Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Intérprete de 'Gaslit'

Jordi Caballero, el actor catalán que sueña con dejar Hollywood

El intérprete y bailarín participó en la serie ‘Sexo en Nueva York’ y enseñó a bailar flamenco y tango a Madonna

El actor catalán Jordi Caballero.

Hubo un tiempo que los actores de nuestro país soñaban con triunfar en Hollywood. La llamada meca del cine era el gran objetivo para muchos y Jordi Caballero, un catalán que viajó a Estados Unidos en 1987 persiguiendo su sueño, ahora, 35 años después, cuando cada vez hay más globalización y se puede trabajar en el mundo desde tu propio país, quiere volver. 

“Llevo toda una vida fuera. De jovencito fui a la universidad Tisch School of the Arts porque era un enamorado de los musicales. Era la época de ‘Fama’ y era fascinante”. Así explica su sueño americano. “Durante mi infancia no había mucha televisión y todas las películas eran americanas”, prosigue. “No había móviles ni internet e irse a Nueva York era como ir a otro planeta”, rememora desde su casa en Los Ángeles vía Zoom. 

Una vez allí lo que se encontró fue un mundo apasionante. “Era todo muy especial. En aquella época lo que te creías te lo creías mucho, porque no había manera de comparar. Iba por la Quinta Avenida y veía una hipérbole. Y esa inocencia es lo que realmente fomentó mi carrera y me permitió hacer las cosas que yo hice. Si supiera todo lo que sé ahora, no sé si lo habría hecho”, reflexiona. 

Y aunque los inicios de un actor en EEUU suelen pasar por servir mesas en un restaurante, él no tuvo que hacerlo, ya que sus cualidades como bailarín le permitieron ganarse la vida dando clases, tarea que compaginó con seguir formándose como actor en la reputada escuela de Stella Adler, la de Robert de Niro. “Cuando me licencié, ya estaba embalado. Es una ciudad para estar cuando eres joven, porque te da mucha energía”, asegura. 

Cuando entró en Sexo en Nueva York’ para hacer de un millonario veneciano, el interés amoroso del personaje de Sarah Jessica Parker, ya vio sus primeros frutos. Al recordarlo, aún recita en italiano una de las frases de su papel. Porque esa nacionalidad, la de italiano, junto a la de latino (ahora hace de cubano implicado en el Watergatge en la película ‘Gaslit’, con Julia Roberts), es en la que más se le ha encasillado en Hollywood.

“El acento limita. Aunque hoy en día todo se ha abierto y todo es un poco más internacional con las plataformas. Pero el acento y tu aspecto físico dictaba mucho el tipo de papel que te daban. Está cambiando, porque los latinos están más incorporados a los elencos sin hacer un papel de latino, pero aún así influye", insiste. Y aunque no ha hecho la carrera de Antonio Banderas, Javier Bardem y Penélope Cruz, ha participado en un montón de proyectos, como 'Piratas del Caribe: La maldición de la perla negra', 'Scrubs', 'CSI: Miami', 'Nip/Tuck', 'The Shield', 'The Unit', 'Grimm' y 'Justified'', entre otros.

Y ahora echa la vista atrás. “En la vida es más cómo crees que te va, que como te va. Para mí me iba fabulosamente. Hacía anuncios, campañas… Hice un reportaje fotográfico con una supermodelo… ”, cuenta. El baile ha sido una constante en su carrera. De hecho fue él quien enseñó a bailar flamenco y tango a la propia Madonna. “Tiene mucho talento como bailarina”, asegura. También reconoce que dominar varios idiomas le sirvió. Y asegura ser muy bueno hablando un idioma con acento de otro. “Hablo inglés, francés castellano, catalán y estoy estudiando euskera, la lengua de mi abuela”, relata. Y entona en voz alta un nuevo sueño: “Me encantaría trabajar en catalán. Y en euskera”. 

Si se le pregunta quién le ha impresionado de todos los artistas que ha conocido en estas tres décadas, que han sido muchos, sorprendentemente responde Camila Cabello, con quien ha trabajado en el videoclip 'Don't go yet' haciendo de su padre. Pronto se entiende. “Lo que me gustó de ella es que tenía un tráiler con toda la familia. Hasta sus primas. Cuando tú te creabas tu triunfo, escapabas de tu vida para crear otra. Pero hay una generación que encuentra ese equilibrio y no tiene que dejar todo para crear su propia vida”, dice admirado.

La culpa del despertar de su sueño lo tiene en parte el confinamiento. Porque le dio tiempo a reflexionar y darse cuenta de que era la hora de empezar la tercera etapa de su vida y tocaba retroceder. Volver. Sabe que no es fácil, pero piensa que con todas las experiencias vividas podría tener cabida en un ‘talent’. De hecho ya ha hecho de juez y coreógrafo para la televisión británica en 'Bravo's Step it Up and Dance' y 'Dirty Dancing: The Time of your life' . “Además de actuar y bailar, también toco el piano y compongo. Con lo que podría ser juez de un ‘talent’ tipo ‘OT’. En uno de esos programas que fomentan que la juventud busque su triunfo, que es lo que hice yo”. Y es que en eso de perseguir un sueño sea como sea parece ser un maestro. 

Compartir el artículo

stats