Música | GranCa Live Fest

El GranCa Live Fest saca 5.000 abonos para 2025 tras la gran afluencia de este año

El encuentro musical ofrece pases de tres días desde 149 euros para la edición del verano próximo

Juanes, Estopa o Maná deleitan al público canario

El público disfrutando durante el GranCa Live Fest.

El público disfrutando durante el GranCa Live Fest. / José Carlos Guerra

Robbie Williams entretuvo con creces, Juanes encendió Siete Palmas con los clásicos de su carrera y Maná dejó sin aire al público canario:todo esto ha pasado a lo largo de los tres días que ha durado la cuarta edición de uno de los encuentros musicales más esperados del verano en el Archipiélago, el GranCa Live Fest.

Más de 80.000 personas asisiteron desde el jueves 4 al sábado 5 a los distintos conciertos que se sucedieron sobre el escenario instalado en el Estadio de Gran Canaria. 

Ni la panza de burro -alabada entre bromas por Estopa durante su concierto- ni la lluvia, frenaron los ánimos durante las tres jornadas en las que la buena música fue la protagonista con la novedad de que, en esta edición, el festival añadió un día más a su programación. Un cambio que ha llegado para quedarse, tal y como lo confirmó el anuncio que, en la noche del pasado sábado, hizo la organización a los asistentes: «Acabamos de abrir cinco mil abonos de tres días para el GranCa Live Fest 2025.

Todavía no vamos a desvelar a los artistas, pero ya les avanzamos que el cartel va a ser brutal». Estas entradas ya están disponibles en la página web del festival por tiempo limitado con un precio de 149 euros en grada y 199 euros en pista. La edición de 2025, que será entre los días 3 y 5 de julio, ya comienza a rodar, con la vista puesta en los aciertos y aspectos a corregir que deja trás de sí la de 2024. 

El que fue premiado como el Mejor Festival de Música de Canarias en la décima edición de los Premios Clickers el año pasado, deja para el recuerdo más de 30 horas de música en directo y los gritos y las ovaciones de un público que ha podido disfrutar desde Gran Canaria de grandes artistas nacionales e internacionales. 

Kany García, Jhayco, Mora, Estopa, Melendi, Juanes, Black Eyed Peas, Maná, Pedro Pastor, Pedro Capó, Juanes, Nia, Álvaro de Luna, Flor Sz, Christian Nodal, Cruz Cafuné o Robbie Williams: un cartel potente con el que newEvent -productora del encuentro musical- consiguió adaptarse a todos los públicos con géneros como el pop, el rock o la música urbana y con artistas de diversos rangos de edad entre los que se ha tenido muy en cuenta también el acento canario, con actuaciones como la de la cantante Nia, el aperitivo de Bejo entre conciertos o con el tinerfeño Cruz Cafuné coronando el cierre del festival con temas como Ojitos aguaos, Rapiña o Movezz en silencio que tuvo a la gente bailando hasta las tres de la madrugada.

‘Where is Black Eyed Peas?’

Con un público que estos días se muestra satisfecho en los comentarios en redes sociales con respecto a los conciertos ofertados -a pesar del dilema con los abonos que ocasionó en un principio la sorpresa de añadir un día más de festival con Robbie Williams-, el encuentro musical ha dejado que desear en algunos aspectos de la organización, como la larga espera que vivieron los asistentes en la tarde del sábado -muchos estuvieron más de dos horas en las afueras del estadio y se perdieron la actuación de Kany García, que era la primera del día- o el retraso en la actuación de Black Eyed Peas que dio lugar a que la banda estadounidense solo pudiera actuar durante media hora.

Esta complicación llevó a que se produjera una polémica en el backstage, donde algunos integrantes de los equipos de mánagers del mencionado grupo y de Mora -artista que actuó antes que Black Eyed Peas y que alargó su actuación pasándose del tiempo estipulado- terminaron peleándose. Fuentes consultadas por este periódico argumentan que este retraso se debió «a un problema técnico de un teclado de uno de los grupos » y que «por eso se produjo un retraso». 

El público, aunque pudo disfrutar de éxitos como Where is the love?, se quedó sin poder escuchar algunos de los temas más míticos de la banda integrada por Will.i.am, Apl.de.Ap, Taboo y J. Rey Soul. Decepción que algunos se llevaron a casa pero que no impidió que al día siguiente el festival terminara de despuntar en una noche en la que se colgó el cartel de sold out y el Estadio de Gran Canaria explotó de sonidos y color, con los brazos de todos los asistentes en el aire con las canciones de Estopa o los móviles encendidos durante el conmovedor Rayando el sol de Maná que dejó una bella imagen para el recuerdo. 

Por otro lado, cabe destacar que, a pesar de las mencionadas colas que se dieron durante la tard del sábado en el exterior, en el momento en el que Kany García salió a tocar, ya eran 15.000 los asistentes que se encontraban en el interior del recinto y que pudieron disfrutar del concierto de la artista puertorriqueña, que también se acompañó del mexicano Christian Nodal que actuó a continuación dejando buen sabor de boca para recibir al resto del cartel. 

Tras el cierre de Cruz Cafuné, con un estadio que se comenzó a vaciar y en el que se mantuvo el público más joven, la pregunta se quedó flotando en el aire fresco y lluvioso de Siete Palmas: ¿Con qué artistas sorprenderá la edición de 2025?