Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Hockey línea

La Liga Élite vuelve a ponerse a tiro para el Molina

Los grancanarios cierran por la vía rápida su semifinal ante el Rubí Cent Patins (5-1)

Los jugadores del Molina festejan su pase a la gran final de la Liga Élite. | | MOLINA SPORT

El Molina Sport disputará la segunda final por el título de la Liga Élite de su historia, tras doblegar en el segundo y definitivo encuentro de la serie al mejor de tres partidos, al Rubí Cent Patins (5-1), tras derrotar en la prórroga a los catalanes en Barcelona en el primer encuentro (3-4).

El equipo presidido por Alejandro Molina deberá de esperar a la resolución del tercer encuentro (hoy, 9.30 horas) entre el Tres Cantos y el Valladolid –el vigente campeón– tras igualar la eliminatoria los madrileños al imponerse en tierras pucelanas en el segundo partido (2-4), tras caer en casa en el primer encuentro (3-4).

Los grancanarios afrontaban el choque en la pista del pabellón Carlos García San Román sabiendo que un segundo triunfo les convertía en finalistas, ante un Rubí que saltaba a por todas, en un partido marcado por la intensidad defensiva de los catalanes, que se aferraban a la solidez de David Ros bajo palos para mantener echada la persiana en su portería a pesar de las numerosas ocasiones de los grancanarios.

Los minutos transcurrían, pero los goles no terminaban de hacer acto de presencia, hasta que a falta de poco más de cuatro minutos para el final del primer tiempo, una jugada individual de Ian Alarcos se convertía en el primer tanto de la noche, sorprendiendo a Vili Virta que no podía evitar que el choque llegase a su ecuador con ventaja por la mínima para el cuadro catalán (0-1).

El Molina se conjuró para remontar ante el Rubí, el 0-1 injusto con el que llegaron al descanso

decoration

El marcador del García San Román no reflejaba en absoluto lo visto hasta ese momento en el partido y el descanso servía a los amarillos para conjurarse contra la injusticia del electrónico. Kevin Mooney encontraba un hueco en la defensa catalana y Chuck Baldwin no perdonaba ante el infranqueable David Ros para igualar la contienda en el reinicio (1-1).

El gol espoleaba los ánimos grancanarios y las dudas comenzaban a resquebrajar la solidez defensiva del Rubí, que se defendía con uñas y dientes de la oleada ofensiva a la que le sometía el Molina que con dos zarpazos consecutivos de Tenemyr y de Erik Alfaro, lograban voltear el resultado, poniéndose por primera vez por delante en el marcador (3-1), obligando a los catalanes a tener que variar su hoja de ruta en el partido, si no querían decir adiós a sus opciones de estar en la gran final a las primeras de cambio.

El marcador en contra a falta de menos de 11 minutos para la conclusión del choque, obligaba a los barceloneses a dar un paso al frente, adelantar sus líneas y buscar con más decisión la meta del cancerbero finés del Molina, Vili Virta.

El atrevimiento del Rubí permitía a los grancanarios jugar a placer, controlando el tempo del juego y sin el agobio de tener el reloj en contra, esperando su momento para matar definitivamente el partido y por extensión la eliminatoria. Jacob Tenemyr volvía a ser decisivo esta temporada para su equipo, sacándose de la manga una genial asistencia que habilitaba a Erik Alfaro, que volvía a ser letal ante Ros, que no podía impedir que el disco volviese a perforar su portería por cuarta vez (4-1).

Los catalanes tocaban arrebato a cuatro minutos del final para intentar meter un gol que les diese algo de esperanza en un final de partido en el que los amarillos no estaban dispuestos a hacer concesiones, apareciendo en escena Andreu Tomás para servir en bandeja de plata el quinto y definitivo tanto de la noche a Carlos Azofra que cerraba la goleada (5-1).

Compartir el artículo

stats