Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Patrimonio

Un museo rupestre audiovisual

‘Huellas’ es el primer documental que se realiza sobre las manifestaciones rupestres en Canarias, del cineasta Tarek Ode, dirigido a toda la familia, con un fin didáctico

Presentación ayer de ‘Huellas’ con Tarek Ode (izq.), Juan Márquez y Nona Perera.

‘Huellas, Manifestaciones Rupestres de las Islas Canarias’ es el primer documental sobre esta temática, con imágenes inéditas de yacimientos arqueológicos con escritura o mensajes en piedra de la antigua población aborigen y también de grabados rupestres localizados en el Sáhara. La proyección de la filmación será hoy en el Teatro Guiniguada a las 20.00 horas y mañana en Tenerife, en La Granja, a las 17.30 y a las 20.00 horas. 

Huellas es el primer documental sobre las manifestaciones rupestres de Canarias, que se estrena hoy en el Teatro Guiniguada y mañana en La Granja de Tenerife. Contiene imágenes inéditas de yacimientos arqueológicos que conservan escritura o mensajes en piedra de la antigua población aborigen de las distintas islas del Archipiélago, desde la costa hasta altas cotas, y también de grabados rupestres localizados en el Sáhara. Además, el documental contiene las únicas grabaciones de las primeras pinturas rupestres localizadas en La Palma, en la Cueva Tiznada, entre otros hallazgos de interés como las recientes inscripciones líbico-bereberes aparecidas en Tenerife.

Según el cineasta creador del documental, Tarek Ode, no se había hecho nunca una filmación sobre las manifestaciones rupestres. «Mi labor ha sido dirigir dando forma visual y de contenido científico con los grandes arqueólogos que nos acompañan durante todo el documental, entre ellos Nona Perera, con la que hemos hecho ya muchos trabajos». Desde un principio el equipo se planteó que tenía que ser un reportaje didáctico en el sentido de que «tendríamos que saber qué es una manifestación rupestre, tipos de ejecución, cómo se realizan, las escrituras líbico-bereberes, las canarias traducidas en algunos casos». Todo el documental va guiado sobre el terreno por todos estos grandes arqueólogos «que nos dirigen y nos hacen darle forma». «Tenemos la suerte de poder, en el tiempo de rodaje, haber incluido descubrimientos como la Cueva Tiznada de La Palma, ya que fuimos el único equipo que entramos in situ para grabar». También está registrada la existencia de un mapa de La Palma grabado por lo antiguos benahoaritas.

Según el cineasta Ode, «no vamos a ver claramente un sitio y su ubicación espacial para proteger el entorno»

decoration

Ode apuntó, por otra parte, que «no vamos a ver coherentemente un sitio y su ubicación espacial, básicamente porque hemos decidido apostar por la protección del entorno y disimular un poco el lugar donde se encuentra, precisamente para evitar el vandalismo o la agresión o lo que fuera». Y añadió que se trata de una filmación divulgativa «para toda la familia, se tenga conocimiento sobre la arqueología o no, ya que está todo muy bien desarrollado y es fácil de entender». Las manifestaciones rupestres hay que «comprenderlas desde el corazón», y esa es la intención del documental, «acercar lo que no está en los museos a las personas, es decir que Huellas es como un museo audiovisual». En definitiva, el cineasta cree que se trata de una aportación de un gran valor cultural, didáctico y científico.

En este sentido, Nona Perera, directora general de Patrimonio Cultural, destacó que 22 personas ofrecen testimonio, dan a conocer lo que saben sobre esta manifestación rupestre y opinan. «Se trata de un variado grupo de profesionales en que no todos se dedican a los grabados, pero sí a consideraciones espaciales y territoriales, que son la clave porque un grabado es también importante por el sitio donde se ubica. No es lo mismo que se encuentre dentro de una cueva, en medio de un cementerio, como ocurre en Arteara o que se haya escrito en las orillas del mar, como sucede en El Hierro con mucha frecuencia». El documental se grabó con todo tipo de material técnico, pero, sobre todo, «la experiencia que podríamos recalcar es la del territorio, de recorrer, de estar con ellos en el campo, de poder ver y estar registrados los grandes solsticios y equinoccios que se producen». Agregó que «hay muchísimas imágenes aéreas que no se han visto nunca. Muchos yacimientos son cinco o diez centímetros de línea, de tamaño. Eso hay que integrarlo en el paisaje y buscar la mejor luz artificial e iluminar por la noche».

El director del documental destacó que estos hallazgos hay que «entenderlos desde el corazón»

decoration

Hay un recorrido de los expertos por el territorio de muchos años. «Evidentemente», indicó Perera, «parte de nuestra labor es el trabajo en arqueología, pero es importante señalar también esa otra vertiente. Contamos con los mejores medios técnicos, desde los mejores drones, cámaras 4K y las mejores lentes, pero al final lo fundamental es el rigor científico, saber lo que tenemos que grabar y después integrarlo en el territorio, en el documental, darle un orden y una coherencia». Con la filmación se pretende «ver el patrimonio a nivel estético, entenderlo desde el corazón, traer lo que no está en los museos a la persona en su casa, a la que, incluso, por problemas físicos o cualquier otro no pueda llegar hasta el yacimiento. Creo que esa es una parte enriquecedora y un pequeño museo que también podemos tener».  

Compartir el artículo

stats