Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Boxeo

Zeus quiere pelear ya: «Si es por mí, mañana mismo»

Después de que el combate entre De Armas y Carlos ‘Ratón’ Pérez por el título de campeón de España de peso ligero se decretara nulo, el teldense quiere el cinturón cuanto antes

Zeus De Armas, con calzón rojinegro, conecta una mano en el cuerpo de Carlos Pérez, en el combate por el título nacional de peso ligero el pasado domingo  | | ANDRÉS CRUZ

Zeus De Armas, con calzón rojinegro, conecta una mano en el cuerpo de Carlos Pérez, en el combate por el título nacional de peso ligero el pasado domingo | | ANDRÉS CRUZ

Zeus De Armas está rascao. Después de que los jueces del combate que le enfrentó a Carlos Ratón Pérez por el título de Campeonato de España de peso ligero dieran por nula la pelea el pasado domingo, el teldense tiene ganas de hacerse con el cinturón cuanto antes. «Si es por mí, peleo mañana mismo», comenta con confianza el púgil grancanario horas después de haber bregado con el aspirante sevillano.

El reglamento de la Federación Española de Boxeo dicta que si un combate queda nulo, el cinturón no le pertenece a ningún púgil y en un plazo de 60 días desde la disputa del combate por el cetro deben ponerse de acuerdo para reeditar la pelea. Zeus confía en volver a subirse al ring, «nos tienen que dar la revancha», pero deja el tema de gestión a sus hombres de confianza.

«Ahora estoy desconectado un poco de todo. Eso lo lleva Antonio Pulido y Gaby Sarmiento. Pero no sé si habrá otra subasta o algo por el estilo que implique que haya otra pelea», remarca el de Telde.

Sobre a la opción de volver a pelear bajo el calor de su público, a De Armas le sobra convicción en sí mismo. «Tampoco sé si se hará en Sevilla u otra vez aquí. A mi me da igual donde sea, porque voy a ir mejor y con más fuerza, seguro», remarca. Échenle lo que quieran a este titán, que acepta el reto.

Decepcionado con el resultado

Una reedición del combate entre Zeus y Carlos porque así lo decidieron los jueces, pero que según el grancanario, no debió haber ocurrido. «Me sentí decepcionado con el resultado, pero hay que respetar el juicio», apunta.

En cuanto a la lectura de la pelea en sí, De Armas reconoce que visitó la lona en el tercer asalto, pero tiene un por qué. Un instante antes me estaba quejando al árbitro de un cabezazo suyo, en ese momento, que fue uno de mis fallos de la pelea, él aprovechó para meterme la mano», relata.

Cuestionado sobre lo trabado que se estaba desarrollando el combate, Zeus explica que: «Es que fue muy raro. Fui al árbitro a decirle, “fíjate coño que me acaba de meter otro cabezazo”. Si me mira ahora, tengo la cabeza llena de chichone. No paraba de meter cabeza», añade.

Ratón consiguió tumbarle por unos segundos, pero según el teldense, haber escuchado la cuenta atrás de Salvador Del Pino, El Pantera, árbitro del combate, le sirvió para venirse arriba. «A muchos boxeadores si le pasa algo así se vienen abajo, pero para mí fue todo lo contrario. Puedo decir que ese hecho me pudo venir bien para coger más confianza», afirma.

Un golpe de efecto que puso en vilo a los 300 presentes en el CID, y que tampoco su rival aprovechó. «Pienso que se confió un poquito en el cuarto asalto y tampoco supo aprovechar esa circunstancia. Así que esa oportunidad que me dio la supe leer bien y la aproveché yo al final incluso diría con más rabia. ¡Cómo guanches que somos, oíste!», comenta entre carcajadas De Armas.

Como buen defensor de su tierra ante el asalto del boxeador peninsular, a Zeus tampoco le gustó que Carlos Pérez recuerriera a gestos antideportivos. «Se pegó toda la pelea agarrándome las manos. Ahora que he estado repasando las fotos del combate lo puedo ver mejor. No me dejó boxear. Cuando yo me pegaba a él, directamente o me agarraba o me metía cabeza. También usó mucho los codos. Pero bueno, es el trabajo que suele hacer él en verdad», remarca.

Además, que el andaluz tirara de ratonería y le diera dos golpes bajos, permanece en la memoria del insular. «Me dio en las partes nobles. ¿Qué vas a pensar en ese momento? Querer matarlo como quien bien dice. Es que si hubiera sido un asalto solo… bueno, pero fueron dos. Y a eso súmale que estaba todo el rato agarrando y haciendo cosas sucias, pues quieras o no te quedas jodido», señala.

Finalmente, sabe que si hay otra pelea «habrá tensión», esa que se encargó uno de los entrenadores de Carlos Pérez de dejar patente a la conclusión de la pelea, golpeando varias vayas del CID y encarándose con los allí presentes. Unos gestos que para Zeus «manchan el noble deporte» que para él es el boxeo, pero al que también quiere quitar hierro. «No hay que darle mayor importancia. Borrón y cuenta nueva. Cuando ya no hay más remedio no se puede remediar el pasado», añade.

Incluso, quiere dejar claro que la relación con su rival no fue a más tras el combate. «El muchacho no se portó mal fuera del ring. Incluso después del vestuario estuvimos hablando y fue correcto en todo momento. No puedo decir nada malo de él», sentencia.

Compartir el artículo

stats