Literatura

'Corazón desnervado': acercarse a Juan Negrín como nunca antes

El investigador y catedrático de la ULPGC, Nicolás Díaz Chico, publica su tercer libro, una novela histórica en la que la ficción y los hechos reales se entrelazan para ahondar en la figura del médico y político grancanario

El investigador y catedrático de la ULPGC, Nicolás Díaz Chico.

El investigador y catedrático de la ULPGC, Nicolás Díaz Chico. / LP/DLP

Martina Andrés

Martina Andrés

Nicolás Díaz Chico, comprometido con su labor como investigador pero también con su trabajo como docente, preguntó un día a los alumnos y alumnas de una de sus clases en la ULPGC si sabían porqué el Hospital Negrín de Las Palmas de Gran Canaria lleva este nombre. Tras su pregunta, el silencio inundó la sala. Nadie sabía quién era, quién había sido Juan Negrín. Ninguna mano se alzó para responder; sí lo hicieron las de Díaz Chico, que se lanzaron a escribir.

Tras este momento, el catedrático se dio cuenta de que hacía falta un libro como Corazón desnervado, una novela que a través de la ficción se acercara a la vida del político y médico grancanario que fue presidente de Gobierno de la II República y se mantuvo al pie del cañón durante la Guerra Civil española. Una figura que, a su vez, estuvo rodeada de importantes científicos que influyeron o trataron de influir en el curso del conflicto y cuyas aportaciones fueron de gran importancia para la medicina en España.

Este libro, que se presenta mañana, miércoles 26 de abril, a las 19.00 horas en la sede de la Fundación Juan Negrín, es el tercero de Díaz Chico y el primero de una colección que la ULPGC ha creado en honor al escritor Alexis Ravelo y que lleva su nombre. Tras Cuentos a la luz del quinqué y Hotel de las Glicinas, ambos obras de relatos, esta novela llega por «una deuda histórica», en palabras de Díaz Chico, una forma de continuar con el volumen que lleva por título Juan Negrín López, el hombre necesario y que el investigador publicó junto a Manuel Tuñón de Lara y Ricardo Miralles en 1996.

Corazón desnervado cuenta la historia de cómo Juan Negrín y Rafael Méndez se subieron a una avioneta y se fueron al XVI Congreso de Fisiología de Zúrich en 1938, en plena Batalla del Ebro. Aquí se dieron el encuentro con científicos de talla mundial, entre los que estaban el fisiólogo estadounidense y presidente del Comité Médico de Ayuda a la República, Walter B. Cannon. Este congreso fue más allá de la Medicina: Negrín mantuvo reuniones con representantes del Movimiento, se habló del posible fin de la guerra y de otros menesteres relacionados con el conflicto, como «qué se necesitaba y cómo los fisiólogos a nivel mundial lo podían ayudar», explica el escritor. «Esta es una novela de científicos que acabaron en política», recalca Díaz Chico.

En un contexto real, el investigador y catedrático de la ULPGC, trata de ponerse en la cabeza y en las pieles de estos líderes e investigadores, trata de imaginarse lo que pensaron y sintieron durante este periodo tan complicado de la historia. «Intento acercarme mucho a lo que eran las relaciones entre ellos para poder contar lo que me interesa, que es cómo se fraguaban, qué pensaban, cómo actuaban y qué sentían en aquella época. Esto es una novela, no es un ensayo para describir otra vez lo que ya está descrito por todas partes. Mi objetivo es que nos pongamos en su piel y ver qué contradicciones tenían», puntualiza el catedrático de la ULPGC. «Negrín era muy especial, se pueden hacer siete novelas sobre él que no se agota el personaje», añade.

Lo que más destaca Díaz Chico del político y médico grancanario, es su «gigantesca capacidad de trabajo, su determinación». Y añade: «Negrín estaba convencido de que la guerra en España no era una guerra nacional, sino que era el preludio de la Segunda Guerra Mundial. Estaba convencido. Aquello acabaría en guerra y de hecho, en pocos meses. La guerra acabó en abril en España y empezó en octubre en Polonia. Él tenía razón», explica el investigador y escritor, que describe lo complejo y multifactorial del contexto en el que vivió y la importancia de la figura del médico y político grancanario en esta «época dificilísima».

«Mi objetivo principal es interesar a las nuevas generaciones por las vicisitudes de aquella época, la importancia de la medicina en España en ese momento», declara el catedrático de la ULPGC. 

Nicolás Díaz Chico aprendió a escribir con pizarrín en una aldea al sur de Tenerife. Tras Cuentos a la luz del quinqué, un libro que atesora recuerdos de infancia en su pueblo natal, su siguiente obra, un conjunto de 17 relatos titulado Hotel de las Glicinas, veía la luz el pasado 14 de diciembre.

En esta publicación, el autor presentaba narraciones de la más diversa índole, desde la fantasía, el thriller o el realismo, hasta los toques distópicos y de novela negra con los que quería intentar que la gente se contagiara «del virus de la aventura» al leer este libro escrito durante el primer año en el que el coronavirus apareció en nuestras vidas y sociedades. Una obra, también de ficción, pero que a su vez es una especie de registro histórico, un testimonio de lo que fue la pandemia que ayudará a las generaciones futuras a comprender esta época. Nuestra época.

Ahora, atravesado sin remedio por la vocación docente, el catedrático publica su primera novela que, aunque ambientada en un periodo del que hace ya casi un siglo, también busca ofrecer conocimiento y comprensión sobre tiempos complicados. Díaz Chico persigue en Corazón desnervado esas ganas de enseñar, la motivación que, en gran parte, le ha llevado a la aventura de escribir su tercer libro.