Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Lucha canaria

Honda consternación en Gáldar por el fallecimiento de Juan Bolaños

Muere a los 78 años un referente del deporte vernáculo en el municipo de Gáldar, tanto dentro como fuera del campo de brega

Juan Bolaños, adiós a un emblema de los terreros LP/DLP

Honda consternación en el municipio de Gáldar por el inesperado fallecimiento ayer de un hombre querido y apreciado en la zona del Noroeste. Se trata de Juan Bolaños Pérez, quien moría a los 78 años de edad. Persona muy conocida por su trabajo durante décadas como policía local y vinculado al mundo del deporte, sobre todo a la Lucha canaria y también al fútbol, dos de sus pasiones.

En cuanto al deporte vernáculo, se convirtió en un emblema. Se inició muy joven en la práctica. Empezó en el Krüger en 1959, para luego formar parte del Tacuense de Tenerife mientras realizaba el servicio militar en la isla,

Por motivos laborales tuvo que desplazarse hasta el Sáhara, en el Aaiún, donde continuó practicando la lucha de manera ininterrumpida durante los cinco años de su vida en los que permaneció en el continente africano.

Juan Bolaños, adiós a un emblema de los terreros

De vuelta a casa, en 1975, se enrola en el Unión Gáldar, equipo en el que se retira en el año 1984 después de haber protagonizado infinidad de noches de leyenda con el club galdense. También ejerció labores de entrenador con el club Ajódar, de La Montaña, conjunto al que consiguió hacer campeón.

Su pasión por el fútbol la vivió también desde muy pequeño. Jugó en las filas de la Unión Deportiva Gáldar, en las del también club galdense del Unión Moral y en el Artemi de La Atalaya.

La capilla ardiente de Juan Bolaños Pérez se ha instalado en el terrero de lucha de Gáldar, un lugar donde tantas horas disfrutó de su pasión por el deporte vernáculo y de las mejores bregas.

Teodoro Sosa, alcalde de Gáldar, expresaba públicamente ayer sus condolencias a toda su familia y a su vez destacaba su trayectoria como agente de la Policía Municipal, recordando, sobre todo, sus grandes pasiones, además de su familia, el deporte de la Lucha canaria, el fútbol y su vinculación también a la agricultura, pues como muchos galdenses de su generación dedicaba su tiempo de ocio a cuidar de su finca de plataneras.

Juan Bolaños era un hombre trabajador y un gran compañero para quienes compartieron sus años en el cuerpo policial galdense, quienes resaltaron su carácter servicial, su gran talante y su nobleza.

Entró a formar parte de la Policía Local el 4 de julio del año 1979 y permaneció en él hasta su jubilación, y a este cuerpo siempre siguió ligado, incluso después de dejarlo.

«No faltaba nunca al acto del Día del Policía que celebra cada año el Ayuntamiento de Gáldar, arropando siempre a sus compañeros y recordando las anécdotas y buenos momentos vividos durante aquellos años», destacan desde el consistorio galdense.

Compartir el artículo

stats