El Panadería Pulido San Mateo sufrió un nuevo mazazo en la Segunda RFEF al encajar su tercera derrota seguida frente a uno de los aspirantes al ascenso como el CP Cacereño (0-2). El equipo extremeño se fue al descanso con ventaja en el marcador merced al tanto, al cuarto de hora, de José Ramón. El cuadro de Juan Carlos Socorro buscó hasta el final la igualada, pero en las postrimerías los cacereños sentenciaron a través de Solano.

El San Mateo impuso su dominio durante una primera mitad en la que disfrutó de la posesión del balón, aunque sin claridad en los metros finales para poner en claro riesgo al cancerbero del conjunto extremeño, Bernabé.

A pesar de los esfuerzos del equipo de Juan Carlos Socorro, el Cacereño se mostró más peligroso, y al filo del cuarto de hora, tomó el mando del marcador a través de José Ramón, quien se encargó de batir al grancanario Hormiga al definir un servicio de Solano, desde línea de fondo.

A pesar del tanto en contra, el San Mateo no se derrumbó, pero se mostró impreciso en la parcela ofensiva para crear abundantes oportunidades para el empate sobre el marco del madrileño Bernabé. La aproximación más clara de los grancanarios se produjo con un remate con rosca de Gabri Quintero, desde la frontal, que se fue muy cerca de la cruceta.

En el minuto 24, el Cacereño pudo lograr el segundo tanto con un testarazo de Bermu, a la salida de un córner, que no encontró, por muy poco, la portería del local Hormiga.

En los compases finales de la primera mitad, el San Mateo apretó en busca de la igualada, y estuvo muy cerca de conseguirla, con un remate de volea de Pitu, tras un centro de Gabri Martín, que se encontró con la salvadora parada del meta visitante Bernabé.

El encuentro llegó al descanso con la mínima renta favorable a los cacereños, y tras la reanudación, fue el conjunto de Juan Carlos Socorro el que se pauntó el control del juego, frente a unos pupilos de Julio Cobos, que dieron un paso atrás para defender el resultado, y para intentar salir al contragolpe.

Superado el cuarto de hora de esta segunda mitad, el San Mateo dio mustras de sus intenciones con una acción en la que Aday recibió en el vértice del área, y lanzó un tiro, que se marchó por encima del travesaño.

El San Mateo dominaba la situación, mientras que los extremeños trataban de no conceder opciones a su rival. Rebasada la media hora de este segundo período, Aday se sacó un disparo raso, que lo atajó con facilidad el meta Bernabé. Acto seguido, los isleños gozaron de la ocasión más clara para el empate, por mediación del propio Aday, quien en jugada personal se marchó de dos defensores para conectar un tiro, que tocó en un defensor visitante, y que lo terminó rechazando, con muchos apuros, el portero cacereño.

El San Mateo se volcó con el propósito de restablecer la igualada, pero en la prolongación, los pupilos de Juan Carlos Socorro sufrieron un nuevo golpe cuando Solano desvió, en el primer palo, una jugada ensayada de saque de esquina.