Suscríbete La Provincia - Diario de Las Palmas

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Literatura

La poesía de Luis García Montero y Elsa López sobrevuela el valle herido

El poeta y director del Instituto Cervantes puso el broche ayer al Festival Hispanoamericano | La Premio Canarias 2022 protagonizó el gran recital final

El poeta granadino Luis García Montero, ayer, en la clausura del IV Festival Hispanoamericano de Escritores de La Palma. | | LP/DLP

«Yo te estaba esperando», revelaba el silencio del público de Los Llanos de Aridane cuando emergió el poeta Luis García Montero en la hora dorada del atardecer, «como los amarillos del otoño, todavía palabra de amor ante el silencio». «Yo te estaba esperando», como escribió en las Confesiones de Completamente viernes, ese poemario del 98 donde anticipaba «la ausencia como una forma de invierno» y que hoy dedica a su eterna Almudena, «como el cuerpo de un hombre derrotado en la nieve».

El poeta y crítico granadino, actual director del Instituto Cervantes, puso el broche al Festival Hispanoamericano de Escritores de La Palma con un recital poético anoche en la Plaza de Los Llanos. García Montero leyó una serie de poemas a los que subyace «la reivindicación de la cultura». «Decía Antonio Machado que «la libertad no está en poder decir lo que pensamos sino en poder pensar lo que decimos», y me parece que hay mucho interés en hacer que la gente no pueda pensar lo que dice para así poder dominar las realidades sin que haya conciencia crítica en frente. Y en ese sentido me gusta siempre aprovechar la reivindicación de la poesía como un ejercicio que te enseña no a decir lo primero que se te ocurre, sino a decir aquello que está de acuerdo con la propia conciencia donde se cultiva la libertad».

La poeta Elsa López, Premio Canarias de Literatura 2022, ayer, en el Gran Recital del Festival Hispanoamericano. | | ANDREW GALLEGO

El otro nombre que marcó la jornada de clausura desde su edición primigenia en su isla natal, fue el de la poeta Elsa López, que este año dio título al tradicional «gran recital» final del Hispanoamericano. La ocasión, que rendía homenaje a la tradición mexicana, entreveró ayer voces poéticas canarias y mexicanas bajo el sol de mediodía, donde cada poeta declamó versos en las coordenadas de su estilo y lenguaje propio. La reciente Premio Canarias de Literatura ejerció de anfitriona y dedicó el recital «a toda esa gente especial que lee poesía», pero casi todos los poetas, como María José Alemán o Sandra Lorenzano, quisieron regalarle sus palabras a Elsa. Esta muestra poética intergeneracional resultó polifónica y variada, desde las cabriolas lingüísticas de Myriam Moscona a la prosa incisiva de Brenda Navarro. Tampoco faltaron guiños al empuje y la sabiduría de las palabras frente a la herida, como recordó Lorenzano citando a Cristina Peri Rossi: «De todas las catástrofes, incluida la del exilio, nos salva la libido».

Con todo, el grito final fue unánime: «Elsa, Elsa, Elsa», corearon al final del encuentro. La segunda palabra que sobrevoló la despedida fue «gratitud».

Compartir el artículo

stats