Televisión | Sangre, fuego y sexo en el estreno de ‘La Casa del Dragón’

Empieza la guerra

Esta madrugada se estrena a nivel global la esperada segunda temporada de la teleserie ‘La Casa del Dragón’, precuela de ‘Juego de Tronos’ cuya nueva tanda de capítulos abunda en la historia de los Targaryen y el enfrentamiento que por ocupar el deseado trono de Hierro mantienen la princesa Rhaenyra Targaryen y su madrastra y examiga Alicent Hightower

Las actrices Olivia Cooke, Alicent Hightower en ‘La Casa del Dragón’, y Emma D’Arcy –a la derecha–, la princesa Rhaenyra Targaryen en la ficción de HBO Max. | | LP/DLP

Las actrices Olivia Cooke, Alicent Hightower en ‘La Casa del Dragón’, y Emma D’Arcy –a la derecha–, la princesa Rhaenyra Targaryen en la ficción de HBO Max. | | LP/DLP

Miguel Ayala

Miguel Ayala

Jamás un trono dio para tanto. Ni en la ficción ni tampoco en la realidad como demuestra, por ejemplo, las seis temporadas de la teleserie The Crown basada en los últimos dos siglos de la familia Real británica cuya línea temporal dista mucho de los más de 500 años que en sus guiones abordan Juego de Tronos y ahora su precuela, La Casa del Dragón, que estrena mundialmente su segunda tanda de episodios esta madrugada respaldada por el éxito de los diez capítulos de la primera entrega de esta sanguinaria historia de lucha y dominio, aderezada argumentalmente con la poderosa y atractiva presencia de dragones.

Con el mensaje lanzado por los productores advirtiendo de que la guerra llega a esta nueva etapa de la serie de televisión, y pese a las posturas enfrentadas de los seguidores de La Casa del Dragón, que se dividen entre quienes esperaban más de esta saga donde se relatan los acontecimientos narrados por Fuego y Sangre, libro donde George R.R. Martin repasa la historia de sangre, fuego y sexo sobre la casa Targaryen cuando ostentaba el trono de Hierro, y la defensa del resto de fans de la producción que recuerdan cómo la primera temporada de Juego de Tronos tampoco cubrió las expectativas de los lectores de la obra del escritor estadounidense, los 20 millones de espectadores del episodio inicial de La Casa del Dragón, que HBO –ahora Max– estrenó en agosto de 2022, fueron suficientes para obtener su renovación inmediata de cara a una segunda sesión compuesta por ocho capítulos, dos menos que la anterior.

Con la perturbadora presencia protagónica del príncipe Daemon Targaryen, personaje interpretado por el actor Matt Smith, quien, curiosamente, fue elegido para dar vida en la anteriormente mencionada The Crown al príncipe Felipe de Edimburgo, los guiones de La Casa del Dragón pivotan en dos poderosas mujeres: Emma D’Arcy como la princesa Rhaenyra Targaryen y Olivia Cooke en el papel de Alicent Hightower. Íntimas amigas durante su infancia, distintas circunstancias acaban convirtiéndolas en enemigas a raíz del deseo de ambas por ocupar, ellas o sus descendientes, la mítica poltrona real forjada con las espadas de los enemigos rendidos.

La posible reconciliación entre Rhaenyra y Alicent, sin embargo, podría añadir con ese giro de guión una nueva capa emocional a la serie mientras que personajes como Daemon y Aemond Targaryen, interpretado por Tom Glynn-Carney, primogénito en la ficción del rey Viserys y hermanastro, por tanto, de Rhaenyra así como sobrino de Daemon, batiburrillo consanguíneo característico en esta saga de libros de R.R. Martin, prometen convertir sus respectivas aspiraciones de poder en una de las líneas argumentales más importantes de la segunda temporada de La Casa del Dragón donde se intensificará la guerra civil dentro de la familia Targaryen, conocida como Danza de los Dragones.

Con un coste por capítulo de 10 millones de dólares –alrededor de 9,3 millones de euros– quienes han podido ver ya los primeros episodios de la serie confirman la espectacularidad que se vislumbra en el trailer oficial de la nueva temporada destacando, además, la mejora en el desarrollo de sus personajes principales.

Los críticos elogian el aumento de la violencia y las intrigas políticas, aunque algunos señalan que la serie puede no atraer a nuevos fanáticos y se mantiene en muchos aspectos fiel a su predecesora, Juego de Tronos, argumentando sus comentarios en, según opinan, «problemas en el ritmo y la narrativa» de esta esperada producción.

«Las primeras tramas están bien captadas», ha escrito por su parte en la revista estadounidense Variety el todopoderoso especialista en televisión Daniel D’Addario, «pero puede, a veces, ser más fácil de admirar que de ver», añade.

La utilización de D’Addario del término «admirar» en su reseña se justifica, en parte, por la presencia de «costosos dragones», según ha explicado Casey Bloys, responsable de contenidos de HBO Max. El ejecutivo de Warner Bros.Discovery (WBD) describe como «muy cool» las voladoras bestias lanza fuego de esta temporada donde no faltarán Caraxes, el dragón de Daemon, así como Syrax, montura de Rhaenyra. Del lado de los Negros, por su parte, también estarán Vermax, de Jacaerys; Moondancer, el dragón de Baela Targaryen; Seasmoke, mascota de Laenor Velaryon y, por supuesto, Meleys, montura de Rhaenys Targaryen, rol interpretado por la actriz Eve Best, quien tuvo una impresionante participación en la primera temporada irrumpiendo durante la coronación en Pozo Dragón de Aegon Targaryen, a quien da vida en la ficción el actor Ty Tennant, entre todos los Verdes –como se conoce al clan liderado por la matriarca Hightowery– y los cientos de habitantes de Desembarco del Rey presentes en la ceremonia.

Vermithor y Silverwing, los dos dragones sin jinete propiedad del bando de Rhaenyra, se suman a las bestias ya conocidas por los espectadores aunque no sería extraño nuevas incorporaciones en La Casa del Dragón 2 a estos doce fabulosos bicharracos cuyo diseño y animación fue realizado por ocho empresas de efectos visuales de siete países distintos que, también, se encargaron del resto de efectos especiales de la teleserie.

144 pelucas y 125 litros de sangre falsa

Fieles a la catarata de cifras que en sus campañas promocionales ofrece HBO Max, la plataforma de streaming ha hecho público que para la segunda temporada de La Casa del Dragón se han utilizado 144 pelucas y fueron necesarios 125 litros de sangre falsa.

La serie contó con un equipo de 2.500 profesionales y el número de extras que participan en esta nueva edición de la producción televisiva fue de 9.000 personas. Para la filmación se usaron, asimismo, 2.600 flechas y 2.000 pares de botas.

El secretismo en el cual se desarrolló tanto la grabación de Juego de Tronos como la primera temporada de La Casa del Dragón se ha repetido durante el rodaje de la nueva tanda de capítulos, que se prolongó a lo largo de 270 días y, parcialmente, volvió a desarrollarse en localizaciones de España. Escenas de su entrega inicial se desarrollaron en la Plaza Mayor de Trujillo; el Castillo de La Calahorra, en Granada, y los Jardines de Santa Clotilde, en Lloret del Mar, además de distintos lugares de Cáceres, ciudad extremeña a donde regresó el equipo de producción de la teleserie en la primavera de 2023.

Así, sólo es cuestión de horas que los espectadores de todo el planeta comiencen a descubrir los dragones, escenarios, personajes y tramas que transitarán los nuevos guiones de La Casa del Dragón, que con seguridad tendrán presente el supuesto asesinato a lomos de Arrax del joven Lucerys Targaryen, que interpretaba Elliot Grihault, a manos del despeluzado y cruel Aemond Targaryen, jinete de Vhagar, quien ya acumula papeletas suficientes para convertirse en uno de los personajes más odiados de la saga.