Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Repóker de ases

Los grancanarios Vitolo, Silva y Yéremy, más el examarillo Pedri, conquistan un título cada uno durante este curso | Andrea Falcón saborea un triplete histórico con el Barça

Pedro González López ‘Pedri’ posa con la Copa del Rey conquistada en Sevilla. | | LP/DLP

Pedro González López ‘Pedri’ posa con la Copa del Rey conquistada en Sevilla. | | LP/DLP

El fútbol grancanario está viviendo uno de sus mejores momentos de la historia en cuanto a sus máximos representantes en la élite del fútbol internacional. Hasta cinco futbolistas nacidos en la Isla han conquistado al menos un título durante el 2021. Víctor Machín Vitolo, Pedro González Pedri, David Silva, Yéremi Pino y Andrea Falcón han colocado el nombre de su lugar de nacimiento en el Olimpo del balompié.

Repóker de ases

Repóker de ases David Rodríguez

Nunca antes había ocurrido. Cinco paladines del balón forjados entre arena y salitre sumando un título a su palmarés. En este repóquer de ases grancanarios, algunos ya están de vuelta en los terrenos de fútbol y otros comienzan a escribir su historia, pero todos con un denominador común: los acordes del We are the Champions los han escuchado al menos una vez este año.

A la extensa vitrina de títulos de David Silva hay que abrirle hueco para añadir una nueva muesca en el revolver del Genio de Arguineguín. Cuando el mediapunta abandonó el Manchester City durante el verano pasado para firmar con la Real Sociedad, apuntó una fecha con rotulador rojo en su calendario. La final de la Copa del Rey del 2020 todavía tenía que jugarse después de que el maldito virus llegara a nuestras vidas para quedarse y se tuviera que posponer el derbi vasco entre el cuadro txuriurdin y el Athletic de Bilbao.

Los afortunados aficionados que pudieron entrar en la final disputada en el Estadio de La Cartuja (Sevilla), pudieron disfrutar de la magia de Silva durante 85 minutos en los que el sureño fue espectador de lujo en el tanto de penalti de Oyarzábal que dio el triunfo a los donostiarras.

Repóker de ases

Repóker de ases David Rodríguez

Después de trece años, el heredero del 21 de Valerón volvía a hacerse con una Copa del Rey y sumarla a su palmarés tras la que había ganado con el Valencia en 2008. Un galardón más unido a sus dos Eurocopas, un Mundial, cuatro Premier Leagues, dos FA Cup, tres Community Shields y cinco Copas de la Liga inglesa.

Pedri, Messi y nueve más

De existir un premio a la mayor sorpresa de la Liga Santander, este recaería sin ningún lugar a dudas en Pedro González, Pedri. El infante de Tegueste llegó a Can Barça con un cartel humilde, traspasado de la Unión Deportiva en una obra arquitectónica en la que el conjunto azulgrana va pagando plazos millonarios a la entidad amarilla a cada etapa que va quemando el mayor talento del fútbol español actual. De promesa a auténtica realidad en un pago del club catalán que puede dejar 25 millones de euros en las arcas del club amarillo y que finalmente parecerá hasta una ganga.

Gracias a toda la confianza del mundo otorgada por Ronald Koeman desde la pretemporada, Pedri fue ganándose la titularidad en el once azulgrana para actuar como un satélite junto a Leo Messi. El chicharrero ha sido capaz de sacarle las pocas sonrisas que el argentino ha regalado esta temporada al aficionado culé. Binomio de exquisitez, el rosarino y el 16 del Barça conquistaron la Copa del Rey. Un título para los catalanes que épocas pretéritas hubiera significado un auténtico fiasco, pero tal y como está el club, ingresado en la UVI financiera, hasta se ve con buenos ojos para salvar la actual campaña.

Con 52 encuentros a su espalda (37 en Liga, 7 en Champions, 6 de Copa y 2 de Supercopa) y 3.496 minutos acumulados, se puede decir que en el Barça eran Messi, Pedri y 9 más. El tanque de gasolina del tinerfeño está que echa humo y se ha dado un respiro para poder ofrecer el máximo en el siguiente reto de su imparable trayectoria que le espera con la Eurocopa tras la llamada del seleccionador Luis Enrique.

Cita con la el equipo nacional, que aunque es esquiva para Vitolo desde su última comparecencia en noviembre de 2017 (3-3 contra Rusia), el de San Cristóbal sumó otro trofeo a su carrera como futbolista. Desde que abandonara la Unión Deportiva en 2013 rumbo a Sevilla a cambio de 3 millones de euros la estantería de trofeos de la familia Machín ha ido añadiendo un trofeo casi todas las temporadas, a excepción de la 2019-20.

En la actual campaña, el extremo del barrio pesquero ha sido uno de los partícipes del plantel del Cholo Simeone con el que el Atlético de Madrid volvío a conquistar LaLiga ocho años después. Eso sí, con una presencia sobre los terrenos de juego impropia a la calidad que atesora en sus botas, pues la exigencia del técnico argentino con los suyos solo le ha permitido acumular 454 minutos en las tres competiciones que disputó el conjunto colchonero.

Al igual que Vitolo tuvo que hacer las maletas para vivir la sensación de levantar un trofeo a lo más alto del cielo, Yéremy Pino es otro de los productos de la factoría de la Casa Amarilla que tuvo que emigrar a la Península para brillar con luz propia. Los tentáculos de la cantera del Villarreal encontró un tesoro en la minería de la UD y le echó el lazo al delantero grancanario para que se uniera al proyecto del Submarino Amarillo.

Comerse a Pogba

Lo de Pino también ha sido una carrera meteórica. Coetaneo de Pedri, Yéremy se ha ganado casi de igual manera la confianza de Unai Emery. De tal manera que el entrenador vasco le alineó en el once titular de la final de la Europa Leagu que el Villarreal disputó frente al Manchester United hasta que fue sustituido por Paco Alcácer en el minuto 77.

Ahí se plantó, con 18 años el grancanario para mirarle de tú a tú a los ojitos a todo un campeón del mundo como Paul Pogba y tal y como confirmó a este periódico, cuando saltó al terreno de juego le temblaron las piernas un poco, pero después prefirió pensar que al mediocentro francés se lo iba «a comer con papas».

Conquistado el trofeo europeo tras una larguísima tanda de penaltis en los que hubo que lanzar 21 penas máximas hasta que David De Gea erró su tiro, Yeremy ya ha paladeado la ambrosía del Olímpo continental, en el que además escribe su nombre con una serigrafía más dorada que el de la camiseta del Villarreal, al apear a todo un delantero histórico del fútbol europeo como Robin Van Persie en el récord de precocidad en alzarse campeón de la Europa League –anteriormente la Copa dela UEFA–, al ganar el torneo con 18 años y 218 días desde que vino a este mundo, es decir, 57 días menos que Van Persie.

Con este título que pone en su palmarés, el primero, además Pino tiene el honor de haber podido jugar 37 partidos en la temporada (24 de Liga, 9 en Europa League y 4 de Copa), donde ha anotado 7 goles en 1.405 minutos, uno de ellos al Real Madrid en la última jornada liguera.

Y por último, pero no menos importante, sobre todo porque ha sido la jugadora que más entorchados ha acumulado durante el año, se encuentra Andrea Falcón. La extremo, en las filas del Fútbol Club Barcelona ha escrito su nombre en la historia del fútbol canario al ser la primera en lograr un triplete de títulos con su equipo.

La sala de trofeos de la puñal de Arucas cada vez cobra mayor espacio. Tras la Copa de la Reina ganada el pasado domingo, suma su tercera, unida a las siete Ligas, y a la guinda del pastel de este año al arrasar en la Champions League conquistada por el Barça esta temporada con una paliza en la final europea ante el Chelsea por 4-0.

Un palmarés que se debate con David Silva por ser el más importante del fútbol canario y que Andrea quiere seguir agrandando una vez regrese a los terrenos de juego, ya que la norteña ha tenido que volver a pasar por el quirófano para tratarse el ligamento cruzado de su rodilla. Una impertinencia que solo le ha permitido jugar 10 partidos en sus botas esta temporada (8 de Liga y 2 de Champions League), pero que a buen seguro volverá a sobreponerse de este traspiés y amenaza con regresar a los terrenos de juego con más fuerza.

Compartir el artículo

stats