Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Música

El jazz inspirador de Gabriela Suárez

La cantante es un sello indiscutible de Fábrica La Isleta, cuya voz ha grabado 'Moonlight in Vermont' y fue premio a Artista Revelación en los Premios Canarios de la Música 2021

La cantante canaria Gabriela Suárez.

Gabriela Suárez no intuía, ni por asomo, lo que ocurriría con su fulgurante y progresiva carrera musical. El piano y el canto lírico fueron sus formas de entretenerse y expresarse con tan solo ocho años y, entonces, subió un vídeo a su Facebook. En medio de las millones de publicaciones que hay cada día en la red social, su madre decidió mostrar el talento de la niña cantando Hallelujah, con tan buena suerte que una amiga de la familia le recomendó que acudiera a las jam sessions que eran sello de Fábrica La Isleta cuando aún estaba en el litoral capitalino: "Me subí al escenario y, de ahí, empecé a ir semanalmente a recibir clases".

Ahora, la joven de 17 años se enfrenta al segundo curso de Bachillerato. Un reto para cualquier estudiante que, además, compagina con sus estudios musicales y que, en los años anteriores, ha alternado con giras, conciertos y hasta la grabación de su primer disco en Nueva York: Moonlight in Vermont (2019). "¡No me lo creía! Pero lo que sí tengo de seguro son tablas", dice, "he tenido la oportunidad de tocar con músicos mayores que yo, aprender, viajar, grabar, ¡ir de gira por Polonia", menciona.

Rodeada de maestros como José Alberto Medina al piano, Tanausú Santana al contrabajo y David Xirgu a la batería, ha desempeñado su carrera con agitación y con la ilusión de quien lleva el jazz en las venas con la colaboración también de Perico Sambeat o Andrea Motis. Sus referentes son variados y "casi todos están muertos", pero la música los hace inmortales. Billie Holiday, Ella Fitzgerald o Sara Vaughan son los sonidos que más se le acercan a su timbre.

El parón de la Covid-19 y los estudios le han hecho centrarse en ella misma. Una necesidad en este tiempo de cambio donde ha de decidir su futuro. Por ahora, la música está entre las ecuaciones profesionales, aunque nunca se sabe. "Nunca he suspendido nada, pero ha sido difíciles, además de tener que explicarles a los profesores mi faceta musical y a veces que no lo entendieran".

"Aquí falta una esfera cultural con juventud metida en la música, en conciertos", reflexiona. "Últimamente, veo un poco más, pero siempre son adultos, al contrario de lo que sucede, por ejemplo, en Cataluña, donde hay un montón de big bands de jóvenes". Este reclamo entronca con el espíritu de la asociación que la apoyó desde un primer momento y con la que consiguió el premio a Artista Revelación en los Premios Canarios de la Música 2021. Mientras estudia para la EBAU, compone al piano, tal vez pronto, con más tiempo, dará alguna sorpresa más.

Compartir el artículo

stats