Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Carnaval madrileño en el Galdós

‘Doña Francisquita’ abre la XXX Temporada de Zarzuela | Mañana es la primera función

12

Ensayo de Doña Francisquita Juan Castro

Un verdadero carnaval madrileño, con todos los tópicos de mediados del siglo XIX, con sus fiestas, comparsas o tonadilleras. En eso se convirtió el escenario del teatro Pérez Galdós ayer durante el ensayo general de la zarzuela Doña Francisquita, que se representa mañana viernes, a las 20.00 horas, y el domingo a las 19.00. El género español regresa al coliseo grancanario con este clásico del maestro Amadeo Vives, basado en La discreta enamorada de Lope de Vega, y que inicia la XXX Temporada de Zarzuela de Canarias.

Para celebrar este aniversario, la escenografía ha recaído en Francisco Matilla, mientras que la dirección musical ha sido un trabajo de Rafael Sánchez Araña que se ha puesto al frente de la Orquesta Sinfónica de Las Palmas.

También participa el Coro de la Temporada de Zarzuela dirigido por Maite Robaina, y los papeles principales son responsabilidad de las voces de Ruth Terán (doña Francisquita), Celso Albelo (Fernando), Belén Elvira (Aurora la Beltrana), Francisco Corujo (Cardona), Carolina Moncada (Francisca), Ricardo Muñiz (Don Matías), Fernando Campero (Lorenzo) y Magdalena Padilla (Irene).

La obra es fiel a la original y mantiene sus diálogos casi sin cortes lo que incrementa la dificultad de su puesta en escena. Con libreto de Federico Romero Sarachaga y Guillermo Fernández-Shaw Iturralde, este clásico de la zarzuela destaca porque contiene grandes páginas líricas del género como la Canción del ruiseñor o la romanza Por el humo se sabe, junot a otras de sentido popular y gran colorido como el animado pasacalle de estudiantes y modistillas, o el conocido fandango del baile de cuchilleros.

El argumento presenta la historia del amor de Francisquita por Fernando que no la corresponde absorbido por una cómica: Aurora la Beltrana, que a su vez tampoco le hace caso. Francisquita cortejada por el padre de Fernando se deja querer y lo alerta contra su hijo, logrando, de esta manera, interesarle. La obra está dividida en tres escenas. El primer acto se sitúa en una iglesia donde se va a celebrar una boda y donde coinciden los principales personajes. El segundo ya es durante un baile en un merendero, cerca de la pradera del canal, donde se produce el famoso reto que lanza Aurora y que consiste en que el que venza a Lorenzo, su amante, ganará su mano en el baile. Y el tercero y último con el baile en el patio de los cuchilleros.

El maestro Francisco Matilla aseguró durante la presentación sobre este título que se trata de una versión clásica que incluye alguna que otra innovación recortada poco más de una hora sobre las tres del original, pero con «lo más divertido» y «con ritmo». La obra mantiene su tratamiento clásico. «No es el carnaval veneciano, aun- que tiene algo de su referencia», ya que todo sucede en el Madrid más castizo. Por su parte, el tenor tinerfeño Celso Albelo aseguró que «por mi acento canario tendré que mantener una lucha con el maestro Matilla en los diálogos», bromeó. Pero destacó que en esta obra se juntan las características de un título «belcantista, operísti- co y lírico con un equipo que sabrá realizar correctamente una come- dia melancólica romántica», gracias a un elenco de primer nivel.

Compartir el artículo

stats