desde que te convencieran para no tomar ese avión a Holanda. ¿Viene algo especial?

¡Pues no lo hemos pensado! Me estoy asentando todavía en el año nuevo porque, desde 2020, tengo un poco de lío en la cabeza. ¡Se lo voy a comentar a los chicos!, yo no había caído, tal vez ellos sí que tengan algo hablado. 

En estos diez años que ha crecido prácticamente con el grupo, ¿qué se lleva?

Mi vida es completamente distinta a como creí que iba a ser. He aprendido de todo. Ha sido una década que me ha cambiado la vida por completo. No lo sabría definir... No pensaba que fuera a experimentar todo esto en absoluto, no solo musicalmente -que es lo que más me llena el corazón-, sino de la gente buena que me rodea. También, como venimos del rollo de la autoedición, aprendes muchas cosas de logística, no tan agradables, pero también mola aprender cómo va el negocio por dentro. Me gusta andar este camino con los chicos. ¡Ha sido, y está siendo, una cosa muy loca que no me esperaba!

"Encuentren la forma de hacer las cosas a su manera"

Ahora mismo tienes 31 años, con una carrera musical y una «estabilidad». ¿Qué opinión tiene de las circunstancias a las que se enfrenta su generación?

Si nos comparas con nuestros padres, es difícil acceder a una independencia pronta. Creo que son las consecuencias de una crisis y una ineficiencia. Por ejemplo, la nueva regulación de los autónomos tampoco ayuda. Es un desastre. No puedo aportar nada que ya no se vea. 

¿Y a los que empiezan? 

Soy malísima. Muy mala consejera para mí misma. Que cuiden con cariño lo que hacen, crean en ello y no hagan nada que no quieran hacer y encuentren la forma de hacerla a su manera. Es de lo que más contenta estoy: considerarme (bastante) libre. Les diría eso. Da tranquilidad. 

Es muy modesta.

No es modestia, es la verdad. Si le pido más cosas al universo, me va a dar una galleta en la cara

Compartir el artículo

stats