Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El futbolista de la UD San Antonio que agredió a un árbitro, seis meses fuera de forma cautelar

El futbolista del San Antonio, expulsado del club, propinó un cabezazo al colegiado

Jaime Hernández, alcalde de la Villa de Firgas, recibió al colegiado Alejandro Yadriel Moreno Robaina.

Jaime Hernández, alcalde de la Villa de Firgas, recibió al colegiado Alejandro Yadriel Moreno Robaina.

El futbolista de la UD San Antonio que agredió al árbitro Alejandro Yadriel Moreno Robaina en el partido de la categoría Preferente entre su equipo y el CD San Pedro Mártir será sancionado de manera cautelar durante seis meses si poder jugar al fútbol. Una decisión de carácter provisional ya que, legalmente, los clubes tienen derecho a presentar alegaciones en el Comité de Competición y Disciplina Deportiva de la Federación Interinsular de Fútbol de Las Palmas (FIFLP).

De manera paralela, la FIFLP ha abierto una investigación para esclarecer qué sucedió el pasado viernes en el choque entre el San Antonio y el San Pedro Mártir que acabó con la agresión al colegiado de Firgas, adscrito a la delegación de Arucas. La sanción que caerá sobre el futbolista apunta a ser ejemplarizante para tratar de acabar con las conductas violentas en el deporte.

En los últimos minutos del partido, cuando se registraba en el marcador el árbitro el resulta de 1-2 a favor de los visitantes, Moreno Robaina fue agredido con un cabezazo por un futbolista del San Antonio. Aquel golpe tumbó al colegiado, que se desplomó contra el suelo en estado, completamente aturdido. Trasladado en ambulancia hasta el Hospital Vithas Santa Catalina, el servicio de Urgencias detectó unas lesiones graves: fractura de la base del tabique nasal y una laceración en la nariz.

Por otro lado, el árbitro Moreno Robaina, asesorado por los servicios jurídicos de la FIFLP, denunció los hechos ante la autoridad competente. De hecho, en la mañana de hoy se celebrará un juicio rápido.

«Uno de los jugadores nos insultó al trío arbitral. Fui a expulsarlo con tarjeta roja directa, recuerdo que el capitán -del San Antonio- me empujó y acto seguido me dio un cabezazo en la cara, y no recuerdo mucho más. Caí al suelo y de repente vi mucha gente alrededor, entre ellos a los compañeros y a un médico», relató el árbitro en declaraciones ofrecidas por la FIFLP.

Por otro lado, la propia UD San Antonio expulsó al futbolista de su equipo de la categoría Regional Preferente tras los hechos sucedidos el pasado viernes. «Tras una reunión urgente de la directiva se ha tomado la decisión de expulsar al jugador de la disciplina del equipo», recalcó la entidad en un comunicado en sus redes sociales. Además, el equipo deseó «una pronta recuperación al colegiado», mostró «su rechazo total a la violencia en el deporte» y condenó «la agresión sufrida» por el joven árbitro.

A su vez, el propio futbolista, según Efe, pidió perdón en su perfil de Facebook. «Como hice ayer, nada más cometer el error que cometí, quería volver a pedir disculpas al señor colegiado, que es el gran afectado de todo esto». Por otro lado quiso dejar a un lado a su club, la UD San Antonio, «que no tiene nada que ver con todo esto. Es un error mío, soy yo quien tiene que asumir la responsabilidad y así lo haré».

Esta agresión al colegiado Moreno Robaina revolvió al estamento arbitral, que envió ánimos y arropó al joven colegiado, al que le hicieron llegar multitud de mensajes con un objetivo: que no dejara que esta agresión le alejase del mundo del arbitraje. Una senda que el colegiado quiere seguir.

Jaime Hernández, alcalde de la Villa de Firgas, recibió al colegiado Alejandro Yadriel Moreno Robaina en las Casas Consistoriales del municipio. «Es un ejemplo de constancia, preparación, seguridad y claridad de objetivos y le auguro un gran futuro deportivo y profesional», destacó.

Compartir el artículo

stats