Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Baloncesto en silla de ruedas

«No me dopé, me contaminé con polen de abeja»

Amadou Diallo niega su dopaje intencionado y atribuye a un producto natural que se tomó como el culpabe de incluir el principio activo de la sibutramina, la sustancia prohibida

Amadou Diallo, con la camiseta de la selección española de baloncesto, en un partido contra Países Bajos. | | LP/DLP

El lunes pasado el Comité Paralímpico Internacional (IPC) emitía un comunicado por el que informaban de que el jugador de baloncesto de silla de ruedas, el grancanario Amadou Diallo, había arrojado un resultado positivo tras un control antidoping en los Juegos Paralímpicos de Tokio 2020. Ahora el de Vecindario sale al paso para aclarar su situación.

«No me dopé, me contaminé con polen de abeja». Con esta afirmación, el jugador descarta ser culpable de haberse beneficiado voluntariamente de un producto para rendir mejor. En definitiva, defiende no haber hecho trampas antes de Tokio 2020.

Al integrante de la selección española sí que le molesta que la IPC haya emitido la información dejándole como un dopado. «Sacan la noticia, pero sin contar por qué he dado positivo», subraya.

Y es que tal y como el jugador del sureste insular, los hechos comienzan el 5 de septiembre. «Doy positivo en una sustancia que no sabemos qué es. Desde entonceses los médicos de la selección nos ponemos a buscar qué ha ocurrido y descubrimos que en marzo o en abril me había tomado un polen de abeja que me había comprado en un herbolario y que no tenía incluido en el etiquetado del bote que contenía sibutramina», expresa el paralímpico.

Es entonces cuando detectan el producto culpable y lo envían a analizar a los laboratorios de la IPC, que reconoce que al no especificar el principio activo de la sibutramina en la etiqueta, el jugador queda exento de culpabilidad voluntaria, pero sí que mantiene que ha cometido una infracción.

Según el jugador, «la sibutramina es un S-6 –estimulantes– y está en un montón de productos que ni te das cuenta que lo tienen. En el mismo supermercado hay y no aparece en el etiquetado porque sino no se podría vender», remarca.

En cuanto a la sensación actual de Amadou, se siente respaldado por la Federación Española, así como por parte de su club, el Ilunion, que «han movido cielo y tierra» para defenderle y demostrar que es «inocente». Porque como el médico de su club le ha dicho: «Está comprobado que no mejora el rendimiento del deportista.Aunque me tome cautro kilos de sibutramina al día no voy a mejorar en nada».

Además, el Comité Paralímpico Español también ha tomado cartas en el asunto y ha contactado con su homólogo internacional para pedirles explicaciones de por qué han emitido el comunicado de la manera en la que Amadou parece culpable. «Es algo que no tiendo, si tengo una carta oficial de ellos en la que reconocen que ha sido un consumo involuntario, que saquen la noticia de esa forma. Aun así, estoy bastante tranquilo con todo ello.», subraya.

Incluso, el de Vecindario ahora «entiende», por qué aunque le den la razón de la involuntariedad, a la vez le mantengan la sanción. «Ya me han dejado claro que no van a tener en cuenta los condicionantes que lo provocaron, sino que se atienen a la norma. Es decir, si vas a 180 kilómetros por hora por la carretera porque a un familiar tuyo le está dando un infarto, da igual, te sancionarán porque has tenido exceso de velocidad. Pues esto igual», añade.

Ahora, queda a vista de juicio si el grancanario podrá continuar jugando al deporte que tanto ama, y si el IPC va a tomar la medida de desposeerle de su diploma olímpico ganado en Tokio durante el verano, cuando España cayó en el partido por la medalla de bronce ante Reino Unido.

Compartir el artículo

stats