Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

NBA

El viaje de Aldama: «de Las Palmas» hasta Memphis

El jugador grancanario hace historia y es elegido en el puesto 30 del ‘Draft’ de la NBA por los Grizzlies | Su elección, última en la primera ronda, fue una de las sorpresas de la noche

Santi Aldama -tercero por la izquierda-, acompañado por sus entrenadores en Loyola, sus padres, y demás familia y amigos en la madrugada del draft. | | TAVARAS HARDY

Santi Aldama -tercero por la izquierda-, acompañado por sus entrenadores en Loyola, sus padres, y demás familia y amigos en la madrugada del draft. | | TAVARAS HARDY

Las predicciones del Draft de la NBA, hechas en su mayoría por profesionales que se vuelcan en eso durante gran parte del año, daban un hueco casi garantizado para el grancanario Santi Aldama dentro de los 60 privilegiados que escucharían su nombre en el Barclays Center de Brookyn. Lo que nadie logró acertar en sus pronósticos era que Aldama, formado en el Canterbury y procedente de la Universidad de Loyola Maryland, iba a agarrar un hueco en la primera ronda del draft. Y lo hizo.

Porque Santi Aldama superó las expectativas al ser seleccionado por Memphis Grizzlies, una elección que correspondía a Utah Jazz, que traspasó ese puesto a la franquicia de Tennessee –probablemente la que mejor relación tiene con el rendimiento de los españoles en el draft de la NBA– Aldama, elegido en el puesto 30, cerró la primera ronda y se convirtió en el primer grancanario en la historia en el draft –segundo canario tras el base Sergio Rodríguez en 2006 y el vigesimosegundo español en la lista–.

Y todo eso se vivió en su casa, a más de 5.000 kilómetros del Barclays Center donde Adam Silver, comisionado de la NBA, pronunció su nombre. “En la elección 30 del draft de la NBA los Utah Jazz seleccionan a Santi Aldama, de Las Palmas, España, y de la Universidad de Loyola Maryland”, sentenció. Un momento que ya es historia del baloncesto canario y español.

El proceso de Aldama, producto de una carrera labrada desde el sosiego, tuvo su último capítulo –hasta el momento– en su sofá. «Es un cúmulo de sensaciones y momentos que debe ser difícil de gestionar, de expresar. Supongo que tendría 1.000 cosas en la cabeza que no sabes qué hacer: si volverte loco a dar gritos o quedarte bloqueado», cuenta su tío Santi Toledo, exjugador del CB Gran Canaria y otros tantos equipos en los 90.

Aldama se plantó a ver el Draft que decidía su futuro impecable: americana y camisa, como si estuviera en Brooklyn. Estuvo acompañado de los suyos, sus amigos, sus padres o su novia. La única que no aguantó hasta tan tarde despierta fue su abuela Carmen Jiménez. Pero también andaban por allí sus principales mentores en la Universidad de Loyola Maryland: Tavaras Hardy, su entrenador en los Greyhounds, e Ivo Simovic, el hombre clave para que Aldama acabara en el equipo de Baltimore. «Lo han tratado como a un hijo estos dos años allí. Se lo han currado mucho ellos también para poner todo en disposición de Santi y que lograra este éxito que parte de su talento, pero también del trabajon que lleva detrás», apunta Toledo.

Y es que Aldama ha hecho historia con esta elección tocando varias aristas. En Canarias, ha logrado ser el primer jugador de Las Palmas en entrar en el Draft; en España, el primer nacional en llegar a las puertas de la NBA desde la NCAA –la liga universitaria estadounidense–; y en Loyola se convirtió en el segundo jugador seleccionado desde su universidad para abrirse hueco en la mejor liga del mundo –algo que pasó en 1989–. Casi nada.

«Memphis ha conseguido una gran persona y un gran jugador. Estoy muy orgulloso tanto de Santi como del programa de Loyola, que pudimos reclutar y desarrollar a un jugador de este tipo», explicó Simovic en la web de los Greyhounds. En esa misma línea se movió su entrenador Hardy. «Santi, sus padres y toda su familia son increíbles y se merecen esta oportunidad. El compromiso de Santi por desarrollarse como jugador fue insuperable, pero su excelencia como jugador de la NBA se verá aumentada por la fuerza de su carácter», resumió.

La apuesta que ha hecho Memphis, el lugar donde los hermanos Pau y Marc Gasol dieron sus primeros pasos, por Aldama ha sido notable. Ahora le queda convencer a la franquicia de que está preparado para dar el gran salto a la NBA, su gran sueño. «Es el sueño de cualquier jugador de baloncesto. Si esa oportunidad me llegase, que ojalá sea así, ahí quiero estar. Nosoy distinto al resto: cualquier jugador quiere estar en la NBA», decía en enero en este medio. Seis meses después ya roza la mejor competición de baloncesto del mundo.

Ayer ya se permitió hacer si primer guiño como Grizzlie. «No puedo esperar a unirme al equipo, ver la ciudad y conocer a los aficionados. ¡Vamos Grizzlies!», dijo Aldama en un vídeo que subió el equipo de Tennessee. A sus 20 años, Aldama dejó 21.2 puntos por partido y 10.1 rebotes en su segunda temporada universitaria, tras tener que reiniciarse por una lesión y la pandemia en su primer año en Estados Unidos. En una temporada ha hecho el futuro suyo. Ahora le queda dar el paso al nivel de la excelencia.

Compartir el artículo

stats