Artes visuales

La poesía visual toma las calles del Barrio de Arenales en la capital grancanaria

El Centro de Cultura Audiovisual Gran Canaria presenta esta iniciativa de la mano de la gestora cultural Andrea Farah

Los 15 vídeo-poemas se pueden localizar en distintas ubicaciones a través de códigos QR

Museo callejero de poesía visual del colectivo Poesía en Camino

Martina Andrés

Martina Andrés

Martina Andrés

Las calles son pura efervescencia en el barrio de Arenales de la capital grancanaria aunque a simple vista no se aprecie el movimiento. Vecinos que se organizan en el Centro Cívico Suárez Naranjo, rutinas diferentes que discurren entre sus casas, la naturaleza que se abre paso entre recovecos y parterres, la cultura que se asocia en lugares como el espacio creativo El Aparte o en el escenario de Sala Bruta, la interculturalidad que emana de Casa África o el conocimiento que se respira en el Campus del Obelisco: Arenales es un ente vivo que tiene mucho que ofrecer. Pero para ello se necesita un poco de pausa.

En una búsqueda de esta observación tranquila, ha surgido la iniciativa del museo de poesía visual callejera de la gestora cultural Andrea Farah, un proyecto que se presentó el pasado 30 de enero en el Centro de Cultura Audiovisual Gran Canaria de Schamann como parte de su programación anual.

De 32 propuestas presentadas, la de Farah fue una de las elegidas, una oportunidad para que la poesía tome la calle, para "que sea democrática y que todo el mundo la pueda hacer, incluso con un móvil", en palabras de la gestora cultural. Así, el colectivo Poesía en Camino ha realizado un mapa del barrio a través del cual el público puede acceder a las distintas ubicaciones en las que se encuentran los códigos QR que llevan a cada vídeo-poema.

Entre los títulos de las obras presentadas se encuentran Concordia, de Marina Abreu Cabrera, La memoria del olvido, de Aurora Alfaro-Cambres, Mudar la Piel, de Bárbara Miranda Alarcón, Cartografía de lo imposible, de Dunia E. Marmus, Madres, de Isabel Martínez Ballesteros, ¿Qué sabrás tú?, de Lidia Torres Ortiz, Loca, de Nicoletta Pennati, El Círculo Azul, de Óscar Valido, Odio la Ciudad, de Heart of Venice, Esto es Amor, de Carla Valverde García, Umbral, de Iraya Pérez y Geometrías Redondas, de Sara Micocci.

A estos poemas visuales se suman Camino con los ojos de todas, de la propia Farah -donde ha querido agradecer "a todas las mujeres que han participado aquí por regalarme este mapa que ha servido para que entienda mi barrio mucho mejor"- Schamann, de la dramaturga Dora Cantero y Raíces, de Tarha Erena, poeta que ha sido la encargada de impartir el taller de Escritura Creativa a las participantes de la iniciativa. Además de en la calle, todos los vídeo-poemas se podrán ver en el CCA Gran Canaria a través de una proyección en su sala de exposiciones que estará disponible hasta el día 26 de junio. 

Caminar consciente

Para realizar este proyecto, todas las creadoras se han sumergido en un proceso formativo y de exploración consciente del barrio. Por ello, además de los talleres de Carmen Berasategui (directora de NUDO, festival de poesía desatada), de la mencionada Dora Cantero u otros de sonido, edición y grabación, las participantes se han dedicado a caminar por el barrio en distintas ocasiones buscando lo extraordinario en esos lugares que habitan siempre y ya son parte de su cotidianidad más profunda.

Para ello han contado con la ayuda de la creadora Judith Alzola, que ha sido la encargada de mostrar, en palabras de Farah, "lo revolucionario de poder caminar por los espacios simplemente perdiendo el tiempo, gozando del disfrute de las pequeñas cosas".

"Hemos hecho cuatro caminares o derivas por el barrio de Arenales: el primero lo hicimos mirando todos los edificios a partir del segundo piso y del cielo, el segundo fue mirando de la mitad de nuestra cintura para abajo, el tercero fue de mirar todo lo que estuviera vivo, y el cuatro fue más relacionado con los espacios, con los edificios pero teniendo en cuenta la combinación de todos los elementos. Así ha surgido este mapa, donde cada mujer me ha dado el espacio en el que se motivó para escribir su poema. Ahí es donde va a encontrar la gente un QR que, al cogerlo con el móvil, permite ver el vídeo-poema y lo que cada autora ha escrito sobre él", explica la gestora cultural detallando el proceso creativo de este museo callejero.

Museo de poesía visual en el barrio de Arenales (Las Palmas de Gran Canaria)

Juan Carlos Castro

Farah también hace hincapié en las posibilidades con respecto a la cohesión social y la unión comunitaria que ofrece un proyecto como este: caminar, detenerse a observar y reflexionar sobre el espacio también puede ser una manera de encontrar respuestas colectivas a problemas e inquietudes comunes que todas y todos comparten pero que, al vivir inmersos en sus rutinas individuales, no perciben en el otro.

"El público va a encontrar un montón de cosas en los vídeos, una autora que habla de sus ancestras, otra que ha tenido muy en cuenta la naturaleza que habita el barrio, otra chica que ha reflexionado sobre el privilegio de los que pueden mirar hacia arriba... La mirada ha sido a la naturaleza humana y social, y también a los recuerdos", concluyó la gestora cultural.

Los códigos QR de este museo callejero estarán disponibles a lo largo de un mes -tiempo prorrogable dependiendo de la acogida que tenga la iniciativa-, periodo en el que todo el mundo puede acercarse a buscar esa pausa que tanto falta en el día a día, esa pausa que permite observar alrededor y conectar con el consuelo de ver que los demás viven y sienten como nosotros. Ver que no estamos solos.