Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Arte

'Chaekgado', de Lim Soo Sik, el laberinto de las estanterías

El fotógrafo surcoreano exhibe en la galería Saro León once partes de estanterías de amigos del artista

Lim Soo Sik, ayer, en la galería Saro León, con algunas de las once obras que componen la exposición. JOSÉ CARLOS GUERRA

A primera vista parecen fotos de estanterías sin más. Pero a medida que el visitante acerca su vista a cualquiera de los once lienzos que integran esta exposición se dará cuenta de la compleja técnica que hay detrás de este arte tan singular como interesante realizado sobre en el papel más duro del planeta: el papel haitji. Es la muestra Chaekgado, del autor surcoreano Lim Soo Sik, uno de los fotógrafos más relevantes de Seúl, que actualmente se exhibe en la Galería Saron León hasta el 30 de junio.

Pero Chaekgado es también el nombre de una temática de la tradición pictórica coreana que surgió en siglo XVIII, durante la dinastía Choseon, que perseguía un estudio de la vida ideal y en la que se plasmaban bodegones relacionados con el ocio de los señores incluido el material en libros cuadrados como perspectiva opuesta.

Y si, a primera vista, las rayas que atraviesan cada uno de los lienzos podrían parecer como cicatrices de la propia obra, realmente al fijar nuevamente la vista, el espectador comprobará que son el resultado de una técnica casi quirúrgica del autor a la hora de lograr coserlos de forma minuciosa.

Sin embargo, la utilización de este papel es tan práctico y resistente que los legajos más antiguos del mundo se conservan en Corea. Pero Soo Sik trae el género al momento actual adaptándolo a las nuevas tecnologías, combinando la fotografía digital con un elemento tan tradicional como este tipo de tejido fibroso de 600 años antes de Cristo, que surge de un árbol muy parecido a la Morera y que sólo se da en Corea. Soo Sik realiza un complejo trabajo artesanal ya que el artista primero saca las fotos de la estantería, luego la divide por partes digitalmente, la trata individualmente con una fórmula secreta para que pueda imprimirse sobre el hatji sin que se rompa, a continuación la modifica a su antojo, realiza la impresión sobre el papel artesanal, cose a mano y concluye uniéndolo como un puzzle y recomponiendo cada fragmento de forma natural.

12

Exposición de Lim Soo Sik José Carlos Guerra / Carlos Novella

"Destaco sobre todo el encuentro entre el retratado conmigo mismo"

Las estanterías que aparecen en la muestra de la Galería Saron León pertenecen, entre otros, a varios artistas entre los que se encuentra el escultor grancanario Manolo González, la arquitecta también grancanaria Cristina Maya, un historiador de música tradicional, un crítico de arte, una librería de Tokyo antigua, otra librería de China y a un traductor de películas. Lim Soo Sik (Pusan,1974) proviene del sur del país, de una familia pobre que tenía limitado su conocimientos, por lo que a partir de ahí, desde muy joven, el artista decidió conocer a las personas a través de los libros, por lo que cada una de estas estanterías es un retrato de alguien en particular, como ver a la persona a través de sus lecturas ya sean de arte, filosofía, política o novelas eróticas. «En realidad trato temas clásicos como los bodegones de las librerías del siglo XVIII que trabajo con una concepción más contemporánea», señala el propio Soo Kik. «Para mí esta obras son piezas únicas y vivas de las personas más afines a mí, pero que al tratarlas pueden estropearse, siendo aún más complicado lograr la unidad entre las imágenes». Pero «yo destaco sobre todo el encuentro entre el retratado conmigo mismo, una parte más sensible y que no es tan evidente».

El artista subraya que «el proceso consiste primero en fotografiar las estanterías, dividirlas en imágenes digitales que modifico según la propuesta estética que busco, y estos fragmentos los imprimo sobre el papel, recomponiendo la imagen y cosiendo cada una de las partes de forma totalmente artesanal, haciendo que cada obra sea una pieza única e irrepetible». De este modo, «las fotografías las imprimo por separado y las uno con hilo como las tapas de un libro», añade. «Para mí todo esto es una manera de acercarme más a la gente y conocerla», por eso ha incluido las estanterías de dos de sus mejores amigos de Canarias,  ya que el artista ha viajado a las Islas en otras tres ocasiones ya que la galería Saro León lleva investigando en Asia desde hace más de 20 años con todo tipo de artistas.

Lim Soo Sik por el mundo

La obra del artista surcoreano Lim Soo Sik siempre ha estado ligada a los libros y a la memoria de sus lecturas. Sus piezas trabajadas de una forma muy particular ofrecen un retrato sobre diferentes personajes a través de sus librerías. Son obras serenas, refinadas, quizá hasta entrañables, de colorido apacible que, no obstante, encierran y sugieren en los vericuetos de los mismos libros posibles nuevos reconocimientos de cada una de las personas que las contemple. Lim Soo Sik obtuvo su licenciatura y maestría en fotografía por la Universidad Jungangen Seúl. Desde 2007 Lim ha exhibió sus obras en galerías de Corea, EE. UU., España, China y otros países. Sus obras forman parte de las colecciones permanentes del Museo Nacional de Arte Moderno, el E-Land Space en Seúl, y el Museo Reiner Kunze en Alemania.

Cada obra le lleva, según el tamaño, «en torno a una o dos semanas de trabajo» y mucha gente piensa que son pinturas por cómo ha sido impresas, tratadas y transformadas. El artista deconstruye y reconstruye la imagen. Y si desea tratar solo la perspectiva, puede resolver el problema sacando fotos parciales y uniéndolas con la tecnología digital. Sin embargo, Soom Kik elige coser piezas de fotos representando el Chaekgado como si fuera un juego de puzzles. El trabajo de Lim Soo Sik es valorado como único en el mundo y es un producto casi se diría que coyuntural en un país que, geográficamente está entre tres gigantes como Rusia, China o Japón, pero que es la primera potencia en alta tecnología y tiene el sistema educativo más exigente del mundo. Exotismo en pleno capitalismo.

Compartir el artículo

stats