Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Amadou Diallo se queda sin el consuelo del bronce paralímpico

La selección de baloncesto en silla de ruedas cae ante Gran Bretaña (58-68) en el duelo por el tercer cajón del podio // El santaluceño anotó 11 puntos

Amadou Diallo intenta capturar un rebote ante la oposición del británico Lee Manning en el partido por el bronce en Tokio 2020

Lágrimas de inconformismo entre los jugadores de la selección española de baloncesto en silla de ruedas. El llanto de Manu Lorenzo nada más conocer la derrota en el duelo por la medalla de bronce entre España y Gran Bretaña (58-68) es el reflejo de todo el sentimiento nacional, que madrugó hasta el último día con el combinado español para intentar volver a verles colgarse una presea sobre su cuello tras la plata cosechada en Rio 2016.

El equipo de Óscar Trigo acudía a Tokio con la moral por las nubes. En el imaginario de sus jugadores planeaba el sueño de alcanzar el oro paralímpico. Tras caer ante Estados Unidos en las semifinales y ver alejado el objetivo, la pesadumbre del equipo se ha terminado de asentar sobre la mente española para volver a caer por segunda vez en un torneo que dominaban con holgura.

Reino Unido se cobra así su venganza de los Juegos de Río 2016, cuando España les apeó en semifinales en la lucha por la gloria paralímpica. Un fatídico tercer cuarto echó por tierra las opciones de que España se impusiera en la mal llamada final de consolación. Un parcial 10-22 tras volver del descanso puso el encuentro cuesta arriba y el combinado nacional no pudo darle la vuelta a la tortilla.

Nada pudo hacer el grancanario Amadou Diallo, autor de 11 puntos en el encuentro, cinco de ellos de forma casi consecutiva en los minutos finales y protagonista del último intento de remontada española cuando consiguió poner el marcador en un apretado 54-59 y que hizo temblar la mano de los británicos.

El santaluceño prometía teñirse el pelo de rubio si conseguía la medalla de oro antes del comienzo de los Juegos y de momento no va a tener que hacer ninguna locura. Tiró de coraje, lo intentó con todo para compensar el día desacertado del hombre estrella de España, Asier García, que se tuvo que conformar con tan solo 8 puntos en su haber.

Aun en la derrota, el espíritu deportivo siempre impera en los Juegos Paralímpicos. La mejor muestra de ello le llegó al propio Amadou. El de Vecindario erró un tiro libre en el último minuto de partido al firmar un air-ball (el balón no llegó al aro) y acto seguido todo el quinteto rival se acercó con su silla al grancanario para chocarle la mano e intentar animarle. Incluso con una medalla en juego, el respeto de estos héroes del deporte es máximo.

España repite el cuarto puesto del Mundial de 2018 celebrado en Hamburgo y no le queda otra que seguir el camino de preparación que Diallo reconocía como el idóneo para colgarse la medalla de oro antes de llegar a la capital nipona. La próxima cita, en casa. El Europeo se disputará en Madrid entre los días 2 al 12 de diciembre, en el que si las condiciones pandémicas lo permiten, esperan que la afición española abarrote los pabellones capitalinos para arrimar el hombro con una selección sublime.

Compartir el artículo

stats