Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Leticia Romero Jugadora grancanaria del Valencia y de la selección española

«Si las jugadoras hablan es porque están sufriendo»

La grancanaria Leticia Romero, durante un partido con España. | | EFE

La grancanaria Leticia Romero, durante un partido con España. | | EFE

Leticia Romero (Agüimes , 1995) es conocedora de lo que rodea a la selección, aunque fue cortada para el Eurobasket y los Juegos. Analiza la polémica salida del seleccionador Lucas Mondelo: «Si hablan las jugadoras es porque están sufriendo».

Usted sabe lo que es ganar títulos y medallas con la selección española. Este verano no participó finalmente ni en el Eurobasket ni en los Juegos con un equipo que, quizá, no cumplió con las expectativas.

Creo que siempre las competiciones internacionales son muy duras. La selección está en un momento de transición entre un grupo veterano y otro que está llegando. Creo que es normal. La gente está acostumbrada a que la selección gane y consiga medallas, que está muy bien porque siempre ha sido así, pero hay momentos de transición que el equipo necesita crecer, y este ha sido uno de esos años. Este lo ha sido; se ha empezado a crear y poner las bases de ese equipo y saber que se puede competir. Si mira los partidos, compitió en el Eurobasket y en los Juegos, estando a punto de pasar los cuartos de final, lo que cambia totalmente el papel que haces. Otros años se ha estado a punto de perder y al final se ganaba. Tampoco podemos dramatizar, porque la selección ha competido. Está en un proceso de crecimiento y nos va a dar muchas alegrías.

La cara más amarga fuera de lo deportivo, todo lo que rodeó a la salida de Lucas Mondelo, con las críticas recibidas por varias jugadoras por su actitud. ¿Cómo lo valora?

Creo que cada uno vive las cosas de una forma diferente. Yo lo que he estado en la selección he estado bien en general. La selección siempre tiene que ser una buena experiencia para las jugadoras. Para mí, ir a la selección siempre era motivo de alegría, pero cuando las relaciones entre las jugadoras y el entrenador no van bien o se deterioran, lo más lógico e inteligente es cortar. Se ha visto que algunas jugadoras han vivido malas experiencias, y las jugadoras cuando hablan lo hacen porque realmente están sufriendo. No hay que darle más vueltas, las personas que tienen que investigar y tratar este tema lo harán; hay que seguir adelante. Las jugadoras deben salir adelante y también la selección y la Federación. Lo más importante, ahora mismo, es que se continúe y que por este problema no se pare el ritmo.

¿Cómo va su rodilla?

La verdad que va muy bien. Cuando lo comparo con la pretemporada pasada, no tiene nada que ver tanto a nivel físico como psicológico. Ya a final de la pasada temporada me encontraba bastante bien de la rodilla y he seguido trabajando en ello este verano; me encuentro muy bien de cara a la nueva campaña.

Habla del aspecto psicológico. ¿Cómo le cambia una lesión tan grave?

Pasas mucho tiempo ya no solo sin jugar un partido, también sin tocar un balón. Te cambia tu forma de trabajar y te concentras en una parte sola de tu cuerpo; para mí todo se resolvía en torno a la rodilla, y cuando llega el momento de jugar hay tantos factores externos a los que llevas tiempo sin estar acostumbrada que son como un cúmulo de cosas que se te van un poco de las manos hasta que te acostumbras. Tienes que trabajar mucho la mente en esos momentos porque el volver a la competición es, a veces, un poco más duro cuando no estás aún del todo bien. Aunque puedas volver a jugar, hasta que se conecta tu mente con tu cuerpo pasa un tiempo.

«La selección debe ser una buena experiencia; yo siempre he estado bien cuando acudía»

decoration

A pesar de la lesión, llegó a un acuerdo de renovación con el Valencia. Una gran muestra de confianza, ¿no?

Había jugado muy pocos partidos con el club, era mi primer año, y para mí fue súper importante que volvieran a confiar en mí,

Otro momento duro es cuando usted dio positivo en covid.

Fue duro porque estás en casa y llega un punto en el que te encuentras bien pero no puedes salir. Notas que pierdes el ritmo, la forma y que tienes partidos importantes en nada; era frustrante.

El sábado se miden al Clarinos en la Supercopa y cuatro días después, a jugarse estar o no en la Euroliga...

Tenemos un calendario ambicioso, sobre todo al principio. Te viene la Supercopa, que siempre es un título por el que quieres luchar, y dos días después estás en Italia para meternos en la Euroliga, que a nosotras nos hace mucha ilusión tras ganar la Eurocup.

Compartir el artículo

stats