El Centro Atlántico de Arte Moderno (CAAM), en Las Palmas de Gran Canaria, se suma a la nómina de museos y centros de arte que conforman la Red de Museos por la Igualdad, un proyecto a escala nacional creado por la asociación Mujeres en las Artes Visuales (MAV) con el objetivo de evaluar y reflexionar sobre las prácticas museísticas y transitar el camino de la igualdad, equidad y diversidad. Un total de 38 instituciones museísticas de toda España, entre las que desfilan el Museo Reina Sofía, Thyssen Bornemisza, Artium, MACA, IVAM, Es Baluard Museu, MACBA, Centre del Carme, Museo Nacional de Antropología, Museo Nacional de Artes Decorativas, Museo Internacional de Electrografía, Museo Nacional de Escultura, Museo de Arte Contemporáneo Vicente Aguilera Cerni o Museo C.A.V La Neomudéjar, se incorporan a esta ambiciosa red nacida con vocación de hacerse eco de las necesidades de una sociedad cambiante, que demanda mecanismos de representación y participación, y se comprometieron a avanzar en una aplicación transversal de la igualdad en sus museos.

El conjunto de estos espacios tomó parte en una reunión online el pasado fin de semana para la constitución de esta red nacional, que se erigió en "una celebración en la que museos muy diferentes, tanto por la naturaleza de sus colecciones como por su tamaño, tipología y territorios, unidos por un interés común, crean un espacio en comunidad para que se compartan experiencias, se debatan prácticas y se aprenda conjuntamente". En esta reunión se sentaron las bases de una organización horizontal para compartir de forma solidaria experiencias, saberes, dificultades y facilidades, en base al trabajo conjunto: una alianza dinamizadora de conocimientos y creadora de oportunidades e innovaciones.

Reunión online para la creación de la Red de Museos por la Igualdad.

"La Red de Museos por la Igualdad aspira a ser el elemento de conexión de los museos dispuestos a tomar medidas y aplicar la perspectiva de género para mapear, definir y dinamitar las brechas de desigualdad y exclusión que los atraviesan, así como a recuperar del olvido a aquellas artistas que son presa de la amnesia colectiva y patriarcal", explica Maribel Domènech, presidenta de MAV, en un comunicado. Este proyecto participativo se gestó a raíz de la puesta en marcha de la Herramienta MAV para la Igualdad en museos y centros de arte. El uso y cumplimentación de este formulario contribuye a que las instituciones de arte españolas sean más paritarias y cada vez más comprometidas con la Ley de Igualdad que este autodiagnóstico promueve en beneficio de una sociedad más igualitaria, diversa y justa. La Herramienta MAV para la Igualdad apoya y acompaña a los museos y centros de arte en su proceso de análisis y reflexión sobre en qué medida cumplen la Ley de Igualdad aprobada en 2007, valorando si sus líneas de trabajo tienen en cuenta la perspectiva de género. En este sentido, permite cuantificar en qué medida se cumplen los parámetros que llevan a entender cómo los museos y centros de arte pueden ser espacios que cuidan la igualdad y el respeto a la diversidad, toda vez que sirve para desvelar si las narrativas y conocimientos que se transmiten desde las instituciones museísticas, así como sus acciones se corresponden a los intereses de una sociedad democrática.

Por su parte, Orlando Britto, director del CAAM, ha manifestado que "para mí la herramienta ha sido esencial, absolutamente reveladora. Hay cuestiones que nunca te planteas y que realmente te las pone en evidencia. De hecho, tengo pendiente sentarme con las compañeras que me ayudaron elaborarlo para poner en marcha una política de implementación, rectificación y de intentar mejorar".

De izquierda a derecha, Orlando Britto, director del CAAM, y Sofía Rodríguez Bernis, directora del Museo Nacional de Artes Decorativas en Madrid.

Cabe destacar que 42 instituciones museísticas ya han iniciado la implementación de la Herramienta MAV para la Igualdad. Estas cifras, por un lado, traslucen que existe un interés por conocer, analizar y reparar una situación en desequilibrio; y, por otro, evidencian que queda todavía mucho trabajo por delante, un camino que recorreremos entre todas y todos para hacer realidad un contexto artístico en igualdad.