Teatro

Piedra Pómez: «Todos los presidentes de Canarias son un caudal infinito de risas»

El dúo humorístico, integrado por Gregorio Figueras y Paco Santana, lleva mañana al Teatro Cuyás el espectáculo 'El punto Je-Je' en su 36º aniversario

De izquierda a derecha, Paco Santana y Gregorio Figueras (Piedra Pómez), junto a Gonzalo Ubani.

De izquierda a derecha, Paco Santana y Gregorio Figueras (Piedra Pómez), junto a Gonzalo Ubani. / Juan Carlos Castro

Martina Andrés

Martina Andrés

«El humor es una libertad que tenemos. El proceso del humor es como cuando uno va al baño, en su baño cada uno hace lo que quiere». Paco Santana reivindica el libre albedrío de las carcajadas desde el Teatro Cuyás con la complicidad y la gracia de Gregorio Figueras sentadas a su lado. Como si ya estuvieran sobre las tablas, ambos charlan en un risueño frenesí para presentar El punto Je-Je, un recorrido por su trayectoria profesional conjunta que acumula ya 36 años de experiencias compartidas y que este viernes 22 interpretarán en el teatro capitalino.

Figueras y Santana, Fefa y Sioni, se conocieron cuando corría el año 1972. Por aquel entonces, se comenzó a fraguar una relación humorística que continúa funcionando hasta el día de hoy, con gags improvisados que en cualquier momento se adueñan de la conversación, con la frescura del humor que se fabrica sobre la marcha.

En palabras de Santana, El punto Je-Je «es una función didáctica» en la que ambos aprovechan «para que la gente se descubra el 'punto jeje' allí, in situ. Se tocan, se ríen. Eso es como en la misa cuando dicen 'daos fraternalmente la paz'. Eso es lo que nosotros hacemos este año. Un recorrido por todos los tópicos humorísticos», describe el actor y humorista.

«La cosa es que la gente se lo crea», añadió Figueras. «La gente cuando ve que te estás riendo, se siente contenta. Dicen: 'estos tíos nos están dando pescado fresco'. Esto es humor del día. El 'punto jeje' y la risa, tienen el efecto la primera vez, la sorpresa. El humor tiene un factor sorpresa. Ahí es cuando el cerebro te premia con la sonrisa», completó Santana.

El mencionado punto de la risa que da nombre a la función, fue descubierto de manera casual por la profesora Marulas Lalerdas, según el relato de Piedra Pómez que acompaña este montaje. Un hallazgo de Lalerdas durante una estancia con fines terapéuticos en las Islas Buki-Buki, mientras departía amigablemente con los nativos, los bunga-bunga, tras asistir a sus rituales de apareamiento. Y con esta historia de fondo, el dúo humorístico hace un recorrido por sus personajes «con cosas actuales», personajes como el cocinero, el de la Poloca o Sary Mánchez.

El dúo humorístico Piedra Pómez en el Teatro Cuyás.

El dúo humorístico Piedra Pómez en el Teatro Cuyás. / Juan Carlos Castro

La inspiración

Con respecto a sus fuentes de inspiración, Piedra Pómez hace referencia a diferentes aspectos de la realidad, entre ellos la religión, las instituciones oficiales o la política. «Todos los presidentes de Canarias, desde que tenemos uso de razón, son un caudal infinito de risas», apunta Figueras. Por su parte, Santana recalca el papel de los juegos lingüísticos y los acrósticos en su manera de hacer humor: «La Policía Local Canaria, se debería llamar la Poloca. La Guardia Civil, La Guasi», apuntaba el actor entre las risas de los asistentes a la presentación que hoy tuvo lugar en el Teatro Cuyás.

«La ridiculización de lo solemne y lo oficial, ha estado en la base de todos los humorismos», reivindicó también Santana, ante lo que Figueras resaltó su rechazo a la corrección política.

Esta línea, en la que ambos sacan a relucir los entresijos más divertidos del lenguaje, es la que sigue El punto Je-Je, montaje en el que además de momentos pensados y ensayados, también hay espacio para la improvisación, que surge de forma espontánea e inevitable entre dos personas que llevan casi cuarenta años compartiendo escenarios. «A veces estás metido en un frenesí humorístico, en tu personaje y en un universo tan absurdo en el que el lenguaje no es nada de lo que es, es una oración, pero no estás orando… Eso hace que no tengas consciencia», explicó Santana.

El secreto del éxito

La fórmula para sumar 36 años en la escena se nutre de la renovación del discurso y los protagonistas, todo ello sin perder la esencia que caracteriza a Piedra Pómez.

«Entiendo que es porque siempre estoy en ebullición y tirando del otro, porque Gregorio es más reacio, va un poco a lo que yo le diga», bromeó Santana. «Tenemos una visión humorística crítica y social, por nuestra forma de pensar y de ser, y por nuestra formación, y eso nos mantiene con ganas de seguir diciendo y seguir siendo críticos, porque veo que la gente todavía se ríe», concluyó el humorista.

Las entradas para El punto Je-Je están a la venta en la web del teatro y en sus taquillas, en horario de lunes a viernes, de 17.00 a 20.30 horas, y dos horas antes del comienzo de la función.