Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

21º Festival Internacional de Las Palmas

Gaspar Noé: "La película 'Vortex' cuenta una historia de una doble soledad"

El director y guionista argentino estrena su séptima cinta en la sección Panorama

El director y guionista de origen argentino y afincado en Francia, Gaspar Noé, antes de la rueda de prensa realizada este sábado en la capital grancanaria.

El director y guionista argentino afincado en Francia, Gaspar Noé pone en escena con Vortex, su séptima película estrenada ayer en la sección Panorama del Festival Internacional de Cine de Las Palmas de Gran Canaria, un drama sobre la vejez, la demencia y la inevitable decadencia vital protagonizada por el prestigioso director Dario Argento, Françoise Lebrun y Alex Lutz. «La pantalla está divida en dos porque tiene más sentido al contar una historia de una doble soledad. Quise contar algo frecuente en la vida y que pocas veces ha sido ilustrado en la pantalla grande», explicó ayer el director antes del primer pase de la cinta que podrá volver a ver el próximo 1 de mayo a las 18.30 horas en Cinesa El Muelle, epicentro del certamen.

Es la tercera vez que el creador usa la técnica de dividir la pantalla tras los cortometrajes Luz eterna y Summer 21, un encargo de la casa de moda Yves Saint Laurent. 

Drama sin paliativos

Vortex relata cómo un hombre mayor, crítico de cine y concentrado en la escritura de un libro sobre el séptimo arte y los sueños, cuida de su esposa, que padece demencia senil. Un drama contundente y sin paliativos en el que también Noé se reflexiona sobre el cine, los sueños perdidos y sus sentidos. Emotiva y acogedora, uno de los puntos fuertes de este largometraje es el cambio en el estilo narrativo del director, conocido por la crudeza y violencia de sus cintas anteriores, que además incluye un giro estético. 

«Para algunos está es mi cinta más violenta por la crudeza de lo que trata, no por las imágenes violentas que no hay. Intento traer siempre algo nuevo, una mirada nueva. Esta película está inspirada no por el cine si no por la propia realidad», apuntó.

El largometraje se desarrolló a partir de un guion de tan solo 10 folios por lo que la improvisación es parte fundamental y uno de los ejes narrativos. «Visité a Darío en Roma y con el apoyo de su hija lo convencí de que aceptara la película. Le gustó la idea y cuando le dije que no le iba a dar ningún texto escrito y que iba a improvisar todos sus diálogos se sintió más cómodo y aceptó», narró.

Gran parte de esos diez folios de guion recoge el texto del hijo de la pareja protagonista que encarna el actor Álex Lutz. «El guion es tan liviano que no quise decir las profesiones de los personajes. Cuando Darío me dio el sí entre los dos decidimos y elegimos que fuese un crítico de cine. Él es el que mandaba en el rodaje, es el maestro del cine», apuntó entre risas.

En el confinamiento

Todo el proceso de este séptimo largometraje, que fue seleccionado por Cannes y Mar del Plata y que se hizo con el premio a la mejor película de Zabaltegi, el apartado más arriesgado del festival donostiarra, se desarrolló de forma rápida entre enero y marzo de 2020. Rodada en pleno confinamiento durante 25 días, contó con un simple decorado donde se desarrolla toda la acción. 

«Encontramos un edificio vacío donde parecía que uno de los pisos estaba bueno para montar un decorado. Fue uno de los restos del rodaje. El techo del decorado era bajo, grabábamos con dos cámaras por lo que éramos unas siete personas en un pequeño departamento y con mascarillas. Fue algo asfixiante. Cuando acabó sentí como si hubiera salido de un submarino, me faltaba oxígeno», dijo.

Compartir el artículo

stats