Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Segunda RFEF

El ‘Sanfer’ se condena

El equipo de Tino Déniz, lleno de fe, cae ante el Montijo en su estreno en casa por un regalo del portero David Álamo y un gol en propia puerta | Ruimán acorta distancias muy al final

El ‘Sanfer’ se condena

El ‘Sanfer’ se condena

Un estreno con fatalidad. Un error que cambia un partido. La igualdad predominaba bajo el bochorno de Maspalomas cuando un resbalón del portero Dani Álamo, que tenía la pelota en los pies, propició que la UD Montijo de Extremadura se adelantara a los 24 minutos el día en que la UD San Fernando se estrenaba en casa en la nueva categoría Segunda RFEF. Más tarde, casi al final, otro error ayudó al 0-2, y aunque Ruimán acortó distancias, los fallos groseros ya habían condenado al cuadro local a una derrota (1-2).

El ‘Sanfer’ se condena Pablo Fuentes

El debut a lo grande de la semana anterior, con un 3-4 espectacular en el Juan Guedes de Tamaraceite, no creó la expectación que aventuraba. Apenas algo más de 100 personas acudieron al Municipal para presenciar una cita histórica que les dejó un mal sabor de boca, aunque también la satisfacción de que, al menos, su equipo volvió a realizar un ejercicio de fe para reaccionar ante la adversidad y acabar el partido en la portería contraria, donde el árbitro Hernández Maestre anuló tres goles a Ruimán por fuera de juego, uno de ellos inexistente según los vídeos que los técnicos pudieron ver a la conclusión del encuentro.

No habría sido injusto el empate por el número de ocasiones de las que gozó el conjunto de Tino Déniz, sin embargo, las concesiones penalizan demasiado. Tanto como para convertir un partido extremadamente igualado, en el que el Sanfer era el único que se había aproximado a la meta del rival con un cabezazo de Álex Cruz a las manos del meta Fedotov, y un disparo de Fuli a las nubes tras un buen centro de Pedro por la izquierda, en una odisea para poder llegar con claridad arriba con el marcador en contra.

La jugada desgraciada ni siquiera tuvo como origen una aproximación extremeña, pues David Álamo tenía el balón controlado en sus pies, pero un cúmulo de fatalidades acabaron con el guardameta por los suelos y con el balón en la red después de que Joel Salvi lo empujara a puerta vacía tras aceptar el regalo. Minuto 24, 0-1 y el partido contracorriente.

Porque a partir de entonces el Montijo juntó las líneas, apretó los dientes y no permitió que el San Fernando se acercara con peligro a su portería. Los locales, por su parte, abusaron en exceso del juego por dentro, donde más gente había, y sólo pudieron inquietar a Fedotov con un disparo muy lejano del central Manu Alemán con la zurda que desvió el guardameta con una meta parada (41’).

Tras el receso, la historia fue parecida. Los 35 grados sin sol que elevaron la temperatura del terreno de juego hasta casi arder frieron también a los protagonistas, sin ideas la mayoría. Unos, los azules, se estrellaban una y otra vez contra la muralla extremeña; los otros, los verdiblancos, se afanaban en despejar cualquier balón que se aproximara por su área.

Sólo Héctor Ortega, con un zurdazo espectacular que iba directo a la escuadra (64’), pudo poner en problemas a Fedotov, que voló para evitar en el tanto. La acción sirvió para reactivar al San Fernando, que si bien atacaba con más ímpetu que cabeza, al menos ya llegaba arriba.

Pero como el cuadro de Tino Déniz estaba abonado a la fatalidad, lo que comenzó como un saque de banda a favor, a la altura del área rival, se convirtió en un contraataque mortal que supuso el segundo gol del Montijo. La jugada estuvo muy bien hilada, pero necesitó de una buena dosis de mala suerte local, porque Álex Cruz, que se había recorrido el campo para tratar de evitar el gol, metió la pelota en su propia portería después del pase atrás de Joel. Minuto 78, 0-2 y partido sentenciado de no haber sido por el ímpetu del Sanfer.

En el arrebato por intentar conseguir un gol que le metiera en el choque Ruimán, buen delantero que no para de moverse, recogió un rechace dentro del área para batir de Fedotov con un tiro cruzado (85’). Antes le habían anulado otro tanto por un fuera de juego claro, pero después no incurrió en él al empujar la pelota a la red tras chut de Castaño desde fuera del área. Más tarde, ya en el tiempo añadido, le anularían un tercer gol por el mismo motivo.

«Al final se te queda cara de tonto porque lo que preparas durante la semana no te sirve de nada cuando te pasan situaciones de estas», lamentó Tino Déniz al término del encuentro, en referencia al error de su portero.

Y aunque alabó la capacidad de los suyos de rehacerse, advirtió: «Tampoco podemos estar dependiendo siempre de la capacidad de reacción. Tenemos que llevar los partidos más a nuestro terreno y si podemos adelantarnos, mejor, para no ir a remolque. Situaciones como la de la semana pasada –ganó al Tamaraceite después de ir perdiendo por 2-0– se te dan una de 10». Ayer, el Sanfer se condenó.

Compartir el artículo

stats