El montaje canario ‘Moria’ sube el telón en el Teatro Fernán Gómez de Madrid

La puesta en escena de Unahoramenos que reconstruye la realidad lacerante del mayor campo de refugiados de Europa debuta en el panorama nacional

De izq., a dcha., Mario Vega, Nicolás Castellano, Carolina Darias, Laila Ripoll, Yolanda Mayo y Lola Padrón, anoche.

De izq., a dcha., Mario Vega, Nicolás Castellano, Carolina Darias, Laila Ripoll, Yolanda Mayo y Lola Padrón, anoche. / DAVID CASTRO

Nora Navarro

Nora Navarro

Moria, el montaje escénico que reconstruye el peor rostro de Europa bajo el nombre del carcelario campo de refugiados de Lesbos, que confinó y mutiló las vidas de millares de seres humanos migrantes hasta su destrucción en 2020, vivió su puesta de largo anoche en el Teatro Fernán Gómez- Centro Cultural de la Villa, en Madrid. 

Este ejercicio de teatro de compromiso de la compañía grancanaria Unahoramenos, dirigida por Mario Vega, volvió a desplegar la puesta en escena envolvente e inmersiva de Moria en el interior de una jaima, que recrea la realidad de la asfixia, el hacinamiento y el espanto de las denominadas «islas-jaula» en la piel de dos mujeres refugiadas, la afgana Zohra Amiryar y la iraquí Douaa Alhavatem, que interpretan con su magistralidad habitual las actrices canarias Marta Viera y Ruth Sánchez. 

Su debut nacional contó con una nutrida asistencia de autoridades y representantes del mundo político, cultural y social, entre los que encontraban la ministra de Sanidad, Carolina Darias; la Directora de Gabinete de Moncloa Sonia Sánchez; el Director General de Migraciones, Santiago Yergas; la Delegada del Gobierno de Canarias, Lola Padrón; la Directora General de Industrias culturales, Adriana Moscoso; así como los directores teatrales Laila Ripoll y Sergio Peris-Mencheta; el músico Coque Malla, la periodista Susanna Griso o el director ejecutivo de Unicef, Chema Vera.

Por supuesto, también acudieron el propio Vega y el periodista Nicolás Castellano, especializado en fenómenos migratorios, quienes pergeñaron los textos de Moria después de viajar en enero de 2020 al por entonces mayor campo de refugiados de Europa, antes de que lo arrasara un incendio voraz el pasado septiembre. Les acompañaba Valentín Rodríguez, productor de Unahoramenos; y Anna Surinyach, periodista de la revista 5W y responsable audiovisual de Moria, que documentaron en equipo cientos de historias de mujeres refugiadas y sus familias para poder darles voz en el teatro.

Su objetivo estriba en situar en el centro del debate la violación sistemática de los derechos humanos que sufren a diario las personas migrantes en las mismas fronteras de Europa, así como recordar y subrayar su derecho inalienable de asistencia jurídica y el de la libre circulación de las personas. Y es también una invitación a caminar en los zapatos de quienes aspiran a los mismos sueños y derechos de una vida digna, porque siempre es más lo que nos une que lo que nos separa.

Después de subir el telón en una doble función anoche, Moria se representará en dos pases diarios, de martes a sábado, hasta el próximo 14 de mayo, con un programa paralelo de encuentros con el público, una mesa redonda en torno a las «islas-jaula» y una actividad pedagógica con el equipo. 

Moria, que ha sido preseleccionada en la categoría de Mejor Labor de Producción en la próxima edición de los Premios Max de las Artes Escénicas, además de recibir un Premio Réplica a Mejor Diseño de Espacio Escénico para Mario Vega, vivió su estreno mundial en la Sala Insular de Teatro de Las Palmas de Gran Canaria en febrero de 2021. Entonces se abría camino una oleada de intolerancia xenófoba mientras se vulneraban una y otra vez los derechos de cientos de migrantes en la costa de Arguineguín. Y Moria puso en pie los teatros como un puerto de esperanza, más necesario que nunca en estos tiempos de guerra donde la solidaridad y la cultura son las mejores armas para contrarrestar los discursos del odio.

Suscríbete para seguir leyendo