Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Arte

Exposición 'Efímeros', dos visiones sobre la incertidumbre

La pintoras Marta de la Guardia y Esther Vega Castro exhiben en la galería de arte de la Escuela Luján Pérez la muestra sobre la brevedad de la propia existencia

Una de las obras de Esther Vega Lp / DLP

Dos visiones sobre la brevedad de la vida y la incertidumbre. Ese es el objetivo de la exposición Efímeros que Marta de la Guardia y Esther Vega Castro muestran en la galería de arte de la Escuela Lujan Pérez desde ayer y hasta el 4 de junio y que se puede visitar de lunes a viernes de 18.00 a 20.00 horas.

«Lo efímero parte de la premisa de la condición del ser humano», asegura Esther Vega Castro desde el principio. «Lo reflejé así porque me pareció lo más conveniente, tiene que ver con la vida misma a partir de la pandemia que ha hecho más evidente de que estamos aquí, pero de repente podemos desaparecer», añade. «A veces pensamos que somos inmortales, pero lo efímero tiene que ver con lo fugaz y el miedo a la muerte sobre todo nuestra cultura, porque otras lo enfocan de una manera más natural». La pintora grancanaria aporta siete cuadros de diferentes rostros que tienen en común que «reflejan una imperfección, una rotura, algo que va a desaparecer. Como que está evolucionando». Así, uno de sus cuadros, Cronos, «tiene que ver con el tiempo que se aprecia y va a desembocar en un fin». Vega, que empezó pintando de niña en la Escuela Luján Pérez, señala que «en esta ocasión soy bastante expresionista, aunque maneja diferentes lenguajes porque «con los años una va investigando acerca de los materiales y los conceptos», y señala sentir debilidad por las obras de pintores como Millares, Antonio Padrón y Anselm Kiefer.

Marta de la Guardia, por otro lado, aporta once cuadros y una careta en cartón reciclado. «Fue Esther la que sugirió lo de efímero del ser humano», reconoce y ella lo refleja con cuadros en los que aparecen una anciana con los ojos llorozos, una escena de una piedad o con el cuadro La caja de Pandora en el que aparece una chica encerrada en el propio rostro «como con los dolores del alma». como encerrada en el lienzo, me solté más allí, a veces te bloqueas y ahí no escuché al cerebros.

La pintora admite que «en realidad soy diseñadora gráfica y hacía quince años que no cogía un pincel, pero lo he vuelto a coger y reencontrarme». También sostiene que «es complicado definirme, porque hago lo que me sale de la boca del estómago», pero afirma sentirse cercana al expresionismo sobre todo, pero también al impresionismo ya que, en su caso «el hecho de crear es una necesidad como respirar y ahora puedo hacerlo». Sobre los autores que más le han marcado, De la Gaurdia afirma que «desde chica me han gustado los impresionista como Renaur o Monet», pero también la obra de Egon Schiller, Picasso, Goya u Odilon Redon».

Compartir el artículo

stats