Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Manga contra el mundo

Obras que demuestran que hay que apostar por el manga, fenómeno del cómic japonés y una de las tradiciones más creativas del noveno arte

Portada de aportaciones al cómic manga.

Aunque el manga está convirtiéndose en un fenómeno sin parangón entre la sociedad, sobre todo entre el público más joven, siguen existiendo prejuicios y resistencias incluso entre los lectores habituales de cómic. El manga está viviendo, paradójicamente, un proceso similar al que ha sufrido durante décadas el cómic: acusaciones de infantilismo, una consideración peyorativa como simple entretenimiento sin profundidad… Errores que impiden disfrutar de una de las tradiciones creativas del noveno arte más ricas y fecundas, animada por una potente industria que, cierto es, puede caer en no pocos excesos, pero que deja por el camino un interminable reguero de propuestas sugerentes y grandes obras maestras. Anímense a romper la reticencia a «leer al revés» y prueben con tres potentes obras que han llegado a las estanterías de las librerías recientemente desde el país del Sol Naciente.

Portada de aportaciones al cómic manga.

Portada de aportaciones al cómic manga.

Comencemos por un clásico indiscutible: Osamu Tezuka. El sobrenombre de Dios del Manga no es una exageración: el autor japonés estableció una forma de entender el cómic desde la revisión de la historieta americana que influenció de forma decisiva a todas las generaciones posteriores. Su fuerza narrativa en series juveniles tan famosas como Astroboy se prolongó en los años 70 hacia un cómic adulto donde Tezuka demostró ser un agudo testigo de la realidad social. La editorial PlanetaComic reedita lujosamente uno de sus grandes clásicos, El libro de los insectos humanos (traducción de Marc Bernabé), publicada originalmente en 1970. Una crítica despiadada a una sociedad que se ha construido desde la ley de la jungla, en una competencia que no tiene piedad ante nadie. La historia de Toshiko Tomura es la de la adaptación extrema para sobrevivir, una joven que se aprovecha de los otros antes de que estos se aprovechen de ella, construyendo un relato donde todos los personajes exhiben las miserias del ser humano y los pocos resquicios de bondad se recluyen a un destino trágico. Tezuka no juzga los actos de su protagonista: muestra una realidad desoladora donde el fuerte se come al frágil, donde no hay misericordia ni compasión, solo supervivencia.

Sin duda, la influencia de Tezuka es decisiva en Joe del Mañana, de Asao Takamori y Tetsuya Chiba (traducción de Marc Bernabé), una de las obras más populares del manga que publica por fin en castellano Arechi Manga. La historia de rebeldía del joven Joe Yabuki, que busca salir de los suburbios de Tokyo a través del boxeo, es la excusa para hacer un retrato demoledor de la realidad de una sociedad destrozada tras la guerra, de barrios controlados por mafias que exprimen todavía más una miseria que impregna el día a día. Joe se convirtió en un paradigma de la rebelión ante el sistema, usado como referente incluso por el Ejército Rojo Japonés, que secuestró un avión en 1970 al grito de «¡Somos Ashita no Joe!». Un clásico indiscutible que arrastra en la lectura con su extraordinaria fuerza narrativa.

Portada de aportaciones al cómic manga.

Portada de aportaciones al cómic manga.

Y como tercer ejemplo, una obra moderna: El incidente Darwin, de Shun Umezawa (traducción de Jesús Espí), con el que se estrena el sello Distrito Manga en nuestro país. El autor de obras tan destacables como Bajo un cielo como unos pantis o Utopías, parte de un relato con obvias referencias a las renovadas versiones cinematográficas de El planeta de los simios, pero que deriva rápidamente hacia sus temas recurrentes: el desencanto y el pesimismo ante un mundo que ha decidido olvidarse de los demás, en clara coincidencia con las obras de Tezuka o Takamori y Chiba. La historia del primer híbrido entre humano y chimpancé es un excelente punto de partida para ahondar en las incoherencias de una sociedad que no tolera la diferencia, explorando una otredad que inquieta y es temida. Con cuestiones sobre sostenibilidad y medio ambiente de fondo, la nueva obra de Umezawa promete una profunda reflexión sobre nuestro presente.

Compartir el artículo

stats