Suscríbete La Provincia - Diario de Las Palmas

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Artes escénicas

«En mis espectáculos bailar es una necesidad»

Rafaelillo Clown, el álter ego de Rafa del Pino. | | MARCOS CABRERA

Rafaelillo Clown - Maestro de Danza, álter ego de Rafa del Pino, despliega su show hoy en el Auditorio del Parque Doramas, en el marco del programa ‘Masdanza en Familia’, dentro del 27º Masdanza, donde interpretará una pieza de danza contemporánea y un taller infantil-familiar de movimiento.

¿En qué consiste el espectáculo Maestro de Danza que representa hoy dentro del Festival Masdanza?

Rafaelillo Clown - Maestro de Danza nace de la necesidad de mostrar mi parte más pura y poética como bailarín. Maestro de Danza es una pieza artística y un taller vivencial, donde las familias podrán divertirse con la danza, disfrutando y buscando la conexión emocional a través de la música y el movimiento. Con la pieza de danza contemporánea, que dura 10 minutos, cuento la historia de un personaje que, a través de la música, pasa por diferentes estados de ánimo, pero siempre de manera positiva, desde la felicidad de querernos a nosotros mismos y conectar con los otros. Y el taller, de 40 minutos, que mostraré después de la pieza, es una manera de disfrutar de diferentes estilos de música en familia, donde padres, madres e hijos vivirán una experiencia unidos por la música. Cuando uno a las familias bailando en mis espectáculos, muchos padres y madres se sorprenden de ellos mismos cuando se dejan llevar por el momento y terminan formando parte de mi show bailando con sus pequeños.

Usted cuenta con amplia formación en danza. ¿Es la primera vez que aúna esa disciplina con el humor característico de su personaje Rafaelillo Clown?

Desde que empecé con Rafaelillo, la danza ha sido la guía para mis espectáculos. En mis espectáculos bailar es una necesidad y, sobre todo, es muy sano para el cuerpo y la mente. Muchas veces no sólo busco la risa en el espectador, sino también el entretenimiento, me gusta sentir que el público se está divirtiendo con mi manera de ver el arte. Creo que los muchos años que llevo en el mundo del espectáculo me han convertido de manera natural en un showman, ya que utilizo todas las herramientas que he aprendido a lo largo de los años para crear mi mundo imaginario.

¿Cómo le llega la invitación para participar en esta edición del Festival Masdanza?

Todo empezó cuando Natalia Medina, directora de Masdanza, me propuso realizar un taller de movimiento para familias en el Festival Transitando, que se desarrolló el pasado mayo en el Parque Juan Pablo II. Además del taller me puse a trabajar en una pieza de danza contemporánea, donde pudiera expresar la parte más poética de mi personaje clown y donde realicé un número donde Rafaelillo Clown se convierte en un expresivo bailarín, realizando coreografías con diferentes músicas y ritmos. Después durante el taller de movimiento las familias iban a realizar conmigo, ese día fue increíble ya que la propuesta funcionó muy bien y todo el público e incluso la organización del evento terminaron bailando conmigo en un final de fiesta maravilloso. Cuando Natalia me llamó para Masdanza 2022, me emocioné muchísimo, hace años cuando bailé concursando en los primeros Masdanza, el jurado me premió y gané como «bailarín destacado» becas para completar mi formación fuera de Canarias y en las coreografías donde participé también nos llevamos algunos premios. Por eso me hace mucha ilusión volver a este 27º Masdanza, es un sueño hecho realidad.

Sin duda, usted es dentro de las artes escénicas de Canarias uno de los artistas que en más ocasiones y mejor ha sabido reinventarse en los últimos años. ¿En qué momento profesional se encuentra actualmente?

Me encuentro en un momento muy bueno, ya que me llaman mucho para trabajar y estoy teniendo mucha suerte, que siempre me ha acompañado cuando me embarco en nuevos proyectos. Siento que conseguido que me respeten como creador y que confíen en mi trabajo. Sobre, todo lo que he conservado siempre es la disciplina que te da la danza, tienes que cuidarte para poder cuidar todo lo que te rodea. Profesionalmente empecé hace muchos años a bailar de la mano de diferentes creadores que confiaron en mí, para participar en sus espectáculos, me formé en danza gracias a las becas que en aquellos años daba el Cabildo de Gran Canaria, que me permitieron cumplir el sueño de salir fuera de Gran Canaria para formarme de la mano de diferentes creadores de Madrid y Barcelona a los que yo admiraba. Muy importante en mi formación fue la bailarina y coreógrafa canaria Aida Lustres, que me becó es su academia de danza y más tarde entré en su compañía Andanza, pero en realidad mis inicios fueron en un espectáculo llamado Infraganti del bailarín y coreógrafo Óscar Millares.

¿Le ha dado muchas satisfacciones Rafaelillo Clown? ¿Cuándo y cómo nace este personaje?.

Rafaelillo Clown nace sobre todo por la necesidad de trabajar en las cosas que a mí me gustan y también nace en un momento de cambios en mi vida, tras pasar por un momento de poco trabajo y estar trabajando en una empresa familiar, empecé a idear un personaje que englobara todas las cosas que yo sabía hacer como artista; cantar, bailar, actuar, presentar etc. También en mis espectáculos me transformo en una payasa que se llama Rafaelilla Clown, es un mezcla de heroína y de mujer segura de si misma, a los niños y niñas les divierte mucho. Con Rafaelillo busqué crear un payaso único e inquieto, siempre investigando nuevas formas de entretener, que se pinta las uñas, se pone faldas escocesas, que se maquilla de una manera diferente, con un vestuario teatral y sobre todo que fuese un personaje que no se pareciera a otros, me encanta ver como los niños y niñas encuentran en mi payaso un referente divertido y diferente. A lo largo de los años me he involucrado en temas sociales, dando mensajes de diversidad e igualdad, sobre todo he trabajado para muchos colectivos que sufren desigualdades. Y lo más importante, Rafaelillo nació gracias a la ayuda de mi padre y hermanos que siempre han estado ahí, para que yo pudiera cumplir todos mis sueños en el mundo del espectáculo, sin ellos todo hubiese sido más difícil.

¿Es fácil de contentar un público tan exigente como el infantil?

El público infantil es maravilloso, cuando estoy metido de lleno con mi personaje de payaso, me convierto en otro niño más. Yo tengo mucha paciencia con los más pequeños, además ellos son muy intuitivos y son los que me van guiando en el espectáculo, es mis shows intento que el público familiar sea el protagonista participando en primera persona de mis ideas. Muchas veces me regalan cosas que traen a mis espectáculos, tengo muñecos de súper héroes, anillos de unicornio y sobre todo me traen dibujos, me encanta cuando hacen una cola para sacarse fotos conmigo.

Compartir el artículo

stats